Entrevista con el responsable de ‘corporate finance’ de N+1

"Hay muchísimo interés por invertir en un fondo de capital de empresas"

N+1 ficha al ex responsable de deuda de PwC para llevar su fondo de pymes

Miguel Hernández, socio de N+1 y responsable de corporate finance.
Miguel Hernández, socio de N+1 y responsable de corporate finance.

"Ahora mismo hay un caldo de cultivo que es muchísima liquidez en el mercado, valoraciones que han subido y tipos muy bajos, es el momento adecuado para que los vendedores pongan activos en el mercado”, asevera Miguel Hernández (Madrid, 1975), socio y nuevo responsable de corporate finance de N+1. Esas son las razones, dice, que justifican el “aluvión” de operaciones de inversión que están viéndose en España, “un país donde claramente la percepción desde fuera ha cambiado de manera radical y se ven oportunidades”, aduce.

Pregunta. ¿En qué sectores está detectando ese interés de los inversores?

Respuesta. En 2013 hubo un volumen de inversión de 30.000 millones, muy canalizado a bancos y real estate. En el primer trimestre de 2014 sobre el de 2013, el crecimiento está por encima del 20%, y también va a ser un año muy financiero y de inmobiliario. Pero, poco a poco, vemos más actividad en sectores industriales y esperamos que crezca más cuando empiece a haber más crédito.

“El mercado está abierto, habrá más salidas a Bolsa”

“Tenemos expectativas positivas”, comenta Miguel Hernández en cuanto a sus previsiones al frente de corporate finance de N+1. “Vemos una mejora, en la calidad de mandato, el tipo de cliente, etc. Queremos aprovechar para posicionarnos muy bien en el mercado español, donde nuestra vocación es ser líderes, y aprovechar nuestra plataforma internacional porque creemos que va a haber muchísima actividad”, continúa, avanzando que esperan operaciones cruzadas entre socios europeos y recordando que la firma está presente también en Reino Unido, Francia, Alemania, Suiza, Italia y Turquía.

“El mercado está abierto”, dice, aludiendo a las últimas ampliaciones de capital y saltos al parqué que se han venido anunciando, y pronostica que “veremos más salidas a Bolsa” por parte de empresas españolas. “Hay mucho interés en el inmobiliario español y la Bolsa yo creo que canaliza muy bien ese interés”, prosigue, convencido de que el Ibex tiene aún mucho recorrido por encima de los 11.000 puntos. “Venimos de donde venimos. Si miras los fundamentales, lo crítico es que los resultados empresariales estén mejorando, y lo están haciendo. Las compañías españolas están más internacionalizadas, han ganado competitividad, están obteniendo resultados positivos, y eso animará la inversión institucional”, expone.

P. ¿Y qué expectativas tienen en cuanto a esa vuelta del crédito?

R. Creo que los bancos están empezando ya, tienen interés en dar crédito, aunque es verdad que la demanda solvente tiene que mejorar. Dicho eso, vamos a un proceso de desbancarización, de aparición de nuevos jugadores en lo que es la financiación no bancaria. Los fondos de deuda cada vez van a estar más activos. Tenemos la ventaja de que el mercado de capitales está abierto, muchas empresas acuden allí a financiarse y una recuperación de la economía española atraerá la inversión más tradicional.

P. ¿Qué efecto espera de la nueva ley de refinanciación empresarial, que permite a la banca capitalizar deuda de empresas viables con problemas?

R. Es una buena medida. Creemos que va a tener efecto en el corto y medio plazo. Ayudará al tejido, sobre todo industrial, español a tener una nueva estructura de capital más saneada. Se puede hacer de varias maneras, pero lo que tiene que suceder es que pase.

P. La gran banca ultima ya, de hecho, un fondo con participaciones en este tipo de empresas. ¿Hay interés entre los inversores por un vehículo así?

R. Muchísimo interés. Se dan varios factores. Hay muchísima liquidez, muchísimos fondos, que invierten en equity, en activos o en deuda. Lo crítico es que lo que compren funcione.

P. Volviendo al mercado inmobiliario, ¿dónde está focalizado el interés?

R. El interés que tiene todo el mundo es en las oficinas. Son más escasas. Los vendedores no tienen tanta necesidad en muchos casos.

P. ¿Revolucionará ese mercado la llegada de los fondos a través de las plataformas inmobiliarias de la banca?

R. Los nuevos actores van a ser esos servicers, van a aglutinar una gran parte de la actividad, son los que están vendiendo el producto y además van a tener más capacidad de atraer financiación para desarrollar suelos. Y Sareb, que evidentemente va a ser uno de los principa_les actores del mercado inmobiliario. Es la inmobiliaria más grande que hay en España y tenderá a tener más carácter inmobiliario a medida que los créditos se vayan transformando en adjudicados.

P. ¿Encuentran financiación los compradores interesados en estos activos inmobiliarios?

R. La traen de fuera pero, poco a poco, los bancos lo pueden analizar. Si combinas liquidez, un número de jugadores muy elevado, una mejora en los precios, y financiación, implica que al final el vendedor va a tener mejor precio. Con lo cual yo creo que es un momento muy adecuado para que las entidades financieras o Sareb puedan poner nuevas carteras en el mercado.

P. ¿Influirán esos servicers en la fijación de precios o seguirá controlándolos la banca?

R. Son los dueños de los activos, por lo cual evidentemente son los que deciden el precio de venta. En términos generales, no preveo que sigan cayendo de manera significativa. Depende de la zona. A corto no te hablaría de una recuperación de precios, pero sí de una cierta estabilización. Y en la medida en que exista financiación, con más facilidad. Por ahora, del producto inmobiliario que vende la banca, entre un 50% y un 60% se vende sin financiación.

N+1 ficha al ex responsable de deuda de PwC para llevar su fondo de pymes

El último proyecto, de los múltiples que tiene N+1 sobre la mesa, es la creación de un fondo destinado a financiar a pymes españolas. La firma negocia estos días con un fondo de inversión para dotar al instrumento de entre 150 a 200 millones de euros, cuantía que podrían complementar otros inversores institucionales o de banca privada. La gestión del fondo ha sido encargada a Luis Felipe Castellanos, hasta ahora responsable de deuda de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC), que acaba de ser fichado por N+1. Este tipo de vehículos de financiación alternativa están ganando terreno en España en los últimos tiempos ante la apertura del mercado y la persistente sequía crediticia, que afecta especialmente a las compañías de menor tamaño.

“Creo que los bancos van a empezar a dar más crédito a pymes y que las grandes corporaciones tienen más fuentes de financiación”, expone Miguel Hernández, socio y responsable de corporate finance de N+1, que advierte, sin embargo, que el país avanza hacia un proceso de “desbancarización” en el que nuevos jugadores darán alternativas a las fuentes tradicionales de crédito. Actualmente, las empresas españolas dependen al 70% de la financiación bancaria, según un estudio que presentaba esta misma semana el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). Aunque los autores del informe confiaban en que la puesta en marcha de un programa de compra de bonos por parte del Banco Central Europeo pueda contribuir con fuerza a potenciar este mercado, el responsable de corporate finance de N+1 advierte que “aquí es muy incipiente” todavía y que será necesario desarrollar estos nuevos modelos para aprovechar un programa así.