LFP World Challenge

Abrir mercados a base de goles

La Liga de Fútbol Profesional y el ICEX se alían para extender la imagen de clubes

y empresas españolas presentes en países estratégicos.

Imagen del partido entre el Sevilla y el Selangor FA de Malasia
Imagen del partido entre el Sevilla y el Selangor FA de Malasia EFE

Como se puede comprobar durante estos días de Mundial, pocos deportes hay tan globales como el fútbol. Un lenguaje universal que rompe barreras y abre vías de intercambio cultural, económico y empresarial, siempre con el balón como principal hilo conductor.

En lo que respecta al fútbol de clubes, la Liga BBVA pasa por ser una de las competiciones más seguidas en todo el planeta, con una audiencia a nivel mundial estimada en 400 millones de espectadores. Pero el tirón exterior de la liga española tiene dos protagonistas indiscutibles: Real Madrid y Barcelona, que acaparan casi la totalidad de la cuota de mercado de los equipos españoles en el exterior. Con el objetivo de mejorar la imagen del resto de clubes, y al mismo tiempo aprovechar el gancho del fútbol para promocionar empresas españolas con intereses en el exterior, la Liga de Fútbol Profesional (LFP) ha creado la LFP World Challenge, una competición que llevará a equipos españoles a jugar partidos en Asia y América durante los meses que no haya competición oficial entre este verano y el de 2016. Todo con el apoyo del ICEX, el Consejo Superior de Deportes y hasta cuatro secretarías de Estado más.

“Teníamos mucha esperanza en la mezcla entre fútbol y oportunidad empresarial. Nunca se había hecho, y ha ido muy bien", afirma Ignacio Martínez Trujillo, director de la LFP World Challenge, después de que en el mes de mayo, Sevilla, Valencia y Villarreal inauguraran esta nueva competición. El equipo sevillano, con la vitola de campeón de la Europa League, jugó un partido en Bandung (Indonesia), y otro en Kuala Lumpur (Malasia). Valencia y Villarreal, por su parte, jugaron un torneo triangular en Hong Kong. "El fútbol español no había seguido hasta ahora una estrategia de internacionalización adecuada. Es de sentido común poner a los equipos de la mejor liga del mundo en el foco", explica Martínez Trujillo.

La noche anterior a cada partido, la organización celebra un encuentro gastronómico y empresarial, que reúne a clubes y empresarios, tanto españoles como locales. Entre los destinos que se plantean como prioritarios, se encuentran EEUU, México, Perú, Colombia o Venezuela, en la mayoría de casos, con partidos ante rivales locales.

Rumbo a EEUU

Los planes de la LFP pasan por llevar a los clubes históricos de la liga, en principio, sin contar Real Madrid y Barcelona, “las dos marcas que más venden en el deporte mundial”, según Martínez, quien dice no estar “obsesionado”por su presencia, si bien todavía no están descartados.

Abrir mercados a base de goles

Sí participará el campeón de liga, el Atlético de Madrid, que jugará en San Francisco (EE UU) y en México este verano. La primera cita, en la que se enfrentará a los San José Earthquakes, servirá también para celebrar un evento del ICEX en Silicon Valley, poniendo de relieve el carácter también empresarial de estas giras, tal y como sucedió en mayo: “Las primeras empresas que participan son las que están instaladas en los países y que intentan extenderse en esos mercados tan complicado: bancos, despachos de abogados o empresas pequeñas", detalla Martínez Trujillo, quien afirma que el proyecto está 100% autofinanciado y cuenta con el total respaldo de los clubes, que “renuncian a sus propias giras de verano".

Además, la LFP World Challenge ha sido declarado Acontecimiento de Excepcional Interés Público, lo que significa que las empresas colaboradoras pueden desgravarse hasta el 90% de su inversión. “Ya contamos con grandes empresas españolas, e incluso extranjeras nos preguntan cómo pueden colaborar", aunque en ese caso tendría que ser a través de la figura del patrocinio.

Relación fluída

La colaboración entre Liga y Gobierno se ha intensificado en los últimos años. Con la supervisión del Consejo Superior de Deportes, la LFP ha establecido un tope de gasto en salarios y fichajes para cada equipo con el fin de reducir la millonaria deuda con Hacienda, que asciende a unos 500 millones de euros. Los equipos también han tenido que llegar a acuerdos individuales con la Agencia Tributaria para establecer un calendario de pagos. Ahora, los clubes se preparan para un escenario nuevo: la venta centralizada de los derechos de televisión, algo inédito hasta la fecha, y que será obligatoria al figurar en la próxima Ley del Deporte, que ha venido retrasando su aprobación.

Una situación que no cuenta con todo el beneplácito de los dos clubes que más ingresan por este concepto: Real Madrid y Barcelona. “Estando todos juntos se trabaja mejor", considera Martínez Trujillo, quien pone como ejemplo la LFPWorld Challenge, y defiende el fútbol como un "agente de prmer orden en la economía, porque anima a otros muchos sectores". Un potencial que, desde ahora, Liga de Fútbol y el ICEX ponen al servicio del comercio exterior.

La LFP fija un nuevo ratio de deuda a los clubes

La Liga de Fútbol Profesional se reunió ayer en Asamblea General Extraordinaria, y anunció un acuerdo para establecer nuevos límites a la inscripción de jugadores, basado en deuda y los ingresos de los equipos. “Si un club tiene un nivel de deuda muy superior a su nivel de ingresos, si debe 10 e ingresa 0,5, es imposible que pueda cumplir con sus obligaciones a corto plazo. Ese club no podría pagar a sus jugadores o a la Agencia Tributaria”, afirmó el presidente de la LFP, Javier Tebas, en declaraciones recogidas por Efe. “Cuando se dan esas circunstancias no se les inscribiría en la competición”, afirmó. La LFP lo trasladará al Consejo Superior de Deportes y espera que entre en vigor este verano. El actual control económico fija un límite salarial y de gasto en fichajes según ingresos y gastos de cada club.