Aportó en garantía acciones de Zinkia

Castillejo debe tres millones a una fundación religiosa de la familia Oriol

José María Castillejo, en la salida a Bolsa de Zinkia.
José María Castillejo, en la salida a Bolsa de Zinkia.

En febrero de 2011 Zinkia, la productora creadora de Pocoyó, comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que su accionista mayoritario, Jomaca 98 –sociedad del presidente de Zinkia, José María Castillejo, con el 64,7%– había pignorado 5,4 millones de acciones de la compañía, el 22,4% del capital, “a favor de una entidad, en garantía de un préstamo”.

La compañía no precisó en su comunicado al regulador del mercado ni la cantidad prestada ni quién había prestado ese dinero. Ha habido que esperar a que las administraciones concursales de Zinkia y Jomaca se hicieran con la documentación necesaria para saber quién había prestado qué.

De acuerdo a la información que maneja la administración concursal de la sociedad de Castillejo, fue la Fundación Santamaría de los Peñones la entidad que prestó 2,5 millones de euros a la empresa creadora del popular personaje infantil. Además, según esa documentación, la fundación prestó otros 0,5 millones Jomaca 98.

Pero la fundación –ligada a la familia Oriol, emparentada con el presidente de Zinkia, de carácter religioso y con fines humanitarios– al tener acceso al listado de activos y pasivos de Jomaca 98 ha descubierto que en realidad la cantidad de acciones pignorada fue de cuatro millones, y no de 5,4 millones de títulos como Zinkia informó al mercado en 2011.

Fuentes consultadas por este diario, que forman parte de los acreedores de Jomaca 98, aseguran que la fundación se ha puesto en contacto con Bankinter, depositaria de las acciones de Zinkia propiedad de la sociedad de Castillejo, para notificar la prenda real constituida y si efectivamente la entidad financiera dispuso de la información de forma correcta.

Este diario no ha podido contactar con la Fundación Santa María de los Peñones para ampliar esta información. Desde Zinkia se excusó de momento no poder comentar estos hechos. Fuentes cercanas a la administración concursal de Jomaca 98 indicaron que debería ser la administración concursal de Zinkia la que esclareciera el asunto de la diferencia en la comunicación del número de acciones de la compañía pignoradas.

La fundación podía ejecutar las acciones pignoradas en febrero de 2014, cuando vencía el préstamo. Pero Jomaca 98 fue declarada en concurso de acreedores en diciembre de 2013 y Zinkia en abril –previamente había requerido amparo concursal solicitando preconcurso de acreedores, impidiendo la ejecución de garantías por parte de acreedores–. Si la Fundación Santamaría de los Peñones hubiese podido ejecutar las garantías otorgadas a cambio de los 2,5 millones de euros que prestó, en la actualidad sería uno de los principales accionistas de Zinkia, con cerca de un 20%.

Servicios de asesoramiento

Fuentes consultadas por Ep informaron que Jomaca 98 facturó a la productora 1,12 millones por servicios de asesoramiento entre 2008 y 2012.

Jomaca 98 emitió facturas a Zinkia por valor de 239.980 euros en 2008; de 187.195,27 euros en 2009; de 136.980 euros en 2010; de 403.160 euros en 2011 y de 158.961 euros en 2012. A ellas se suma otra emitida por importe de 312.500 euros por servicios de consultoría de la firma Armialda, perteneciente a Jomaca 98, en 2013, que se cerró con pérdidas como sociedad individual de 1,02 millones de euros.