Las ofertas se presentarán el día 28 de julio

Sareb agrupa en cuatro paquetes sus 10 carteras de activos para la puja final

Belén Romana, presidenta de Sareb.
Belén Romana, presidenta de Sareb.

Sareb ya tiene diseñada la fase final del concurso que ha puesto en marcha para readjudicar la gestión de sus 50.000 millones de euros en inmuebles. La sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria ha agrupado sus 10 carteras de activos (una con la carga heredada de cada entidad asistida y dos en el caso de Bankia, por su elevado volumen) en cuatro grandes paquetes sobre los que las distintas plataformas interesadas deberán presentar sus ofertas vinculantes el próximo 28 de julio.

El primero de esos paquetes lo componen los créditos a promotor de Bankia y los préstamos e inmuebles de Banco de Valencia. En el segundo, se agrupan todos los activos procedentes de Catalunya Banc, BMN y Caja3. El tercero, engloba la carga adquirida a Novagalicia y Liberbank. El último, finalmente, incluye los inmuebles de Bankia junto con todos los activos que el banco malo recibió de Banco Gallego y Ceiss.

El consejo de Sareb evaluó el pasado lunes las 46 propuestas ­–una por cada una de las carteras, plazos o comisiones que buscan - presentadas por los ocho postores que acudieron a la primera fase, la de ofertas no vinculanes, y decidió no descartar de momento a ninguno de los interesados. El diseño de los cuatro grandes paquetes cuya gestión se subastará en la puja final da cierta idea, sin embargo, de quiénes son los jugadores mejor posicionados.

La primera cartera tiene buen encaje para Texan Pacific Group (TPG), que compró un 51% de la plataforma inmobiliaria Servihabitat a CaixaBank y que actualmente gestiona los activos de Banco de Valencia, así como para Haya, la sociedad participada por Cerberus que asumió la gestión de Bankia Habitat y que ya maneja su cuantiosa carga crediticia. Para la segunda, en la que pesa especialmente la carga de Catalunya Banc, parten como favoritos Blackstone y Magic Real Estate, que adquirieron la inmobiliaria de la nacionalizada, si bien Centerbridge, que controla los activos de BMN tras comprarle Inmare, también podría tener algo que decir.

Apollo, que adquirió un 85% de Altamira, la plataforma de Banco Santander, y que se hizo con la red de Novagalicia fuera de su territorio de origen (EVO Banco) podría imponerse de cara a gestionar la tercera cartera, o hacerlo en alianza con la propia Novagalicia, puesto que Liberbank ya decidió no participar en la primera ronda del concurso. La última cartera, que engloba todos los inmuebles de Bankia también parece adecuada para Haya, que es ya el mayor gestor de ladrillo de la banca española, si bien el buen hacer de Solvia, la inmobiliaria de Sabadell, con los activos de Banco Gallego podría darle una oportunidad. Dos duros competidores para Ceiss, cuyas posibilidades se ven seriamente mermadas.

Aunque los postores podrán presentar propuestas alternativas a este diseño y no se descartan consorcios de varas de las plataformas para repartirse algunas de las carteras, la división en cuatro bloques de los 10 portfolios iniciales de Sareb encaja con su pretensión de contar con tres o cuatro únicos proveedores a partir del próximo año frente a la decena actual.