Las ventajas serán permanentes para algunos colectivos

Bankia ofrece seis meses sin comisiones para captar nuevos clientes

El Presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, tras su visita a una oficina de la entidad en la calle Pintor Gisbert. EFEArchivo
El Presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, tras su visita a una oficina de la entidad en la calle Pintor Gisbert. EFE/Archivo EFE

Por primera vez desde su nacionalización, Bankia lanza una ofensiva general para captar clientes particulares. Tras las campañas destinadas a mejorar su deteriorara imagen, defendiendo unos nuevos principios, la mayor entidad financiera nacionalizada de España busca recuperar terreno comercial.

La entidad ya venía apuntando su estrategia en los últimos meses eximiendo de comisiones a determinados colectivos, entre los que destacan jóvenes y jubilados, como gancho comercial con el que contener al menos la sangría de clientes que viene sufriendo en los últimos años.

La entidad ha diseñado ahora el llamado “Pack Bienvenida”, que básicamente extiende esta gratuidad de servicios a todos los nuevos clientes durante los primeros seis meses, con la idea de que una vez que el público general vuelva a acercarse a Bankia y “pruebe sin compromiso” sus servicios, termine quedándose.

Aunque la campaña nace sin una previsión concreta sobre el número de personas que la entidad podría terminar atrayendo, el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, ya avanzó su aspiración de que, a velocidad crucero, Bankia capte unos 20.000 nuevos clientes al mes. Es decir, 240.000 nuevo usuarios al año.

El nuevo “Pack Bienvenida” se perfila como un instrumento clave de cara a este objetivo ya que la entidad está captando actualmente cerca de la mitad, entre 12.000 y 13.000 clientes al mes, según fuentes de la propia firma. Actualmente tiene cerca de siete millones.

Bajo el lema “te estamos esperando, tú decides cuándo”, la campaña supone que los clientes que inicien su relación con Bankia no pagarán comisiones de mantenimiento o administración por su cuenta, tampoco por una tarjeta de débito, o por transferencias de hasta 3.000 euros de carácter nacional o europeo que se realicen de forma telemática.

Estas condiciones, que ya se ofrecen a los colectivos beneficiarios del “Programa Sin Comisiones de Bankia” expiran teóricamente a los seis meses pero serán permanentes para los clientes que cumplan las condiciones requeridas para dicho programa. De momento, estas ventajas se dirigen a menores de 18 años; jóvenes de entre 18 y 26 años que acepten una correspondencia exclusiva por internet; clientes con ingresos domiciliados que contraten al menos un producto adicional (seguro, plan de pensiones, tarjeta de crédito...) o que cuenten con al menos 30.000 euros en la entidad, así como a mayores de 65 años que domicilien su pensión y un recibo.

Los clientes que cuenten con unos recursos en el banco superiores a 75.000 euros también podrán acceder al programa aunque no tenga ingresos domiciliados, al igual que aquellos con al menos 1.000 acciones de Bankia depositadas en la entidad.

“Nuestro objetivo es que nos prueben aquellos que no trabajan con nosotros y que vean que, con una mínima vinculación, pueden acceder a una atención muy profesional y que se adapta a las necesidades de cada cliente, sin que por ello tengan que pagar comisiones en los servicios y productos más habituales”, avanza el director corporativo de Banca de Particulares, Fernando Sobrini.

Otro ojo en las pymes

En paralelo, como ya adelantó Gorigolzarri la pasada semana, la hoja de ruta de Bankia tiene como una de sus prioridades “dar un empujón en el crédito a pymes”, mercado en el que el banco aspira a ganar 100 puntos básicos de cuota de mercado hasta 2016 apoyándose en parte en la batería de nuevas medidas anunciadas por el Banco Central Europeo.

Así, tanto pymes como autónomos estarán también exentos de comisiones si domicilian el pago de impuestos o sus seguros sociales y cumplen algunos requisitos como abonar las nóminas a través de Bankia o facturar más de 1.000 euros con una terminal de punto de venta (TPV).

La nueva apuesta comercial de la nacionalizada, que irá acompañada de su correspondiente campaña publicitaria, busca retomar el pulso del negocio y poner en valor una entidad de la que el Estado aún conserva un 60,9% que tiene vía libre para seguir vendiendo.

Prueba y error con seis modelos de oficinas

La transformación comercial que ha puesto en marcha Bankia pasa también por remodelar el tipo de trato que se ofrece a la clientela. Presionada además por el cierre de oficinas que impuso Bruselas a cambio de un rescate de 22.400 millones de euros, la entidad viene incentivando el uso de operaciones telemáticas y ha ido probando hasta seis modelos diferentes de oficinas especializadas entre las que finalmente han seleccionado dos, aparte de las tradicionales, que extenderá por su utilidad. Una es la denominada oficina ágil, con horario de mañana y tarde, que absorbe las transacciones más comunes de cada zona. Bankia cuenta ya con 73 operativas y aspiran a elevarlas a 125 a final de año. Las otras, conocidas internamente como “perimetrales”, son su complemento, es decir, aquellas sucursales que, liberadas de la carga diaria, se reenfocan al trato personal y al negocio.