Los resultados empresariales y el BCE ayudarán a remontar al selectivo

El Ibex mantiene los 11.500 en su punto de mira pese a la corrección

Vista del Palacio de la Bolsa de Madrid
Vista del Palacio de la Bolsa de Madrid

Sin cambios en la hoja de ruta. El Ibex ha emprendido una fase de altibajos en las últimas jornadas, pero los expertos creen que este movimiento no modifica su tendencia positiva en el año. El selectivo se encuentra en torno a un 5% por debajo de sus máximos anuales, por debajo ya de los 10.500 puntos. Para Daniel Pingarrón, analista de IG Markets, el escenario base no ha cambiado, por lo que “esta corrección podría generar oportunidades de compra”.

Hoy los malos datos de producción industrial en Francia e Italia han amargado el desayuno a los inversores y han provocado que se agrande la corrección bursátil. En el país galo, el índice de producción industrial cayó en mayo un 1,7%, mucho peor de lo que esperaba el consenso del mercado, que auguraba un ligero repunte en este indicador. Tampoco ha convencido a los inversores la producción industrial en Italia, que cayó un 1,2% en mayo. A esto se suman los débiles datos de Alemania conocidos en las últimas sesiones

Las recientes alzas bursátiles han estado alimentadas por el BCE y ahora los resultados empresariales deben coger el testigo. El martes comenzó la presentación de las cuentas en EE UU con unos buenos números de Alcoa. Desde Banca March creen que “ante el nivel alcanzado por los índices, las Bolsas son más dependientes que nunca de los beneficios empresariales para seguir su tono alcista”.

Los PER (las veces que está contenido el beneficio de una empresa en su cotización) de las compañías del Ibex lleva a algunos expertos a considerar que el índice está caro. Por eso, el selectivo necesita que las buenas expectativas de beneficios empresariales comiencen a cumplirse para sostener nuevas subidas. Ignacio Cantos, de Atl Capital, considera que “la recuperación económica aún no se ha reflejado en los resultados de las empresas. A partir de ahora, deberíamos ver mejoras de beneficios que rebajen esos PER tan altos”.

Los resultados corporativos y la fuerte liquidez en el mercado, son las dos claves para sostener las Bolsas. Cantos ve al Ibex cerca de los 12.000 puntos a finales de 2014 y el departamento de análisis de Bankinter prevé que cierre el año en los 11.413 enteros.

Aunque la tendencia se mantiene, puede haber riesgos que generen nuevas correcciones. Tomás García-Purriños, de Cortal Consors, dice que “tras el rally desde el cuarto trimestre de 2013, podríamos ver recortes de consideración sin que la tendencia se vea comprometida”.

Entre las razones que pueden generar nerviosismo destacan la posibilidad de que la Reserva Federal estadounidense suba los tipos de interés antes de lo esperado, así como los riesgos geopolíticos o las turbulencias previas a los test de estrés a la banca europea. “Podríamos ver un efecto arrastre por sustos puntuales de algunos bancos europeos que generarían volatilidad en el sector de aquí al inicio de los test de estrés, aunque banca española sí está bien capitalizada”, señalan desde Gesconsult.