Tras la fusión de IDC Salud y Quirón

Radiografía a la sanidad privada

Fusiones de hospitales, subida del IVA sanitario, control de precios

en las primas... El sector se enfrenta a numerosos retos

Radiografía a la sanidad privada

El sector sanitario privado está en ebullición. IDC Salud y Quirón se fusionan en el que será el primer grupo hospitalario del país, las aseguradoras siguen captando nuevos clientes, la subida del IVA sanitario afectará a las empresas del sector y los conciertos con la pública están en revisión... Hay una gran cantidad de frentes abiertos que afectan a esta actividad.

Resultados en salud. El pasado martes, la Fundación IDIS (Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad), el lobby que agrupa a clínicas y aseguradoras, presentaba su Informe Resa 2014, sobre los resultados en salud de la sanidad privada, como forma de poner en valor su trabajo asistencial. Según este estudio, por ejemplo, el tiempo de espera para conseguir cita con el ginecólogo en la sanidad privada en España está en torno a las dos semanas de media, 14,7 días, casi 10 veces menos que en la sanidad pública, donde se situó en 106 días de media en 2013, según datos del Ministerio de Sanidad. En los casos de las consultas más frecuentes a especialistas (oftalmología, dermatología, traumatología o ginecología), la cita tarda entre 10,5 y 14,5 días, frente a una horquilla de 63 a 106 jornadas (en ginecología) en la pública.

El volumen de primas y de asegurados continúa en ascenso en 2014

El mercado de los seguros de salud sigue en crecimiento constante. En el primer trimestre del año, según datos del instituto ICEA, el ascenso del volumen de primas fue de un 3,2%, hasta alcanzar los 1.794 millones de euros. 2013 había concluido también con un ascenso, del 2% y 6.898 millones en primas. En la póliza más habitual, la de asistencia sanitaria, el número de asegurados coincidió con un alza de un 2,4% en los primeros tres meses del ejercicio. En coberturas individuales, el mercado llega a 7,1 millones de personas, a las que hay que añadir otros 3,4 millones con un seguro colectivo (mayoritariamente de empresas).

A diferencia del sector hospitalario, existe una gran concentración en el de las aseguradoras. Los cinco primeros grupos cuentan con una cuota del 70,5%. Mutua Madrileña (principalmente gracias a SegurCaixa Adeslas) lidera el mercado (27,8% de cuota), seguido de Sanitas, Asisa, DKV y Mapfre.

En el informe también se han analizado los datos de más de 75.000 intervenciones realizadas a lo largo de 2013, para concluir que la demora para someterse a una cirugía programada es de 32 días, un día menos que el año anterior y hasta un tercio de lo que se tarda en la sanidad pública, donde la lista de espera a 31 de diciembre estaba en 98 días de media. Otro buen síntoma para estas clínicas se da en la tasa de reingreso de los pacientes a los 30 días del alta, que es del 4,7%.

En enfermedades graves, como el cáncer, y siempre según este estudio del propio sector, la sanidad privada tarda 15 días de media desde que se diagnostica un tumor hasta que comienza su tratamiento. Respecto a las urgencias, la primera asistencia con el facultativo es menor a 15 minutos, en base a datos de dos millones de consultas.

Concentración del sector. La fusión entre Quirón e IDC (antiguo Capio) originará un grupo con una facturación de más de 1.000 millones y 40 centros hospitalarios en España. Es el último ejemplo de los movimientos continuos en el sector hacia una mayor concentración. Y parece que no van a parar, sobre todo con absorciones de clínicas independientes, según los expertos.

El principal problema con el que se han encontrado las clínicas privadas es el incremento de costes sanitarios, a la vez que la presión en precios de las aseguradoras no disminuye por la necesidad de ofrecer rebajas en las primas. En España, el 53% de los hospitales son privados y el 32% de las camas hospitalarias también, según IDIS. Por número de camas, la Orden de San Juan de Dios sigue liderando el mercado, seguido por el nuevo grupo fusionado y, tras ellos, las Hermanas Hospitalarias, Asisa y Vithas.

La cifra

9.821 millones de facturación de los hospitales privados, 6.125 millones de los no benéficos. Gestionan 452 hospitales y el 32% del total de camas.

