La reforma fiscal de Montoro

Una rebaja media en el IRPF del 12,5% para 20 millones de trabajadores

El tipo mínimo del IRPF bajará del 24,75% al 20% en 2015 y al 19% en 2016

El tipo máximo se situará en el 47% el próximo año frente al 52% vigente

Las rentas muy bajas y las muy elevadas serán las principales beneficadas de la reforma

Una rebaja media en el IRPF del 12,5% para 20 millones de trabajadores Ampliar foto

"Ha llegado la hora de bajar impuestos”. Por primera vez desde que se inició la legislatura a finales de 2011, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pudo anunciar lo que prometió durante la campaña electoral. El Consejo de Ministros presentó el viernes la reforma fiscal con la que ha estado trabajando el Gobierno en el último año. Incluye rebajas en el IRPF y el impuesto sobre sociedades y, en cambio, no incorpora ninguna de las recomendaciones en sentido contrario de Bruselas o de la comisión de expertos que elaboró un informe por orden de Hacienda.

De hecho, la reforma presentada ayer tampoco incluye, de momento, lo anunciado por el Gobierno en el Programa de Estabilidad. “El Gobierno estudiará diversas alternativas, entre otras posibles, la imposición sobre la propiedad, la imposición medioambiental con el menor impacto posible en la competitividad, mecanismos de pago por uso de servicios, el incremento de los impuestos por uso frente a los que gravan la transmisión de la propiedad o la imposición sobre el sector financiero en el marco armonizado de la UE”. Ninguna de estas medidas se ha incorporado en la reforma presentada ayer. Sin embargo, queda pendiente la reforma del sistema de financiación autonómico que modificará tributos regionales y locales. En cualquier caso, Montoro alegó que la recuperación económica está incrementando los ingresos tributarios y justificó que ello permite reducir ahora los impuestos.

El Gobierno no incluya ninguna de las subidas fiscales que sugirió en el Programa de Estabilidad

El cambio más relevante y que afectará en sentido positivo a los bolsillos de los españoles es la reforma del impuesto sobre la renta, un tributo que el Ejecutivo elevó al inicio de la legislatura. Según los datos que facilitó el Gobierno –que no dio todos los detalles– a partir de enero del próximo año, 20 millones de contribuyentes verán reducidas las retenciones que les aplica su empresa en la nómina cada mes. Montoro destacó que los contribuyentes mileuristas que ganan 12.000 euros brutos al año dejarán de tributar, lo que beneficiará a 1,6 millones de contribuyentes. Actualmente, aquellos que ganan en torno a 11.200 euros tampoco pagan por IRPF.

Las claves del IRPF que viene

Tipos y tramos
El número de tramos pasa de siete a cinco. El tipo mínimo bajará del 24,75% al 20% en 2015 y al 19% en 2016. El gravamen máximo del 52% quedará en el 47% el próximo año y bajará hasta el 45% el siguiente.

Exenciones
Los contribuyentes que ganen menos de 12.000 euros no tributarán por IRPF. Se incrementan los mínimos personales y familiares.

Comunidades autónomas
La reforma no afecta a la parte autonómica del impuesto. Las comunidades tienen competencia sobre el 50% del impuesto sobre la renta.

El Ejecutivo señala que la reducción media de la presión fiscal en el impuesto sobre la renta bajará un 8,06% en 2014 respecto al año anterior, porcentaje que aumentará hasta el 12,5% en 2016, cuando entrará en vigor la segunda fase de la reforma. El ministro de Hacienda hizo hincapié en que la rebaja media en los dos próximos años para las rentas inferiores a 24.000 euros será del 23,47%. Y para aquellos que no sobrepasan los 18.000 euros alcanzará el 31,06%. Hacienda no facilitó información sobre cuál será la reducción para las rentas muy elevadas (por encima de 300.000 euros) y todo apunta a que el porcentaje de rebaja fiscal será mayor que para las rentas medias y medias-altas. Ello es así porque los sueldos muy elevados sufrieron el mayor incremento fiscal al inicio de la legislatura, cuando el Ejecutivo aumentó entre 0,75 y siete puntos los tipos del IRPF.

