La compañía buscar elevar su base de inversores

Apple divide por siete su acción para hacerla más atractiva

Tim Cook, consejero delegado de Apple, durante la conferencia de desarrolladores de la compañía la semana pasada.
Tim Cook, consejero delegado de Apple, durante la conferencia de desarrolladores de la compañía la semana pasada.

Las acciones de Apple ejecutaron el esperado split de siete acciones nuevas por una antigua, anunciado por la compañía coincidiendo con la presentación de sus resultados trimestrales. Un movimiento con el que la empresa de Tim Cook espera hacer más atractivos sus títulos y ampliar su base de inversores. Es la cuarta vez que Apple hace un split de la acción.

Desde hoy, los inversores de uno de los valores estrella de Wall Street de los últimos años han visto multiplicar por siete el número de acciones que poseen, aunque el valor total de su inversión no ha variado. Como tampoco ha cambiado la capitalización de Apple, que se mantiene como la mayor compañía del mundo, con un valor bursátil de más de 565.000 millones de dólares. El fabricante del iPhone cerró el viernes a 647,5 dólares por título y arrancó a 92,5 dólares, un 85% más baratas. Las acciones han cerrado la jornada en 93,7 dólares tras subir un 1,6%.

Con el split, Apple responde a la presión de algunos inversores como Carl Icahn, que tiene más de 4.000 millones de dólares en acciones de la compañía, pero también busca llegar al inversor individual. De hecho, es la primera vez en cinco años que los títulos de Apple cotizan por debajo de los 100 dólares.

Según Hemerotek, con esta maniobra la compañía “logrará seguro aumentar su base de accionistas, pues el alto precio de sus títulos impedía su entrada en el índice Dow Jones 30, en el que las empresas tienen un peso proporcional al precio de la acción y no al valor de la empresa como el resto de índices bursátiles”. “Ahora Apple podrá entrar en ese selecto club y muchos fondos que replican el índice comprarán su acción”, añade.

La beligerancia de Icahn parece que también estuvo tras la aprobación por Apple en abril de un aumento del 8% del dividendo, así como una ampliación de su plan de recompra de acciones de 60.000 a 90.000 millones. Ahora, queda por ver cómo reaccionan los inversores y si ven potencial en la compañía. Se espera que la firma lance en octubre su primer reloj o pulsera inteligente, en su nueva apuesta declarada por el negocio de la salud, tras lanzar la aplicación Health la pasada semana durante la conferencia mundial de desarrolladores de la compañía. Los inversores también estarán pendientes de los movimientos de la empresa hacia el mundo de la domótica y de la música en streaming, tras comprar hace unas semanas Beats Electronics, uno de los principales fabricante de auriculares de alta gama del mundo, por 3.200 millones de dólares.