Ayuda a mejorar la recordación e imagen de la marca o negocio

Cómo registrar un dominio en internet y cuatro consejos para dar con el nombre

Tener un dominio dice mucho de la compañía y cuesta solo 25 euros al año

Lo más importante es elegir un buen nombre

Cómo registrar un dominio en internet y cuatro consejos para dar con el nombre
Thinkstock

Como muchos pequeños empresarios, seguramente estará cansado de que todo el mundo le diga que su negocio tiene que estar en la web si quiere vender más, gastar menos, llegar a otros mercados e, incluso, sobrevivir. Lo que probablemente nadie le ha explicado es por dónde empezar.

En Diario de una pyme en internet, manual editado por Google y la Fundación Cotec para ayudar a las pequeñas empresas a familiarizarse con las nuevas tecnologías, el protagonista ofrece una pista al respecto cuando afirma que su compañía nació en la web el día que registró un dominio propio.

Un dominio es lo más parecido a un carné de identificación, ya que traduce el código numérico de un sitio web a términos más fáciles de recordar y encontrar.

Sin su ayuda, los internautas tendríamos que acceder a cada página utilizando la dirección IP de la misma. Por ejemplo, para acceder a Google tendríamos que escribir en la barra del buscador http://209.85.195.104 en lugar de simplemente poner Google.

Tener un dominio propio dice mucho de nuestra empresa y no es muy caro: cuesta apenas 25 euros al año.

El dominio sirve también para configurar direcciones de e-mail (del tipo minombre@midominio.com), blogs o una tienda de comercio electrónico.

Muchos autónomos y pequeños negocios usan dominios gratuitos. El problema de esta opción es que el nombre asignado depende de la empresa proveedora del servicio. Por ejemplo, si alojamos nuestra web en Wordpress.com, nuestro sitio se llamará mitienda.wordpress.com, lo que no ayuda en términos de recordación e imagen de marca.

“Tener un dominio dice mucho de tu empresa. Hasta ahora mi dirección de e-mail o página web personal tenían el nombre de la empresa que me los había dado gratuitamente; pero no me parecía profesional que mi empresa utilizara servicios gratuitos con dominios asociados a usos personales”, argumenta en la guía Alfredo, el emprendedor imaginado por los autores de la guía para describir en primera persona los pasos que hay que seguir para montar una tienda online.

Tener un dominio propio dice mucho de nuestra empresa y no es muy caro: cuesta apenas 25 euros al año. Lo importante es elegir un buen nombre para el dominio, proceso que “es como ponerle el nombre a un hijo”, advierte Alfredo.

Escrito por Miguel Castillo Holgado, fundador de varias start-ups, y Rita María Fernández Iglesias, experta en marketing online, el diario ofrece algunos consejos útiles para escoger el nombre más adecuado.

• El nombre tiene que ser fácil de recordar y pronunciar. Los dominios con letras dobles, por ejemplo, están muy de moda, pero son difíciles de pronunciar y recordar.

• Cuanto más corto, mejor. Aunque cada vez es más difícil porque muchos dominios cortos están ya registrados.

• Que sea el nombre de su empresa, producto estrella o algo que busquen habitualmente los usuarios en los buscadores. Por ejemplo, www.accesoriosparamibici.com

• Elija qué extensiones le interesan. Las extensiones son el final del nombre que marca el tipo de dominio del que se trata. Lo más común es el “.com”, pero los de países como el “.es” también tienen sus ventajas, ya que las webs que los utilizan salen mejor posicionadas en los resultados de búsquedas realizadas dentro de ese país. Si están libres, puede comprar varias extensiones del mismo dominio y hacer que todas se dirijan a un único sitio. Hay más información sobre los tipos de dominio en Wikipedia.

Si elige un dominio “.es” debe conocer la normativa, ya que existen nombres prohibidos y reservados. En Dominios.es ncontrará toda la legislación aplicable.

La mejor forma de buscar el nombre de su dominio es ir a la página web de las empresas que los venden. Casi todas tienen en su página principal un buscador donde puede introducirse el nombre que se tiene pensado y le indica si está libre o ya lo ha registrado alguien. Muchas veces un nombre está registrado en alguna extensión (.com o .es), pero en otras está libre.

Si está libre, la misma página le ofrecerá la posibilidad de comprar ese dominio con las extensiones que están disponibles. Para pagar, bastará con una tarjeta de crédito. Usualmente, la compra permite registrar el dominio a su nombre durante un año con la posibilidad de renovarlo anualmente de forma automática. También es posible comprar el dominio por más tiempo.

Las registradoras no solo venden dominios, sino que también ofrecen otros muchos servicios como alojamiento de la página web, cuentas de e-mail, tiendas de comercio electrónico o incluso servidores en alquiler. La recomendación de la guía es empezar por contratar solo el dominio y su alojamiento. Más adelante, podrá ver qué servicios adicionales necesita y qué empresa le interesa más para contratarlos.