Curiosidades de la proclamación

Pau Gasol, Froilán y muchos 'selfies'

Preparativos para la coronación en el exterior del Congreso. Ver fotogalería
Preparativos para la coronación en el exterior del Congreso. EFE

Sus señorías diputados y senadores están muy acostumbrados al protocolo así como a estar en el hemiciclo del Congreso pero hoy parecían niños zapatos nuevos. Uno podría asegurar, sin temor a equivocarse, que no quedó uno solo sin hacerse una foto. Solos o en grupo. Allí donde se miraba había alguien en un escaño haciendo un selfie (autofotos con el móvil), con la corona y el cetro que esperaban al Rey de fondo.

Nadie se ha querido perder la ocasión de inmortalizar o inmortalizarse asistiendo a la proclamación de Felipe VI en el Congreso. Tampoco los pocos invitados que asistieron al evento. Y fueron pocos porque un problema evidente de espacio en el hemiciclo limitó al máximo el número de asistentes.

Las tribunas de invitados se llenaron en seguida con autoridades. Al lado de los periodistas --divididos en los extremos-- se situaron los secretarios de Estado de todos los Ministerios, quienes dejaron sitio en la primera fila a la familia de la Reina Letizia. Los primeros en llegar fueron su madre, Paloma Rocasolano y su abuelo materno que no cesaron de sonreír amablemente. Y apenas unos segundos antes de que llegaran los nuevos monarcas se incorporaron el padre de la Reina, Jesús Ortiz, su actual mujer, Ana Togores, y su abuela paterna, Menchu del Valle.

En el tramo siguiente de la tribuna se situaron todos los presidentes autonómicos, los tres ex presidentes del Gobierno --que llegaron juntos y a última hora-- y los expresidentes del Congreso y del Senado, entre los que destacó Esperanza Aguirre con un llamativo vestido verde. Ellos dejaron dos asientos conjuntos al fondo de la tribuna que fueron objeto de todas las miradas porque estaban ocupados por el conocido jugador de baloncesto, Pau Gasol --íntimo amigo de los monarcas-- y el hijo de la infanta Elenta, Felipe Juan Froilán, con serio semblante durante toda la ceremonia.

Finalmente, se sentaron los representantes del mundo socioeconómico, los líderes patronales de CEOE, Juan Rosell y de Cepyme, Jesús Terciado y los responsables sindicales de UGT, Cándido Méndez y el secretario de Organización y Comunicación de CC OO, Fernando Lezcano. Todos ellos no cesaron de conversar entre ellos y hacerse fotos animadamente.

Los invitados estaban siguiendo por unas pantallas gigantes la imposición a Felipe VI del fajín de capitán general, momento en el cual se ha producido una gran y espontanea ovación, para en seguida volver con las sesiones fotográficas.

Momentos antes de la llegada del Rey el ambiente era sumamente festivo y relajado en el hemiciclo. Pero la entrada de los monarcas en la Cámara Baja ha silenciado bruscamente a los asistentes, que han recibido a toda la familia real con una cerrada y sonora ovación.

Durante toda la intervención de Felipe VI, sus hijas, la ya Princesa de Asturias y la infanta Sofía, han lanzado miradas de curiosidad hacia los presentes y han hecho varias comentarios entre ellas y con su madre, que no ha cesado de pedirles discretamente que atendieran en silencio al discurso de su padre. El momento más distendido ha sido cuando las niñas han visto en la tribuna a su abuela materna, Paloma Rocasolano, a la que han lanzado numerosas sonrisas cómplices.

Al terminar el discurso, la Reina Letizia y el Rey se han fundido en un cariñoso apretón de manos, que ha precedido a más muestras de afecto entre ellos.

Preparativos

Antes de que todo esto ocurriera, alrededor de las 8.30 horas un grupo de guardias civiles han escoltado hasta el Congreso de los Diputados la Corona y el Cetro reales, con los que Felipe VI jurará la Constitución como nuevo Rey de España.

El centro de la capital estaba marcado por la fortísima presencia policial y por los preparativos de última hora. Por las calles prácticamente solo se veían agentes uniformados colocando vallas con la bandera de España y militares de uniforme buscando un lugar para desayunar. 

Las señoras de la limpieza pasaban la aspiradora por la alfombra roja por la que pisarán los invitados, los efectivos sanitarios introducían en el palacio una camilla con la que atender una eventual emergencia.

Cerca del Congreso, junto al hotel Ritz, hay instalado un hospital de campaña, reforzado por decenas de unidades del Samur-Protección Civil que se encuentran ya desplegadas por el perímetro del recorrido.

En la carrera de San Jerónimo, mientras se veía llegar a las compañías del Ejército algunos diputados de CiU se hacían fotografías en una calle engalanada con banderas de España y maceteros de petunias blancas y de colores, como el resto de vías que recorrerán Felipe VI y la Reina Letizia.