Crece el número de profesionales que trabajan por proyectos

Es la hora del ‘freelance’

En España hay 3.100.000 autónomos registrados en la Seguridad Social

El 90% del empleo que se genera proviene de pequeños emprendedores

Es la hora del ‘freelance’

Trabajar por proyectos es tendencia. La figura del freelance o emprendedor autónomo cada vez cobra más importancia en España en el mundo laboral, donde están dadas de alta 3.100.000 personas en esta categoría, según datos de la Seguridad Social. También hay cuatro millones de empleos relacionados con el trabajo autónomo. De hecho, el 90% del empleo que se está generando proviene por la vía de los pequeños emprendedores, no de las grandes empresas.

Así lo aseguraba la presidenta de Infoempleo, María Benjumea, durante la presentación de la decimoséptima edición del Informe Infoempleo-Adecco, y animaba a crear las bases para fomentar el empleo por cuenta ajena. “Son los que crean empleo”.

El trabajo por proyectos surge porque una cantidad de profesionales, especializados, con experiencia y motivados, han salido de las empresas y se encuentran en un mercado laboral abierto. Están en disposición de aportar sus conocimientos de manera puntual a cualquier empresa o proyecto.

Sector servicios

 Los autónomos que dan apoyo a una empresa en un determinado momento y los nuevos emprendedores están vinculados mayoritariamente con el sector servicios (el 72,4%). Yes precisamente este sector el que más crece proporcionalmente frente a otros, como la construcción (10,3%), la agricultura (12,5%) o la industria (4,7%), según datos del Informe Infoempleo-Adecco.

Por otro lado, un gran número de empresas necesitan profesionales con experiencia, especializados y resolutivos para acometer un proyecto concreto, con un principio y un final. Para muchos es la única forma que tienen de reintegrarse en el mundo laboral, y eso pasa por dar una respuesta rápida y efectiva a una empresa, en vez de desesperarse en la búsqueda de un contrato fijo en una compañía.

De hecho, las empresas están descubriendo que de la mano de la destrucción masiva de puestos de trabajo en España han aparecido en el mercado profesionales sobradamente preparados. Son perfiles que necesitan para acometer una acción determinada, pero no tienen capacidad para asumir el coste laboral que supone incorporarlos a la plantilla.

Según el estudio realizado por Infoempleo y Adecco, se trata de perfiles profesionales de elevada remuneración, debido a su especialización profesional, al nivel de formación y a que la mayoría tiene un currículo de éxito. Es una nueva revolución, afirma Jorge Guelbenzu, director general del citado portal de empleo, ya que es una tendencia que se viene consolidando en los últimos meses.

Además, vistas las necesidades y el contexto, la forma legal de vinculación más habitual que se va a producir en esta relación pasa por que el profesional monte su microempresa o adopte la categoría de autónomo. Por otro lado, las empresas están implantando un nuevo modelo de trabajo que regula este tipo de vinculación profesional. Es lo que los expertos denominan “nuevo paradigma laboral”.

De momento, los datos estadísticos que demuestran la implantación de este sistema no siempre son evidentes. Por ello, para analizar la nueva realidad laboral hay que tener en cuenta tres variables:la comparación de la evolución de los trabajadores afiliados a la Seguridad Social y los autónomos, el estudio de la evolución del número de autónomos por sector de actividad y volumen de ofertas de empleo para ese sector y, por último, la comparación entre las ofertas de empleo por edad y los trabajadores asalariados y autónomos.

En la primera de las variables se debe esperar que la proporción de autónomos gane peso específico frente a los trabajadores afiliados a la Seguridad Social, y después de cinco años consecutivos, asegura el texto del citado informe, en los que el mercado laboral ha perdido miles de autónomos, en 2013 se rompe esta tendencia y se generan una medida de 70 nuevos autónomos por día. A esto también ha contribuido, indica la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, la tarifa plana mensual de 50 euros aprobada en septiembre del año pasado. Desde entonces se han dado de alta en la Seguridad Social 232.000 profesionales.

Se trata del primer año desde que comenzó la crisis en el que se registra un crecimiento en el número de emprendedores. Este dato se refuerza doblemente si tenemos en cuenta que el volumen total de afiliados a la Seguridad Social ha ido cayendo. De hecho, la previsión para este año y el próximo es que esta tendencia se mantenga, especialmente si desde el Gobierno se implantan medidas que incentiven, potencien, ayuden y faciliten el ejercicio del autónomo como profesional.

Es algo de lo que se queja, por ejemplo, Diego Antoñanzas de Toledo, emprendedor que hace un año dejó la multinacional en la que trabajaba como directivo, desde hacía ocho años, para montar con mucho esfuerzo y ganas su propia empresa: Madrid and You, una agencia de visitas guiadas por Madrid. “El emprendedor en España lo tiene muy difícil. No somos conscientes de la importancia que tiene la figura del autónomo y del emprendedor pequeño en la generación de riqueza de un país y de puestos de trabajo”. Y critica la enorme burocracia que existe. “No hay conexión entre las distintas Administraciones. No existe la ventanilla única”, asegura este empresario de 42 años, con dos nóminas a su cargo.

 

Los 40, mejor edad para emprender

Si se tiene en cuenta la variable de que los encargos para desarrollar un determinado proyecto se realizan a profesionales, fuera del mercado laboral, pero con experiencia y currículo brillante, la franja de edad de este colectivo supera los 44 años. Si se analiza el conjunto de las ofertas de empleo para la contratación clásica, se observa que es inferior al 7%, frente al 35% de los afiliados a la Seguridad Social y frente al 52% de los autónomos. Quiere decir esto que más de la mitad de los autónomos en España tiene más de 44 años, y es ahí donde se concentra esta nueva categoría de profesionales freelance.

De hecho, por edades, el 29,78% de los autónomos tiene una edad comprendida entre los 35 y los 44 años, el 29,64% tiene entre 44 y 54 años, el 22,54% sobrepasa los 55 años y el 15,94% se encuentra en la franja de entre 25 y 34 años. Tan solo el 2,11% tiene menos de 24 años.

Por comunidades autónomas es Cataluña la que mayor número de trabajadores autónomos tiene: el 17,11%. Le siguen Andalucía, con el 15,46%;Madrid, con el 11,68%; Comunidad Valenciana, el 10,46%; Galicia, 7%, Castilla y León, 6,61%; País Vasco, 5,69%; Castilla-La Mancha, 4,75%, y Canarias, con el 3,54%.