Las seis mayores entidades ponen en marcha un fondo piloto

La banca salvará a Válvulas Arco y GAM con la capitalización de su deuda

Maquinaria de GAM
Maquinaria de GAM

La banca tiene listo ya su proyecto para lograr la viabilidad de empresas y evitar su liquidación a través de capitalizar su deuda. Es el conocido Proyecto Fénix. Los seis mayores bancos del país ya han encontrado cuatro empresas beneficiarias de este fondo piloto. Entre ellas, se encuentran Válvulas Arco y GAM.

Tras algún que otro retraso, y algún listado de empresas que al final no salió adelante, las seis principales entidades financieras españolas: Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular y Sabadell han conseguido unificar una previsible lista de empresas que engrosarán el fondo piloto en el que depositar las participaciones que obtengan a cambio de la deuda que actualmente mantienen con ellas.

Entre estas empresas se encuentran Válvulas Arco, una firma fundada en 1973 por José Ferrer, dedicada a inversiones de capital y tecnología punta. La compañía ha sido líder en el mercado nacional y europeo, y está considerada como una de las cinco primeras empresas del sector, gracias a la producción de más de 4 millones de válvulas mensuales.

Otra empresa que también entrará en este fondo piloto con el que se pretende evitar que acabe siendo liquidada es General de Alquiler de Maquinaria (GAM). Esta compañía asturiana dedicada al alquiler de maquinaria industrial estuvo a punto de desaparecer el pasado año, pero logró salir a flote, aunque a costa de apalancarse. Pese a ello, el objetivo de GAM es volver a crecer este año. GAM, de hecho, continúa reduciendo su endeudamiento neto, según datos de la compañía correspondientes al primer trimestre de este año. Durante este periodo su endeudamiento descendió un 22%.Así, su deuda senior se eleva a 203,7 millones de euros, frente a los 210 millones de cierre del pasado ejercicio.

Estas cifras se explican tras contar con una deuda financiera neta de 276,8 millones, de los que los préstamos convertibles participativos restan 63,3 millones y los bonos convertibles 9,8 millones. Pero no sólo ha reducido su endeudamiento, también sus pérdidas, que pasan de unos números rojos de 7,3 millones de euros en marzo del año precedente a los 5, 6 millones actuales.

Estas perspectivas tan positivas han sido decisivas para que la banca acreedora decida salvar a GAM.

La nueva ley de refinanciación y reestructuración de deuda empresarial aprobada en marzo por el Gobierno incentiva el hecho de que la banca canjee la deuda de empresas viables, pero con problemas en una participación en su capital. La idea de los bancos, no obstante, es captar nuevos inversores que aligeren el riesgo de estas participaciones que penalizan en su capital. Además, las entidades financieras consideran que su labor no es contar con participaciones empresariales, sino “hacer banca, es decir, dar créditos para proyectos”, explica un directivo de un banco.

La deuda empresarial total viva es en la actualidad de 688.000 millones de euros, de la cual un 20% está reestructurada y de ésta última, unos 100.000 millones es subestándar (al corriente de pago, pero con peligro de que entre en morosidad) o dudosa.

Los expertos aseguran que los plazos medios para alcanzar acuerdos de refinanciación en España son por lo general muy largos y se espera que el nuevo marco recorte tiempos para fomentar la viabilidad, evitar el bloqueo y minimizar impactos en la reputación e imagen de las empresas. El objetivo de la banca es salvar empresas de cierto tamaño. Como experiencia piloto pretenden iniciar la capitalización de la deuda de tres a seis empresas en los próximos días. El reto es lograr evitar la liquidación de unas 65.000 firmas.