Extrabajadores y empresas solicitan la medida

Varios acreedores piden la calificación de concurso culpable de Orizonia

Trabajadores de Orizonia durante una de las concentraciones que protagonizaron en Mallorca.
Trabajadores de Orizonia durante una de las concentraciones que protagonizaron en Mallorca.

Entre cinco y siete empresas acreedoras de Orizonia han solicitado la declaración de concurso culpable del grupo turístico. A estas solicitudes se le suma la petición de un grupo de extrabajadores, entre 100 y 300 según fuentes consultadas por este diario conocedoras del proceso, que también han requerido la calificación de concurso culpable.

El grupo turístico español, formado por 21 sociedades, se declaró en abril de 2013 en concurso de acreedores. El mes pasado el juez dictó la liquidación de la compañía, controlada por la sociedad de capital riesgo Carlyle, una de las mayores del mundo. El concurso de Orizonia, 5.000 empleados, es el mayor de una empresa turística española, con una deuda de 2.085 millones de euros, superior a la de Marsans (la empresa dirigida por Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual registró un pasivo de entre 600 y 700 millones).

Dentro del plan de liquidación aprobado por el juez la administración concursal estima que el importe recuperable por los acreedores asciende a solo 15,58 millones de euros.

Las solicitudes de declaración de concurso culpable han sido requeridas por acreedores en el periodo de alegaciones que recientemente ha finalizado. Ahora, en la fase de calificación del concurso, los administradores nombrados por el juez tendrán que valorar los argumentos esgrimidos por los acreedores y concluir una calificación del concurso de forma independiente. De acuerdo a fuentes jurídicas consultadas es posible que este periodo de valoración de los administradores finalice antes de agosto. Después, el fiscal y el juez tendrán que decidir en todo caso la calificación.

De calificarse como culpable los administradores de Orizonia afrontarían el embargo de bienes personales y su inhabilitación para ejercer cargos de administración en un plazo de hasta 15 años.

Los administradores concursales del grupo explican en su informe concursal que el origen del concurso de Orizonia se encuentra en el “fuerte apalancamiento financiero que se produjo a raíz de la adquisición de las acciones de Iberostar por parte de la hoy concursada IVH a mediados del año 2006”. El informe, como adelantó Cinco Días el mes pasado, señala que ya “antes de la situación de insolvencia del grupo se enajenaron los únicos activos materiales significativos del grupo (...) para amortizar parcialmente la financiación recibida”.

El informe añade que “solo una situación de extrema bonanza económica y de expansión del sector turístico hubiera permitido reducir el grave apalancamiento financiero que arrastraba el grupo desde la entrada de los nuevos accionistas”.