La facturación del sector se redujo un 26% entre 2007 y 2013

El entretenimiento en España perdió 6.000 millones durante la crisis

La consultora Arthur D. Little sitúa al sector de medios y entretenimiento como uno de los más castigados en los peores años de la crisis.

Varias personas hacen cola en las taquillas de una sala de cine de Madrid
Varias personas hacen cola en las taquillas de una sala de cine de Madrid EFE

Pocos aspectos de nuestra vida ordinaria han quedado intactos tras el paso de la crisis. La forma en la que nos comunicamos, nos entretenemos, y consumimos, por ejemplo, son hábitos que en siete años han dado la vuelta de manera vertiginosa. También en sus números. Según un informe de la consultora Arthur D. Little sobre la evolución del sector de medios y entretenimiento, que aglutina la afluencia a los cines, el consumo de videojuegos o la compra de periódicos o revistas, la facturación en esta industria ha caído en 6.100 millones entre los años 2007 y 2013, lo que se traduce en un descenso del 26% entre un año y otro: si en 2007 se ingresaban 23.000 millones de euros por estas actividades, en 2013 la cifra fue de 16.900.

El informe analiza los hábitos de consumo tanto online como offline, y según sus responsables, ese descenso de la facturación del 26% coloca al sector del entretenimiento entre uno de los más castigados de la crisis, más que otros que también la han sufrido en importantes proporciones como el turismo o la hostelería. Además, su caída anual era cada año superior a la que registraba el Producto Interior Bruto durante estos años.

Un camino imparable a lo digital

La transición a formatos digitales en todo tipo de entretenimiento parece imparable. Según el informe de Arthur D. Little, el sector de los medios y entretenimiento ha crecido un 163% entre 2007 y 2013 en formatos online, representando ya el 16,1% del total del negocio. Sin embargo, el mercado online español aún está lejos de las cifras que se manejan en países como italia, Francia, Alemania o Gran Bretaña, a pesar de la elevada penetración de dispositivos multimedia entre la población española y por la sucesiva renovación de las infraestructuras, con la llegada de la fibra óptica y el 4G. Desde la consultora apuntan a la piratería como uno de los grandes obstáculos que impiden un mayor crecimiento monetizable del entretenimiento online. Carlos Abad, responsable de la Arthur D. Little en España, afirma que es un “problema por la referencia que establece: su oferta es inigualable para las plataformas de pago”. Sin embargo, esperan un cambio de tendencia progresivo con la llegada de nuevos modelos de negocio digitales.

Pero no todas las áreas de actividad que se engloban en el sector han caído en la misma proporción. La más castigada ha sido la actividad editorial, que comprende prensa, revistas y libros, excluyendo los de texto, cuya facturación ha pasado de rozar los 7.000 millones de euros en 2007 a 3.824 en 2013, un descenso del 45%. La caída de ventas de prensa y revistas en formato papel, así como el desplome de la publicidad en estos formatos, han sido el principal lastre para este subsector, ya que entre ambas han caído un 51%. La industria del libro, en cambio, redujo su caída a un 27%. Todo ello ha llevado a que la actividad editorial, que en 2007 suponía el 22% del sector de medios y entretenimiento, se reduzca ahora tan solo al 15%.

El auge de la red

La industria del cine, video, televisión y radio sigue siendo la que mayores ingresos genera, con 6.140 millones en 2013, aunque estos se han reducido en un 22% durante la crisis. Sin embargo, no todos han resistido las dificultades con la misma fortaliza: si la recaudación en las salas de cine caían un 22%, o la televisión de pago un 10%, la venta y alquiler de vídeo en soporte físico se desplomaba un 73%.

Otros sectores como la música, espectáculos, o los videojuegos también han sufrido importantes caídas, aunque su peso relativo en la industria sigue siendo menor. De hecho, han sido superadas por la actividad que engloba a redes sociales, aplicaciones móviles, publicidad web o buscadores ha crecido de forma imponente en los últimos seis años, de 531 millones de facturación en 2007 a 1.502 en 2013, una subida del 183%. En 2012, un 66% de los españoles ya tenía un smartphone y un 20% una tableta, por encima de la media europea. Todos estos datos llevan a que el gasto medio por habitante en España en entretenimiento al año ha pasado de 322 euros en 2007 a 228 en 2013, mientras que en Alemania ha crecido de 276 a 314.