El Gobierno aprueba el gravamen al 0,03%

¿Qué efectos tendrá el impuesto estatal a los depósitos?

Un hombre muestra unos billetes de euro retirados de un cajero automático.
Un hombre muestra unos billetes de euro retirados de un cajero automático. EFE

El impuesto estatal a los depósitos bancarios, que el Gobierno mantenía en stand by desde hacía meses, será finalmente del 0,03%, según ha anunciado la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

¿Qué es el impuesto a los depósitos de la banca?

Se trata de un gravamen a la banca en función del volumen de sus depósitos. Aunque el Gobierno ha insistido en varias ocasiones en que el impuesto recae sobre las entidades financieras y, en ningún caso, sobre los depositantes, se teme que puede tener un impacto sobre los ahorradores en forma de comisiones o de rebaja de las rentabilidades. Esto en un momento en el que la tendencia de la rentabilidad de los depósitos ya es a la baja, dado el mínimo histórico que marcan los tipos oficiales de interés, en el 0,15%, y tras los límites establecidos por el Banco de España a principios de 2013.

¿Cuál será el tipo del impuesto?

El gravamen, que será del 0,03%, se ha incluido en el decreto-ley de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia aprobado hoy por el Consejo de Ministros, según ha dicho Sáenz de Santamaría. El impuesto tendrá efecto retroactivo desde el 1 de enero de 2014.

El Gobierno creó en diciembre de 2012 el impuesto sobre los depósitos bancarios de carácter estatal al introducir el PP una enmienda en la Ley de Medidas Tributarias que acompañó los Presupuestos de 2013. Entró en vigor el 1 de enero de 2013, pero a un tipo cero. Con esto, se pretendía anular las tasas a los depósitos adoptados por las comunidades autónomas, dado que no se puede gravar dos veces el mismo hecho imponible.

Posteriormente, el Gobierno anunció que elevaría el gravamen, aunque de forma moderada. Se barajó el 0,02%, pero finalmente será del 0,03%.

¿Cómo se cobrará el impuesto?

Si el volumen total de depósitos contratados por los residentes en España se sitúa, según los últimos datos del Banco de España, en 1,43 billones de euros en mayo, el impuesto estatal a la banca del 0,03% tendría un coste para las entidades de 429 millones de euros.

¿Cuál es su fin?

Según anunció el Gobierno en su día, este impuesto no tendría un fin recaudatorio, sino únicamente compensatorio, ya que la ley de financiación autonómica obliga a resarcir a las comunidades autónomas que lo tenían y dejaron de percibir ingresos al quedar anulada su vigencia a partir de la existencia del impuesto estatal.

¿Qué comunidades autónomas lo habían planteado?

Extremadura, desde 2001, Andalucía y Canarias son las comunidades a las que el Gobierno tendría que compensar, dado que tenían el impuesto propio vigente antes del 1 de diciembre de 2012, cuando quedó suspendido al aprobarse la tasa estatal. Después lo implantaron Cataluña, Asturias y Valencia.

¿Qué repercusión podría tener sobre los depositantes?

Se teme que las entidades financieras, para poder compensar los gastos derivados del impuesto, acaben trasladando el gravamen a los depositantes. Si lo hacen en forma de comisiones, calculadora en mano, para un depósito de 100 euros, una posible comisión del 0,03%, supondría un coste de tres céntimos de euro para el cliente.