Las socimis, la nueva manera de invertir en el sector inmobiliario cotizado

Las seis claves a tener en cuenta antes de invertir en el nuevo ‘ladrillo’

Jose Luis del Valle, de Lar España.
Jose Luis del Valle, de Lar España.

El ladrillo cotizado español ha cambiado de cara y de nombre. Si hace unos años, el inversor particular podía invertir en Metrovacesa, Fadesa o Urbis, hoy estos valores cotizados han dejado paso a las socimis. Las sociedades cotizadas de inversión en mercados inmobiliarios son el resultado de adaptar la normativa europea aplicable a los REIT (Real Estate Investment Trust) al mercado español, cuyo objetivo es la inversión en activos inmobiliarios para su alquiler.

En una semana el mercado español va a recibir a tres nuevas sociedades de inversión inmobiliaria. Ayer, Merlin Properties debutó en el mercado continuo convirtiéndose en la mayor salida a Bolsa desde Bankia en julio de 2011 y la más grande del sector inmobiliario español en doce años.

En los próximos días el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) recibirá a nueva sociedad inmobiliaria: Mañana se estrenará Mercal Inmuebles. La semana próxima, en concreto el próximo 9 comenzará a cotizar Axia Real Estate, del ex consejero delegado de Alza Real Estate, Luis López de Herrera Oria en el continuo. Estas socimis se unen a las que ya cotizan: Hispania Activos Inmobiliarios (logró recursos por 500 millones de euros y ya ha comprado el hotel Guadalmina de Marbella por 21,5 millones y oficinas y viviendas en Barcelona por un total de 104 millones) y Lar España (captó 400 millones de euros, y que ya ha comprado dos centros comerciales por importe de unos 40 millones). “Los incipientes síntomas de recuperación del mercado inmobiliario español está acelerando la salida a Bolsa de estas nuevas sociedades”, explican los analistas de Bankinter en un informe.

1- Vehículo para estar presente en el sector inmobiliario.

Los analistas creen que las socimis ofrecen al inversor particular la posibilidad de invertir en el sector inmobiliario en el medio largo plazo, siempre dentro de una cartera diversificada. “Las socimis ofrecen dinamismo y liquidez. Es una manera de invertir en un sector que empieza a recuperarse y gestionados por profesionales”, explica Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio (grupo Unicaja).

2- Plazos de maduración de la inversión largos.

A la hora de invertir en socimis, el inversor debe tener claro que los plazos de maduración de la inversión son largos ya que las socimis exigen una permanencia mínima de los inmuebles en arrendamiento de tres años para inmuebles adquiridos y de siete para los inmuebles promovidos por la sociedad.

3- Obligación de repartir dividendos derivados de las rentas.

En lo relativo a distribución de beneficios, deberán destinar al reparto de dividendos, al menos el 90% de las rentas derivadas del arrendamiento, al menos el 50% del beneficio que obtengan de transmisiones de inmuebles.

4- Bajos volumenes de negociaciación y escaso ‘free float’.

Bankinter advierte a los posibiles inversores de las socimis que, por el momento, las socimis que están saliendo al parqué “tienen un volumen de negociación reducidos y unos niveles de ‘free float’ (capital que circula libremente en el mercado) y liquidez significativamente más reducidos que el de otros valores del mercado continuo español.

5- Donde invierten el capital captado con la salida a Bolsa.

Entre los riesgos señalados por los analistas a la hora de invertir en las socimis, los expertos llaman la atención sobre el hecho de que estas compañías que ya cotizan han captado capital para invertirlo posteriormente pero, no se conocen todavía los activos concretos que pasarán a formar parte de sus carteras.

6- Marcha de otros valores del sector en Bolsa.

Lar España salió a cotizar a un precio de 10 euros el 5 de marzo. Desde entonces sus acciones, han caído un 5,5% mientras que las acciones de Hispania, que saltaron al parqué el 14 de marzo a 10 euros, suben desde entonces un 1%.

Los 'gurús' entran en las socimis españolas

El multimillonario estadounidense John Paulson, uno de los inversores más importantes del mundo, fraguó buena parte de su fortuna con la explosión de la burbuja inmobiliaria. Es uno de los gurús mundiales de la inversión y ha decidido apostar por las socimis españolas, en concreto por Hispania Activos Inmobiliarios. Entre sus principales accionistas, la sociedad también cuenta con otro superinversor de excepción, otro de los grandes referentes en el mundo de la inversión. George Soros, cuyo fondo Quantum lleva cerrado a inversores desde finales de 2011, año en el que optó por transformarlo en un family office, también está presente en Hispania. Bancos de inversión como Morgan Stanley o gestoras de fondos internacionales como Fidelity son otros de los accionistas que apuestan por invertir en Hispania Activos Inmobiliarios.