Las obras comenzarán en 2020 y durarán dos años

Madrid aprueba la demolición del estadio Calderón

Simulación de cómo quedará la zona sobre la que se levanta el Vicente Calderón.
Simulación de cómo quedará la zona sobre la que se levanta el Vicente Calderón.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobadoel Plan Parcial de Reforma Interior que permitirá la demolición del estadio Vicente Calderón y la construcción de edificios de viviendas y zonas verdes.

"Soterrar la Calle 30 a su paso por el estadio Vicente Calderón, crear una nueva zona verde que conecte el río con el centro histórico, completar Madrid Río en esta zona y proporcionar nuevas dotaciones, viarios y viviendas. Así lo establece el Plan Parcial de Reforma Interior que ordena el ámbito Mahou-Calderón, aprobado hoy inicialmente por la Junta de Gobierno presidida por la alcaldesa, Ana Botella", ha informado el Ayuntamiento de la capital.

De acuerdo a fuentes conocedoras del proceso, el grupo FCC y Mahou llegaron a un acuerdo con el Ayuntamiento para a cambio de construir el nuevo estadio de La Peineta y la cesión de los terrenos que poseía la cervecerza al lado del estadio, las empresas lograrán los derechos de comercialización urbanística que se deriven del nuevo planteamiento.

El ámbito está en el distrito de Arganzuela, delimitado por los paseos de Pontones, Imperial y Virgen del Puerto, y la calle Alejandro Dumas, y el cauce del río. Su superficie es de 204.218 metros cuadrados.

El suelo privado corresponde a la antigua fábrica de cervezas Mahou -61.251 metros cuadrados-y al Atlético de Madrid -31.046 m2-. El resto del suelo -111.921 metros cuadrados- es de titularidad pública y tiene carácter dotacional. Según explica el Ayuntamiento madrileño, la propuesta ordena una edificabilidad de 175.365 metros cuadrados. De la superficie total de suelo, 156.164 metros cuadrados se destinan a dotaciones públicas y 48.054 metros cuadrados son para desarrollar la edificabilidad asignada, esto es, la edificación solo ocupará el 23% del suelo.

"Habrá continuidad -espacial y visual- de los espacios públicos ajardinados desde la margen izquierda del río hacia el centro histórico de la ciudad, con protagonismo para peatones y ciclistas", dice en una nota de prensa el ayuntamiento dirigido por Ana Botella. "El suelo ocupado por el estadio Vicente Calderón y su entorno se destinará mayoritariamente, tal y como determinaba la modificación del Plan General, a zona verde pública y paseo de ribera compatible con usos deportivos y equipamientos".

Cuatro manzanas

La nueva ordenación establece cuatro manzanas donde coexistirán los usos residenciales y terciarios, y las nuevas dotaciones educativas. Según informa el Ayuntamiento, una manzana es dotacional, con 10.830 metros cuadrados, destinada a la ampliación del Colegio Tomás Bretón. Otra, de 8.362 metros cuadrados, engloba dos parcelas en donde se plantean sendos edificios que supondrán una nueva puerta de la ciudad hacia el río. La tercera manzana cuenta con 30.517 metros cuadrados y comprende cinco parcelas que configuran la zona central del ámbito donde tiene cabida "una gran zona verde privada y edificios de distintas alturas y comercios a nivel de calle o en edificio exclusivo". La última manzana cuenta con 11.786 metros cuadrados y comprende dos parcelas, además de un pequeño terreno dotacional con relación directa con el nuevo parque. "Aquí se propone crear únicamente dos edificios, iguales y simétricos, que rematan la fachada urbana y marcan un acceso desde el parque hacia la ciudad histórica". Hasta ahora se ha barajado la posibilidad de que los edificios sean dos rascacielos, que aparecen ya en una imagen simulada de como quedará la zona afectada ofrecida por el Ayuntamiento.

Las obras comenzarán en 2020

Tras la aprobación, el jueves, del Plan Parcial de Reforma Interior por parte de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, el texto será publicado en un periódico de gran tirada y en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, y se inciará un periodo de información y participación pública que durará un mes, explicaron en el Ayuntamiento.

Durante ese periodo se solicitarán informes preceptivos y con el resultado de los informes y las alegaciones, se perfeccionará el documento “en lo que proceda”. La aprobación definitiva la realiza el Pleno del Ayuntamiento. Está previsto que las obras comiencen en el año 2020 y terminen en 2022. Se desarrollarán en tres fases, la última consistirá en la demolición del Calderón. La construcción y urbanización corresponde a los promotores, FCC-Mahou y Atlético de Madrid.