¿Y lo público? Los límites entre la sanidad pública y la gestión privada se han ido diluyendo. Grupos como IDC, Sanitas, Ribera Salud o Asisa han entrado en la gestión de diversos centros en diferentes comunidades autónomas, una senda por la que han caminado varios Gobiernos regionales. Aun así, los tribunales pararon la privatización de seis hospitales en Madrid (PP). Desde el sector se reconoce privadamente que la marea verde (manifestaciones de los profesionales contra la privatización) ha provocado un daño a esta tendencia.

Otro dato: el 83% de los asegurados con pólizas privadas utiliza en alguna medida la sanidad pública, según el Barómetro de la sanidad privada 2014, realizado por IDIS. Además, el sector público destinó en 2011 (última cifra) 7.595 millones de euros a la colaboración privada, valor que fue exponencialmente en aumento hasta 2008. Desde ese máximo, la cuantía se ha mantenido prácticamente constante. Cataluña lidera este gasto con 2.450 millones, por su extendido modelo de conciertos.

La subida del IVA. Sobre el sector pende el hacha de la obligada subida del IVA sanitario, desde el tipo reducido al 21%, debido a una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Se verán afectados todos los productos excepto los de uso para personas con discapacidad y fármacos. Esto repercutirá en las cuentas de las clínicas, que deben soportar el alza en materiales médicos y en el gasto en equipos.

Manuel Vilches, director general de la Fundación IDIS: “La concentración de hospitales debe seguir creciendo”

Radiografía a la sanidad privada

Dirige el hospital Pardo de Aravaca de Nisa Hospitales. Además, Manuel Vilches es director general de la Fundación IDIS (lobby de aseguradoras y clínicas privadas). Este médico explica que el sector ha presentado resultados de eficiencia por un compromiso de transparencia: “Es necesario que la sociedad sepa cómo trabajamos. Queremos que los usuarios, los que pagan, sepan cómo lo hacemos”.

Pregunta. ¿Es necesaria una mayor concentración en el sector hospitalario?

respuesta. La teoría marca que sí. Lógicamente, esta concentración debería seguir aumentando. Estamos en un sector en el que las primas son claramente insuficientes, porque tiene a la sanidad pública como un competidor muy barato para los usuarios. Es una competencia muy seria, muy buena, de alta calidad, por lo que ha habido que bajar precios. Hay una clara insuficiencia de prima que se va extrapolando a los proveedores. El equilibrio se está alcanzando vía servicios.

P. ¿Cómo les afectará el alza del IVA sanitario?

r. De una manera muy grave, porque son 11 puntos de subida, desde el 10% al 21%. Habrá un número importante de hospitales que entrarán en un ebitda negativo por las compras de material sanitario, que no podemos repercutir.

P. ¿Y qué se puede hacer para no caer en quiebra?

r. Estamos negociando con las aseguradoras para que ese impacto se reparta, trabajando con la patronal Fenin y con la colaboración de Hacienda. Estamos esperando a que la revisión en Bruselas sea lo más razonable posible en los materiales a los que se tenga que aplicar. Hemos pedido que se trate de compensar ese efecto porque puede ser realmente duro.

P. Los pacientes siguen prefiriendo el sistema público en urgencias o enfermedades graves, según el Barómetro sanitario del ministerio. ¿Por qué?

r. No coincide con nuestros datos. Para opinar de algo hay que conocerlo. Nosotros preguntamos a usuarios de los dos modelos. Según nuestro barómetro, lo único que prefieren de la pública es la atención primaria, que es la forma habitual de acceder al sistema y a las recetas. En las enfermedades graves hemos tenido un cambio significativo en los últimos años. La sanidad privada ha hecho sus deberes y hay centros impresionantemente dotados.

P. ¿Qué le piden al Gobierno?

r. Receptividad, que cuenten con nosotros, que estamos dispuestos a apoyar para salir del problema de la sostenibilidad. También pedimos una deducción fiscal al seguro de salud. Los usuarios de la sanidad privada, que pagan de forma voluntaria, están generando un ahorro a las arcas públicas y lo único que reclamamos es un mínimo de reconocimiento. Lo tiene que decidir el Gobierno y no tenemos noticias, solo esperanzas.