Son Oaktree, George Soros, Lone Star, Cerberus-Goldman Sachs, y Blackstone-TPG

El FROB preselecciona a cinco de los 12 postores para las hipotecas de CX

Sucursal de Catalunya Banc.
Sucursal de Catalunya Banc.

Cinco grandes consorcios de fondos han empezado ya a estudiar en profundidad la cartera de 6.500 millones de euros en hipotecas problemáticas de Catalunya Banc que la entidad nacionalizada quiere adjudicar al mejor postor antes de su subasta por parte del FROB, el fondo de rescate español.

Según han informado hoy a Efe fuentes financieras, en un primer momento doce grupos inversores extranjeros mostraron interés por hacerse con estos préstamos y de ellos se seleccionó a los cinco mejores: Oaktree, George Soros, Lone Star, Cerberus-Goldman Sachs, y Blackstone-TPG.

Todos ellos, los más generosos con sus propuestas, que iban de 3.000 a 3.500 millones, podrán obtener ahora más datos sobre la cartera puesta a la venta por la entidad y, en ocasiones, han ido buscando socios para apostar con más papeletas.

En una primera criba, el banco nacionalizado dejó fuera a algunos fondos que cuentan con una importante plataforma para gestionar sus hipotecas problemáticas y que ahora estarían dispuestos a acompañar a algunos de los inversores mejor posicionados.

De este modo, Oaktree ha recurrido al consorcio formado por Pimco-Marathon-Deutsche Bank y Finsolutia de cara a una eventual oferta final; mientras que el multimillonario Soros se ha aliado con Värde Partners, conocido en España por haber adquirido Aliseda, la inmobiliaria del Banco Popular.

Además, ha surgido un tercer pacto entre Lone Star y Apollo-Centerbridge, lo que anima aún más la subasta de las hipotecas de CatalunyaBanc.

En unos días, los cinco consorcios resultantes recibirán una comunicación formal en la que se detallan las condiciones finales de la puja, que deberá cerrarse a principios del próximo mes, siempre antes del 14 de julio, cuando el FROB espera recibir las ofertas de la banca por el conjunto de Catalunya Banc.

En cualquier caso, desde ya los cinco aspirantes a hacerse con la cartera de hipotecas del banco nacionalizado han comenzado a estudiarla en profundidad, ya que tienen acceso a lo que se conoce como “data room” ampliado.

Desde el FROB han declinado confirmar esta información, pero sí han insistido en que el objetivo es reducir el coste público que conllevará esta transacción. También han destacado la satisfacción por las ofertas recibidas inicialmente, al tiempo que han mostrado su confianza en que las vinculantes sean “incluso mejores”.