El riesgo país español ronda los 160 puntos

¿Por qué se han tensionado las primas de riesgo periféricas? Cinco claves

prima de riesgo
EL PAÍS

La crisis del banco portugués Espírito Santo (BES) ha dado al traste con la tranquilidad que reinaba en los mercados de deuda soberana periférica desde hacía ya muchos meses. Las primas de riesgo de los países de la periferia europea han registrado importantes repuntes en lo que va de semana, ya que en los últimos días la situación de los mercados en el Viejo Continente ha dado un giro y han vuelto las tensiones.

En el caso de la renta fija, la prima de riesgo española ha llegado a superar los 160 puntos básicos, su nivel más alto desde el pasado mes de mayo, aunque hoy se modera ligeramente y se sitúa en los 158 puntos básicos. La rentabilidad del bono a diez años subió ayer al 2,82%, cuando apenas hace un mes marcaba mínimos históricos por debajo del 2,60%. Hoy marca el 2,78%.

La deuda de otros países de la periferia europea también se ha tensionado, mientras que la deuda ‘core’ se mantiene en zona de mínimos, con el bund alemán que se toma de referencia en el 1,20%, su cota más baja desde abril de 2013. El riesgo país italiano ha escalado de los 155 puntos básicos hasta los 170, y el de Grecia, de los 468 a los 50. Por su parte, la deuda de Portugal ha sido la más castigada, con un incremento de 52 puntos básicos en la prima de riesgo en tan solo cuatro días, hasta alcanzar los 278.

Los expertos esgrimen varias razones para explicar esta situación que no obstante, insisten, será pasajera, dado que las previsiones apuntan a que la prima de riesgo española seguirá mejorando en los próximos meses hasta acercarse a los 100 puntos básicos, gracias a la positiva evolución de la economía española. Pero estos días, han confluido varios factores:

Problemas del mayor banco de Portugal: “Sin duda, el detonante de la subida de los tipos en los bonos y la ampliación de los spreed es la evolución de los acontecimientos en el Banco Espirito Santo (BES) y su reflejo en el riesgo portugués”, afirma José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, que habla de “efecto contagio”.

BES no atraviesa su mejor momento. A las “irregularidades en sus cuentas” detectadas por una auditoría de KPMG a petición del Banco de Portugal (BdP) y las tensiones generadas por las peleas internas entre la familia Espírito Santo, que han derivado en un cambio en la dirección del banco, se han sumado los rumores sobre una propuesta de canje de deuda por acciones. Además, la agencia de calificación de riesgo Moody's bajó en tres niveles la nota del Espírito Santo Financial Group (ESFG), el mayor accionista de la entidad.

En Carax-AlphaValue aseguran que la situación del BCE “tensa la credibilidad de los periféricos”. Javier Ferrer, de Ahorro Corporación, explica que "todo esto genera movimientos en toda su interconexión", con la búsqueda de refugio en deuda 'core'.

Cierta aversión al riesgo: “Los activos con riesgo están bajando y los activos sin riesgo subiendo. Existe baja volatilidad en el mercado y se espera que aumente en el segundo semestre, que será menos tranquilo que el primero”, comenta Jorge Sanz, consejero delegado del grupo financiero ATL Capital.

Las Bolsas europeas han venido tocando máximos, algunos históricos como en el caso del Dax alemán, y para el analista de la firma, Ignacio Cantos, “la corrección es buena para sanear el mercado, pero mientras haya mucha liquidez el mercado irá bien”.

Por otro lado, la debilidad de algunos datos macroeconómicos de la zona euro ha llevado a los inversores a deshacer posiciones y buscar posiciones más defensivas.

Un informe de Carmignac Gestion señala que tras la mejora de la deuda periférica registrada gracias a las medidas anunciadas por el Banco Central Europeo (BCE), ahora se aprovecha esta circunstancia para “recoger beneficios parcialmente” en los países del sur de Europa, en un contexto de reducción general del riesgo de las carteras.

Incertidumbres geopolíticas: El escenario geopolítico está revuelto. “Los riesgos geopolíticos más importantes provienen del conflicto entre Rusia y Ucrania, pero existen otros sucesos de índole geopolítica que siguen agravándose, como la situación en Irak y la subida de los precios del petróleo”, asegura Thomas Fahey, estratega Global Macro sénior de Loomis Sayles & Company.

Corrección tras la mejora: Los expertos coinciden en que el grueso del ajuste de la prima de riesgo española ya se ha producido, una vez cambiaron a mejor las perspectivas sobre la economía española. Así, tras la mejora que de forma ininterrumpida ha registrado el riesgo país desde hace ya más de un año, al pasar de superar los 300 puntos básicos a marcar los 119 a principios de junio, la corrección es lógica e inevitable, según los analistas. De hecho, casi a comienzos de este año la prima de riesgo alcanzaba niveles que más bien se esperaban para la recta final del ejercicio.

Tendencia de fondo: A pesar de todo, los analistas no creen que sea una tendencia muy marcada. Desde ATL Capital prevén que la rentabilidad del bono español a diez años siga disminuyendo hasta el entorno del 2% en un contexto de tipos bajos, lo que junto a la subida del bund alemán seguirá estrechando la prima de riesgo hasta acercarse a los 100 puntos básicos.