La CNMC fija los precios definitivos de la fibra óptica compartida en los edificios

Vodafone y Orange accederán a la red de fibra de Telefónica al mismo precio que Jazztel

Instalación de fibra óptica.
Instalación de fibra óptica. Reuters

El escenario de la fibra óptica se aclara un poco más en España. Así, la CNMC ha decidido fijar los precios definitivos a los que Vodafone y Orange accederán al último tramo de la red de fibra óptica de Telefónica, el que transcurre por el interior de los edificios. En un comunicado, la autoridad reguladora ha determinado que “los dos operadores alternativos accederán al último tramo de la red de Telefónica con los mismos precios que Jazztel”.

La CNMC ha indicado que esto supone una rebaja media del 34% respecto a las tarifas inicialmente propuestas por Telefónica. De igual forma, ha señalado que los precios definitivos se aplicarán con carácter retroactivo.

En el caso de las acometidas, el último tramo que conecta la vertical con el hogar de los usuarios, la CNMC ha aprobado unos precios un 6,15% inferiores a los acordados entre Jazztel y Telefónica. “Esta reducción se ha impuesto para tomar en consideración la depreciación media de las acometidas de fibra instaladas”, ha explicado el regulador.

En este contexto, la CNMC ha recordado que en octubre de 2012, Telefónica y Jazztel firmaron un acuerdo para el despliegue conjunto de redes de fibra óptica, por el que se comprometían a compartir el último tramo de la red en tres millones de viviendas. En marzo de 2013, Orange y Vodafone también pactaron un despliegue conjunto de fibra óptica, pero usando el último tramo de la red de Telefónica instalado en los edificios. El regulador ha indicado que para facilitar la planificación y el despliegue, la CMT (que posteriormente se integró en la nueva CNMC) fijó en julio de 2013 unos precios cautelares para el acceso a las verticales de Telefónica.

Ahora, la CNMC ha acordado en una resolución del consejo del 18 de junio de 2014 que los precios fijados en el acuerdo Telefónica-Jazztel son "razonables y deben aplicarse también para el acceso a estas infraestructuras por parte de Orange y Vodafone".

Según datos de la CNMC, a finales del primer trimestre de 2014 había 7,35 millones de accesos de FTTH instalados, de los que el 83% pertenece a Telefónica. Algo más de 745.000 líneas de FTTH estaban en servicio, el doble que el año anterior.

El regulador ha explicado que el acceso a la fibra óptica en el interior de los edificios es un cuello de botella para los operadores que despliegan nuevas redes. “El primer operador que tiende fibra en un edificio podría convertirse en el único y monopolizar el servicio prestado sobre la fibra óptica”, ha indicado la CNMC, añadiendo que “por eso el regulador impuso la obligación simétrica de que el primer operador en acceder a un edificio debía atender las solicitudes razonables de acceso de otros operadores y ofrecer el acceso al último tramo de la red de fibra óptica a precios razonables”.