Lluvia de dividendos: 5.861 millones en un mes

Quince cotizadas españolas aumentan la retribución al accionista en julio

Vista general de la Bolsa de Madrid el día 1 de julio, momento en el que comienza una de las temporadas altas del reparto de dividendos.
Vista general de la Bolsa de Madrid el día 1 de julio, momento en el que comienza una de las temporadas altas del reparto de dividendos. EFE

El segundo semestre del año llega con una avalancha de dividendos. Julio es tradicionalmente, y junto con enero, un mes en el que las empresas de la Bolsa retribuyen a sus accionistas, y 29 cotizadas -13 de ellas pertenecientes al Ibex 35- tienen una fecha marcada en el calendario.
Red Eléctrica y Gas Natural, y Tubacex e Inmobiliaria del Sur fuera del selectivo, arrancaron el pasado martes la temporada con el reparto en efectivo, fórmula por la que aún optan la mayoría de las compañías. Pero otras se apuntan a la moda del scrip dividend, que da la opción de elegir entre el cobro en metálico o recibir acciones procedentes de una ampliación de capital liberada con derecho de suscripción preferente.

Banco Popular, Iberdrola, Repsol, Acerinox, Ferrovial, ACS y Santander (que paga su dividendo en acciones a principios de agosto) lo harán a través del dividendo elección o scrip dividend. Es decir, el 24% de las cotizadas que se encuentran en pleno proceso de retribución al accionista lo harán con la fórmula de la ampliación de capital liberada, frente al 17% de hace un año.

El resultado final, asumiendo que todos los accionistas opten por recibir el pago en efectivo en los scrip dividend, es que el pago de dividendos en esta ronda de julio será de 5.861 millones de euros, prácticamente la misma cantidad que en 2013 (apenas un 0,04% más).

En total, ya sea por medio de la entrega de nuevas acciones o dinero en efectivo, 15 empresas de la Bolsa española han incrementado la retribución respecto al año pasado.

El único valor que recupera el dividendo este año es Banco Popular, que en 2013 no pagó al accionista en julio. Es un pago de 0,01 euros por título, que supondría como máximo 20,9 millones de desembolso pero que se abonará bajo la fórmula de scrip dividend. Por su parte, Iberdrola combina las dos opciones –scrip y pago en efectivo– para alcanzar un dividendo de 0,144 euros por acción a cargo a los resultados de 2013. Aunque el pago más relevante es en acciones: la eléctrica abona 0,03 euros por acción en metálico hoy jueves y otros 0,114 como parte del programa dividendo flexible.

Arranca la cotización de los derechos de Ferrovial

Ayer arrancó la negociación de los derechos de asignación gratuita del scrip dividend de Ferrovial. La acción cerró a 16,075 euros, descontado el derecho, que por otro lado cotizó a 0,291 euros. Así, dado que cada acción genera un derecho, el precio real del valor quedó en 16,36 euros.
Asimismo, en la sesión de ayer entraron a cotizar las nuevas acciones de CaixaBank del último scrip dividend. El próximo reparto de dividendo llegará en septiembre, por 0,05 euros por acción, al que le seguirá un nuevo pago en diciembre. El banco prevé entregar un total de 0,18 euros por título a sus accionistas en 2014 y regresar de forma paulatina a la retribución en metálico, aunque aún no este año.

Ferrovial también utiliza en esta ocasión la opción del scrip dividend, frente a la fórmula en efectivo del año anterior, mientras que Santander, Repsol, Acerinox y ACS repiten la experiencia del scrip de hace un año.

Amadeus es la compañía que más ha aumentado el dividendo (30%). El proveedor de tecnología para el sector turístico repartirá el próximo 29 de julio un dividendo de 0,325 euros por acción, frente a los 0,25 euros del ejercicio anterior. En el Ibex 35, la siguiente en el ranking es Ferrovial, que este año engrosa la lista de las empresas que echan mano del dividendo flexible o scrip dividend y eleva en un 16,4% el pago del 21 de julio (0,29 euros por acción). Enagás aumenta el dividendo en un 11,7%, hasta 0,76 euros, frente a lo pagado en julio del pasado año.

En términos absolutos, Santander es la empresa que más dinero reparte, el equivalente a 1.766 millones, aunque ha mantenido el importe de su scrip dividend, que no se abona hasta agosto.

Los menores incrementos dentro del Ibex corresponden a Red Eléctrica y Gas Natural. La primera, que se caracteriza por ser una de las compañías más generosas en la retribución al accionista y realizar todos sus pagos en efectivo, distribuyó un dividendo de 1,81 euros por acción, frente a los 1,68 euros de 2013. Por su parte, la retribución de la gasista se mantiene en línea con la del ejercicio anterior y entregó un dividendo de 0,504 euros por acción, un céntimo más que hace un año.

Fuera del índice de referencia de la Bolsa española, las otras cotizadas que han subido el dividendo son Laboratorios Rovi (18,3%), Vidrala (14,4%), Bodegas Riojanas (10%), Catalana Occidente (9%), Acerinox (7,76%), Zardoya Otis (9+5,26%) y Miquel y Costas (3,23%).

Frente a las 15 compañías que han mejorado su dividendo, otras seis lo han rebajado. ACS (-36,4%) y BBVA (-20%) son los representantes del Ibex 35 que han recortado el dividendo de julio, y las que más lastran la cantidad total de dividendos que se pagan este año. La entidad que preside Francisco González repartirá 0,08 euros por acción el próximo día 10. Abonará la totalidad del dividendo en efectivo y para ello desembolsará 471 millones de euros. Son 117 menos que el año pasado. ACS paga 127 millones menos.

Siete compañías, además de Santander, mantienen intacta la retribución de julio. Inmobiliaria del Sur (0,07 euros), Cie Automotive (0,09 euros), CAF (10,5 euros), Indra (0,34 euros), Técnicas Reunidas (0,72 euros), ArcelorMittal (0,2 euros) y Dinamia (0,7 euros).

¿Cobro en efectivo o en acciones?

En el scrip dividend el accionista dispone de tres opciones. La primera de ellas, que es la que emplean por defecto las cotizadas, consiste en la recepción de las nuevas acciones una vez haya concluido el periodo de negociación de los derechos. La segunda, pasa por la venta de estos títulos en el mercado y la tercera, por solicitar la compra de los derechos a la compañía. Esta última equivaldría a la recepción del dinero en metálico.

Decantarse por una u otra dependerá de los intereses de cada accionista. Así, por ejemplo, si lo que se busca es aumentar la participación en la compañía la fórmula que mejor se ajusta a ello es la recepción de las nuevas acciones. Si por el contrario, lo que se prefiere es la liquidez lo más adecuado sería la venta de los derechos.

Además de los intereses de cada particular, la fiscalidad ocupa un papel importante en la decisión final. Hasta el momento, la exención fiscal de la que gozaban los primeros 1.500 euros cobrados en concepto de dividendos hacía más atractiva la recepción del dinero contante y sonante. Sin embargo, a partir del próximo 1 de enero de 2015, y de acuerdo a los cambios introducidos en la reforma tributaria presentada por Cristóbal Montoro, esperar a la conversión de los derechos de suscripción preferente en acciones puede cobrar protagonismo. La razón es sencilla: la tributación de los rendimientos percibidos se aplaza hasta el momento en que se vendan los títulos.