Para los que buscan disfrutar plenamente de la música
Pono Music, ya disponible el reproductor portátil de los audiófilos

Pono Music, ya disponible el reproductor portátil de los audiófilos

La alta fidelidad es algo que muchos usuarios buscan continuamente en los sistemas de sonido de sus casas para conseguir que tanto su música como sus películas suenen perfectas. Gracias a la tecnología móvil, smartphones y tablets podemos escuchar música en cualquier parte pero tenemos un problema que puede pasar desapercibido pero que resulta realmente importante. Se trata de la calidad de sonido, una calidad mermada por los formatos de compresión actuales y que Neil Young, con su reproductor Pono Music, pretende cambiar.

Pono Music ofrece un concepto muy similar al que utiliza Apple con iTunes. Básicamente, este reproductor está acompañado de una tienda online de descargas donde podremos comprar todo tipo de canciones y álbumes en alta fidelidad para llevarlos hasta nuestro reproductor y disfrutarlos en cualquier lugar. El precio de un álbum podrá variar entre los 15 y los 25 dólares, es decir, un precio medio de aproximadamente 18 euros. Pero, ¿cuál es la diferencia real entre el formato que ofrece Neil Young y un MP3 actual?

Por ejemplo, la calidad del CD se encuentra en 16 bit/44,1kHz, mientras que Pono Music alcanza un muestreo de alta calidad con una resolución de 24 bit/192kHz. Aparentemente, la diferencia es abismal, pero lo cierto es que la mayoría de usuarios no podemos diferenciar demsiado la calidad mucho más allá del CD, por lo que lo único que obtendremos con algo como Pono será archivos de mayor tamaño, aunque los verdaderos audiófilos sí que se percatarán.

Este reproductor cuenta con una capacidad de 128 GB, lo que nos permitirá almacenar entre 1.000 y 2.000 álbumes. Si os interesa, Pono Music ya está financiándose en Kickstarter, aunque en su primer día de vida ha superado con creces su objetivo de 900.000 dólares. Por ahora, el precio mínimo al que podemos encontrarlo en la plataforma de crowdfunding es de 300 dólares, unos 215 euros al cambio.

Normas