Pretende evitar una burbuja inmobiliaria

El Banco de Inglaterra endurece los límites para la concesión de hipotecas

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney.
El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. EFE

El Banco de Inglaterra impuso hoy requisitos más duros para la concesión de hipotecas a fin de evitar el crecimiento de la incipiente burbuja inmobiliaria que se detecta en Londres y el sureste de Inglaterra.

El gobernador del banco central, Mark Carney, informó de que los bancos no podrán conceder más del 15% de sus nuevas hipotecas residenciales mediante préstamos cuyo importe alcance o supere en 4,5 veces los ingresos anuales del cliente.

Esta recomendación se aplicaría a todas aquellas entidades cuya cartera de préstamo hipotecario residencial supere los 100 millones de libras (125,1 millones de euros).

Además, los bancos deberán comprobar que las finanzas de las personas que piden préstamos hipotecarios pueden aguantar un aumento de hasta el 3% de los tipos de interés en un periodo de cinco años, también para prevenir la morosidad.

Aunque el Comité de Política Financiera del Banco de Inglaterra -instituido por el Gobierno para prevenir riesgos sistémicos tras la crisis crediticia de 2008- no opina que el nivel de endeudamiento de los hogares británicos “presente un riesgo inminente”, quiere actuar ahora para evitar un aumento de la deuda a largo plazo.

“Tomamos medidas hoy de manera proporcionada y gradual para reducir el riesgo en el futuro”, afirmó Carney. El gobernador agregó que, para consolidar la recuperación económica y garantizar “una expansión duradera”, hay que corregir el desequilibrio que supone el auge del mercado inmobiliario, sobre todo, en Londres, donde la propiedad se ha revalorizado casi un 20% en el último año

El banco emisor está preocupado por los futuros niveles de deuda si sigue la tendencia de dar hipotecas con poco depósito, pues, aunque los hogares británicos han conseguido sanear algo sus cuentas desde la crisis hipotecaria global, empezaban “en posición vulnerable”, con un 140% de deuda respecto a sus ingresos disponibles.

Por su parte, el Gobierno de David Cameron detuvo también hoy la concesión de hipotecas 4,5 veces por encima del salario anual en su controvertido programa Ayuda para Comprar, por el que avala a compradores de primera vivienda con depósito bajo.

No se espera que las medidas anunciadas por el Banco de Inglaterra tengan un efecto inmediato, pues ninguna entidad británica sobrepasa en la actualidad ese 15% para las hipotecas de riesgo y la mayoría comprueba además la solidez de las finanzas del solicitante ante posibles variaciones de los tipos de interés.

Pero las medidas están destinadas a limitar el riesgo a largo plazo, en el supuesto de que continuara aumentando la concesión de hipotecas con un alto coste en proporción al depósito.

El Banco de Inglaterra anunció hace unos días que es posible que este mismo año empiece a subir los tipos de interés, que en 2009 se bajaron hasta el mínimo histórico del 0,5 % a fin de estimular el mercado crediticio y alentar la recuperación de la economía.