Salud y tecnología estrechan vínculos gracias al Smartphone

MWC

Ya hace unos años que salud y tecnología caminan de la mano. Sin embargo, hasta la llegada de los smartphones, este vínculo se limitaba a complejos aparatos que sólo se podían encontrar en los hospitales. A día de hoy, los dispositivos móviles se han introducido de lleno en el sector de la medicina a través de distintos instrumentos y aplicaciones que han dado lugar a lo que ya se empieza a conocer como mHealth o salud móvil.

Las posibilidades que ofrece la relación entre ambas partes son muy amplias y abarcan una gran variedad de campos. El smartphone puede servirnos para tener un control de muchos aspectos sobre nuestra salud, desde cuándo debemos tomarnos un medicamento, pasando por realizar un análisis en nuestro hogar, hasta controlar todo nuestro historial médico. Y, lo que es más importante, el uso de dispositivos móviles en este campo pueden ayudarnos a llevar una vida más saludable (también podemos incluir en la misma categoría aplicaciones de dieta y deportes, así como dispositivos “wearable” que favorecen llevar un control de nuestra actividad física).

No sólo eso, los beneficios derivados de la salud móvil van más allá de los aspectos sanitarios. mHealth también introduce cambios en las relaciones tradicionales entre médicos y pacientes: permite reducir los tiempos de consulta, mejora el control de los tratamientos y ofrece la posibilidad de monitorizar a los pacientes crónicos sin necesidad de acudir rutinariamente a la consulta. Todo ello, según afirma la consultora Price Waterhouse, puede llegar a disminuir los costes sanitarios en un 50%. En el caso de España, se podrían ahorrar más de 10.000 millones de euros hasta 2017.

Un factor importante en este sentido es que los grandes fabricantes del sector de la tecnología móvil ya están empezando a introducir este tipo de herramientas de fábrica. Apple anunció, en su último evento para desarrolladores celebrado en San Francisco, la llegada de HealthKit, un repositorio central que permitirá a los usuarios de su nuevo sistema operativo, iOS 8, acceder a toda la información generada por las apps de monitorización y control de la salud de terceros.

Según el último Informe Socialogue de IPSOS, llevado a cabo en 27 países de todo el mundo, el 26% de los españoles ya utiliza aplicaciones móviles de salud y bienestar recomendadas por especialistas, lo que sitúa a nuestro país a la cabeza de Europa, sólo por detrás de Finlandia, donde su alcance llega al 28% de la población. Estos datos auguran un futuro positivo en el uso de este tipo de herramientas, no obstante todavía queda un largo camino por recorrer. Administraciones, entidades y profesionales del sector deben ponerse de acuerdo para iniciar un proceso de regulación y desarrollar soluciones todavía más eficientes.

Algunos expertos del sector, como el médico José Luis de la Serna, afirman que “en un futuro próximo los médicos nos recetarán apps”, así que sólo queda esperar. De momento ya existen iniciativas como Mobile Health Global, un portal especializado que ofrece una selección de soluciones móviles de salud divididas por patologías o áreas de interés.