Actualmente, el IRPF tiene siete tramos con tipos impositivos que van del 24,75% para los primeros 17.700 euros de renta hasta el 52% a partir de 300.000 euros. En el nuevo impuesto se reducirán los tramos actuales de siete a cinco. En 2015, el tipo mínimo será del 20% y se aplicará sobre los primeros 12.450 euros de base imponible (ver gráfico). El segundo tramo será entre 12.450 euros y 20.200 euros con un tipo del 24%. El tercero irá hasta los 35.200 euros y el gravamen será del 31%. El cuarto tramo, entre 35.200 euros y 60.000 euros, tributará al 39%. A partir de ese nivel se aplicará un gravamen del 47%.

En el año 2016, se reducirán nuevamente los tipos, de tal forma que el gravamen mínimo se quedará definitivamente en el 19%y el máximo en el 45%. Esto significa que el tipo superior vigente del 52% se rebajará en siete puntos y el mínimo en 5,75 puntos (del 24,75% al 19%). Otra diferencia importante es que el gravamen máximo del 45% se aplicará a partir de los 60.000 euros frente a los 300.000 actuales. Y el tipo mínimo regirá hasta los 12.250 euros en lugar de los 17.700 euros vigentes. En términos generales, la rebaja fiscal beneficia especialmente a las rentas muy bajas y a las muy altas.

En cualquier caso, será el próximo lunes cuando el Ejecutivo publique el borrador de la reforma, cuando se dispondrá de todos los elementos para realizar análisis más detallados. De hecho, los tipos y tramos en el impuesto solo son uno de los elementos que determinan la factura tributaria. Juegan un papel muy relevante los mínimos exentos y familiares, que son la parte de renta que queda libre de tributación al entender que se destina a cubrir necesidades básicas de los contribuyentes. El mínimo por el primer hijo se sitúa hoy en 1.836 euros y pasará a 2.400 euros. El aumento también se registrará para segundos y ulteriores hijos. Cuando el vástago sea menor de tres años, se aplicará una exención adicional de 2.244 euros que pasará en 2015 a 2.800 euros. También se incrementarán los mínimos por ascendientes a cargo.

Por otra parte, la ley vigente contempla una ayuda de 1.200 euros para las madres trabajadoras, que cobrarán al nacer el hijo. Este incentivo se mantiene y se ampliará a otras situaciones como son el caso de familias con hijos dependientes, con discapacidad o familias numerosas. El importe de 1.200 euros es acumulable para cada una de las situaciones familiares. Es decir, una madre que tenga un hijo cobrará siempre 1.200 euros y si tiene una discapacidad recibirá otra paga por el mismo importe. El Ejecutivo no dio detalles de otras modificaciones que afectan a la cuota del IRPF. Actualmente, todo contribuyente cuenta con un mínimo personal de 5.151 euros, un importe que variará. Por otra parte, todo asalariado tiene derecho a una reducción de 2.652 euros en la base imponible del impuesto. El Ejecutivo también modificará esta variable que tiene un peso relevante a la hora de determinar el tipo de retención que sufren los contribuyentes.

El ministro de Hacienda aseguró que el coste neto de la reforma del IRPF coincide con las previsiones incluidas en el programa de estabilidad remitido a Bruselas y que ascendía a 2.169 millones en 2015 y 2.291 millones en 2016. Sin embargo, en ese mismo texto aparecían incrementos fiscales de impuestos especiales y medioambientales por un importe de 1.076 millones para el próximo año y que no se encuentran en la reforma tributaria presentada el viernes. Según los cálculos del Ejecutivo, las modificaciones presentadas incrementarán el PIB en un 0,55% en 2015 y 2016.

La reducción fiscal también beneficia a los autónomos que tributan por el impuesto sobre la renta. Si bien Montoro no lo detalló, el Ejecutivo rebajará el tipo de retención del 21% que sufren hoy los trabajadores por cuenta propia. Supone un porcentaje muy elevado si se tiene en cuenta que antes de septiembre de 2012 aplicaban un 15%. En principio, la idea del Gobierno es rebajar la retención con carácter general hasta el 19% y, además, se fijará un gravamen inferior para los autónomos con menor renta.

El borrador del Ejecutivo con el detalle de todas las medidas se publicará el lunes en la web del Ministerio de Hacienda, que recibirá durante los siguientes quince días propuestas de modificaciones. El siguiente paso será la aprobación por parte del Consejo de Ministros de un anteproyecto de ley que será remitido al Congreso de los Diputados. Se prevé una tramitación relativamente larga y será previsiblemente en otoño cuando la ley sea aprobada. Su entrada en vigor se llevará a cabo por fases, aunque la reducción en el IRPF ya se notará a partir de enero del próximo ejercicio.