Amplía el plazo para presentar ofertas tras captar a Sacyr y Ferrovial

Chile busca empresas en España para operar su principal aeropuerto

Llama al concurso a firmas como ACS, OHL y Aena

Aviones de la aerolínea chilena LAN en el aeropuerto de Santiago de Chile.
Aviones de la aerolínea chilena LAN en el aeropuerto de Santiago de Chile.

El Gobierno de Chile quiere mayor concurrencia en uno de los principales concursos de infraestructura que tiene en agenda en estos momentos: la ampliación y operación del aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago. La inversión necesaria supera ligeramente los 700 millones de dólares (515 millones de euros), principalmente para la construcción de una segunda terminal que atienda las operaciones internacionales, y se ofrece a cambio la explotación de toda la infraestructura durante un plazo de 20 años.

A lo largo del primer semestre han sido seis grupos los que han solicitado y obtenido la precalificación para lanzar una oferta. Entre ellos figuran Sacyr Concesiones y Ferrovial Aeropuertos, esta última aliada con las constructoras locales Icafal y Echeverría Izquierdo.

Los rivales son la constructora italiana Astaldi, autora de la ampliación del aeropuerto Pulkovo en San Petesburgo; Grupo Costanera, concesionaria de autopistas participada por la italiana Atlantia y por el fondo canadiense CPPI; Invepar, operadora brasileña del aeropuerto de Sao Paulo, donde tiene que construir una tercera terminal, y Agunsa, firma chilena que controla la actual concesionaria del aeropuerto de Santiago (SCL Aeropuertos de Santiago). En el capital de esta última figuran las españolas Abertis (14%) y Globalvía (10%).

El Ministerio de Obras Públicas ha decidido ampliar el plazo de recepción de ofertas en dos meses, hasta el próximo 18 de noviembre, “asegurando de este modo mayor participación y más competencia”. En este contexto, Chile mira hacia las empresas de infraestructuras españolas. Entre las compañías que han estudiado o valoran el proyecto se encuentran OHL Concesiones, Iridium (grupo ACS) y el operador público español Aena. A todos ellos se les ha remitido desde Obras Públicas la nueva llamada a licitar con la ampliación de fechas. Incluso se ha enviado información a Abengoa Chile, especializada en proyectos energéticos. Otros que han recibido la llamada son la italiana Impregilo, China Harbour y Corporación América.

20 años de explotación

El contrato de concesión del mayor aeropuerto de Chile vence el 30 de septiembre de 2015. La nueva adjudicación se produciría seis meses antes y el operador elegido tendrá 20 años de plazo de explotación.

Tras distintas ampliaciones la infraestructura ha alcanzado una capacidad de 17 millones de pasajeros al año y se busca elevarla con la segunda terminal hasta los 30 millones. Esta última cifra coincide con la previsión de usuarios a la vuelta de 15 años. El aeropuerto internacional Arturo Merino Benítez, está ubicado 17 kilómetros a noroeste de la capital. Su tráfico alcanzó los 15 millones de pasajeros en 2013.

Su próximo operador podrá recaudar tanto ingresos comerciales como de navegación, con lo que recuperará la inversión en la terminal de vuelos internacionales tras pagar un canon al Gobierno. Uno de los requisitos para participar en el concurso es que al menos un 25% del capital del consorcio esté en manos de un operador aeroportuario y que este haya tenido bajo gestión un aeropuerto con un mínimo de 15 millones de pasajeros en los últimos cinco años.

Los posibles rivales en la ampliación

La propuesta del Gobierno chileno de ceder durante 20 años la explotación del aeropuerto de Santiago a cambio de la inversión en una nueva terminal ha despertado el interés de empresas de diverso perfil, pese a lo que solo seis han dado el paso de precalificarse para ofertar. Cada consorcio deberá tener un socio con probada experiencia en la operación de aeropuertos. Estas son las compañías que trata de convencer Obras Públicas para que entren en liza.

- Vinci Airports. El gigante francés de las concesiones se impuso en la privatiación de los aeropuertos portugueses. Opera en un total de 23 plazas.

- A Port Chile. Firma chilena participada por Flughafen Zürich, gestor del aeropuerto de Zürich (Suiza), y al local IDC. En Chile tiene en concesión los aeropuertos de Antofagasta, Iquique y Montt.

- OHL Concesiones. La filial del grupo español OHL gestiona el aeropuerto mexicano de Toluca, segundo de México DF.

- Asur. Ganó en 2012 a Ferrovial la concesión del aeropuerto de San Juan de Puerto Rico. Tiene otros nueve en México, entre ellos el de Cancún.

- Brotec. Grupo chileno de construcción presente en concesiones viarias como la Vespucio Norte Express o la Autopista Central. Construyó el aeropuerto de Santiago.

- Concesionarias Viarias Chile. Es una de las filiales de Iridium, concesionaria de ACS. Hoy carece de aeropuertos en su cesta de activos, pero los ha gestionado hasta 16 en Colombia, Méjico, Chile y Jamaica.

- Invepar. La concesionaria brasileña ganó en 2012 una dura subasta por el aeropuerto de Sao Paulo. Allí tiene que constrir una terminal y gestionar durante 20 años.

- Odinsa. Esta firma colombiana cuenta con los aeropuertos de Bogotá (Colombia) y Tocuman (Panamá).

- Bechtel. La constructora estadounidense lelva años trabajando en la ampliación de aeropuertos, principalmente en EE UU y Oriente Medio.