Aspira a integrar otros negocios de Apollo

EVO apuesta por las hipotecas para recuperar rentabilidad

Imagen de una oficina de Evo Banco.
Imagen de una oficina de Evo Banco.

EVO Banco inicia una nueva andadura comercial. La entidad que creó Novagalicia para segregar el negocio de fuera de su área natural de influencia (Galicia, Asturias y León) fue adquirido el pasado septiembre por Apollo, un fondo de capital riesgo estadounidense que la compró al FROB por 60 millones de euros.

La entidad, que fichó hace un par de semanas como consejero delegado a Enrique Tellado, antiguo director financiero de Novagalicia, afronta ahora el reto de recuperar la rentabilidad, lo que espera empezar a hacer a finales del año que viene y a nivel de ejercicio en 2016. De momento, tras perder 14,12 millones en el primer trimestre, EVO pone la mira en su nuevo modelo de hipotecas como principal palanca de ingresos.

El contrato parte de un tipo de interés inicial del 2,85% el primer año y cuenta con el atractivo de que el diferencial baja si el euríbor sube para mantener el coste contenido. La entidad, que ofrece hasta un 80% del valor del inmueble para una primera vivienda y el 60% en el caso de segundas residencias, concede además una carencia de dos años si el cliente se queda en el paro.

El producto comenzará a publicitarse a finales de agosto, aunque la dirección confía en el boca a boca como principal fuente de captación de clientes, unos 8.000 nuevos al mes actualmente. De momento cuenta con unos 340.000, de los que unos 200.000 tienen nómina domiciliada. A todos se les ofrece un único producto, la cuenta inteligente, compuesta a su vez por una cuenta diaria remunerada al 0,5% y una de ahorro, que renta un 1,5%, que está exenta de comisiones e incluye una tarjeta de crédito y una de débito. Un diseño heredado de los creadores originales de la marca al que se le ha reducido, eso sí, la rentabilidad inicial.

De momento, la entidad cuenta con unos 4.000 millones en depósitos de los que unos 700 están invertidos en hipotecas. La dirección espera contar con un balance de unos 5.000 o 6.000 millones en un plazo de cinco años e ir incrementando la inversión hipotecaria, así como valorar la financiación a empresas.

La otra gran apuesta de futuro de EVO pasa por integrar el negocio de crédito al consumo de FinanMadrid, que Apollo adquirió a Bankia, así como la división de tarjetas que compró a Citi, que le reportarían un 30% de sus ingresos anuales en el futuro.

l EVO Banco cuenta con 75 oficinas, tras cerrar cinco en los últimos tiempos, y una plantilla de 600 empleados, un tamaño ajustado con el que espera contener los costes a la par que impulsa la atención a la clientela por canales virtuales.