El sector cayó en 2013 por tercer año consecutivo, hasta los 14.626 millones

La inversión en TI retrocede en España hasta niveles de 2005

Empleados de un 'call center' trabajando con ordenadores.
Empleados de un 'call center' trabajando con ordenadores.

Vuelve a decrecer la inversión de España en tecnologías de la información (TI). El pasado año, la facturación del sector alcanzó los 14.626 millones de euros, un 5,4% menos que en 2012. La tendencia decreciente se extiende ya a los tres últimos años, según advirtió Ametic, que indicó que esa cifra supone que la inversión retrocede hasta niveles del año 2005, “lo que evidencia que no estamos siendo capaces de aprovechar el importante efecto tractor de la competitividad (...) que produce el uso de las tecnologías”.

Ametic culpó del resultado negativo a las políticas de austeridad y recorte del gasto que tanto las Administraciones públicas como las empresas privadas vienen aplicando los últimos años. La asociación multisectorial alertó de que la industria se muestra preocupada por el largo periodo de desinversión de las TI, que está produciendo una importante obsolescencia tecnológica del parque instalado, especialmente notable en el caso de las empresas de menor dimensión.

Aunque en algunos sectores de actividad se empiece a hablar de recuperación, “no parece que esto pueda producirse a corto plazo en el de las TI, pues como colectivo netamente suministrador del resto se estima que la vuelta al crecimiento no se producirá hasta que tal recuperación no sea una evidencia en los demás sectores que son su base de clientes”, añadió la patronal tecnológica.

Ausencia de grandes proyectos

Según Ametic, la ausencia de grandes proyectos públicos que generen tracción sobre el sector contrasta con el discurso que se transmite desde los poderes públicos, “en el que se asegura que la recuperación económica debe apoyarse en las TI como garantía de productividad y eficacia”. En su opinión, la realidad muestra algo muy diferente, y es que las políticas de restricción del gasto afectan tanto o más que al resto a la partida de inversión pública en TI, “reduciéndose en muchos casos hasta el punto de solo dedicarse al mantenimiento de los sistemas ya instalados”.

Tasa del ADSL en Cataluña

Ametic respaldó ayer el dictamen emitido hace pocos días por el Consell del Treball Econòmic i Social de Catalunya (CTESC) en el que este órgano consultivo se pronunciaba contra la tasa que la Generalitat pretende cobrar a las telecos por cada conexión a internet contratada en Cataluña. Este consejo asesor señaló que la creación de esta tasa no está justificada.

La asociación advirtió también que el ámbito de los consumidores también se ha visto afectado El ámbito de los consumidores tampoco se ha visto ajeno a esta disminución de sus inversiones TI, en este caso muy directamente debido al clima de inestabilidad económica y laboral y la consiguiente reducción de la renta disponible en las familias.

Por segmentos, el del hardware vio disminuir su volumen de facturación un 8,3%, hasta 3.976 millones. Una cifra que es “muy alarmante”, señaló Ametic, pues hay que remontarse 16 años (hasta 1997) para encontrar una cifra de inversión similar en nuestro país. En cuanto al software, esta área registró una caída del 1,1%, hasta los 2.818 millones. Y el de los servicios, que acapararon más de la mitad del negocio, cayó un 5,5%, con una cifra de negocio de 7.832 millones.

Según Ametic, más allá de la desinversión antes citada, que también afectó al ámbito de los servicios, estos se vieron impactados negativamente “por la enorme presión” en los precios que viene sufriendo este segmento por parte de los clientes. “Ello pone en riesgo buena parte de las características que hacen de este segmento una referencia de calidad, así como de generación de una importante base de empleo estable y cualificado”.

El empleo se resiente, pero menos

El estudio hecho público por Ametic muestra otro dato negativo: la disminución del 0,5% en el número de empleados de las empresas del sector que desarrollaban su actividad en nuestro país a finales de 2013. La cifra global se situó en los 191.000 empleados.

La asociación multisectorial española aclaró que sobre estos datos cabe destacar que, aunque son de signo negativo y, por tanto, no pueden calificarse de satisfactorios “y menos aún cuando de lo que se habla es de empleo”, sí evidencian el importante esfuerzo realizado por el sector de las tecnologías de la información para que esta cifra no se haya visto afectada en términos equivalentes a los de la caída de los ingresos de la industria. “Y muy especialmente”, destacaron, “a la producida en el ámbito de los servicios, cuya actividad se relaciona muy directamente con el volumen de personal empleado”, subrayó Ametic.

La patronal apuntó, sin embargo, que es importante aclarar que los datos anteriores solo hacen referencia al empleo directo del sector de las tecnologías de la información, es decir, al personal que trabaja en el propio sector, lo que según estimaciones propias de la asociación (que agrupa a unas 3.000 compañías) supone solo una cuarta parte del total de la masa laboral de nuestro país cuya actividad está relacionada con las TI.