Cuenta ya con dos millones de productos disponibles

Wallapop da un giro radical al mercado de la segunda mano

Gerard Olivé, Agustín Gómez y Miguel Vicente, fundadores de Wallapop
Gerard Olivé, Agustín Gómez y Miguel Vicente, fundadores de Wallapop

La crisis ha impulsado el mercado de segunda mano en España y ya son más de 13,5 millones de españoles los que compran y venden este tipo de productos en la actualidad, según los datos que maneja Wallapop, una aplicación 100% móvil de comercio de segunda mano que permite al usuario vender productos y encontrar oportunidades. La idea de Wallapop no es nueva, pero sí su forma de enfocar el negocio. La start-up española pone el énfasis en hacer la compra-venta de objetos a escala local. Es decir, mediante el uso del móvil y la geolocalización, Wallapop es capaz de ofrecer al usuario los objetos de segunda mano que busca y que además tiene más cerca.

Por esta razón, la aplicación –que es gratuita tanto para compradores como para vendedores– presenta al usuario los productos ordenados por cercanía a su localización, y también categorizados por secciones: de Moda y Accesorios, Casa y Hogar, Deporte y Ocio, Niños y Bebés, Electrónica, Videojuegos, Libros, Películas y Música, Coches y Motos, y Otros.

“Al ser un producto geolocalizado, si una persona busca una bicicleta de segunda mano, al conectarse a la aplicación y buscar este artículo, le identificará las bicicletas que se vendan cerca de ella, para que puedan quedar con los vendedores para verla in situ, probarla y negociar antes de compra”, señala el cofundador y copresidente de la empresa, Miguel Vicente. Este añade que con esta fórmula “se favorecen los encuentros entre comprador y vendedor, se incrementan las oportunidades de negocio y se da un plus de seguridad”.

La compañía apuesta, por tanto, por un mercado de segunda mano exclusivamente móvil y donde los usuarios tratan directamente entre ellos, sin intermediarios. Fue fundada en octubre de 2013 por Agustín Gómez, Gerard Olivé (fundador de BeRepublic) y Miguel Vicente (también fundador de LetsBonus) y, tras ocho meses en marcha, ya ha alcanzado más de dos millones de descargas y cuenta con un catálogo de más de dos millones de productos.

Wallapop, que está disponible en las tiendas Google Play y App Store para usuarios de España, Inglaterra, Francia y Portugal, ha generado un mercado entre usuarios que registra transacciones por valor de más de 20 millones de euros al mes.

“En Wallapop cualquier persona puede poner a la venta un producto de forma instantánea, desde el móvil. El proceso es muy sencillo”, explica Vicente, que indica, además, que la app permite chatear a comprador y vendedor y realizar contraofertas.

Inversores

La start-up ha levantado 1,5 millones de euros de inversores de referencia, como Caixa Capital Risc, el fondo de capital riesgo Bonsai, Esade Ban y la red de business angels Antai, fundada por los citados Olive y Vicente, Marta González y Esade Ban. El proyecto también ha contado con el apoyo de Enisa y el Institut Català de Finances (ICF) y con una inversión de 1,3 millones de euros en espacio publicitario en los diferentes soportes que integran los tres grupos de comunicación (Godó, Zeta y Atresmedia) que participan a través de un modelo de media-for-equity. “Un formato cada vez más utilizado en España”, indica Vicente.

El emprendedor español destaca cómo la puesta en marcha de Wallapop ha resultado más fácil que la de la empresa de cupones Letsbonus en 2009. “La segunda vez que emprendes es más sencillo porque uno trae muchas lecciones aprendidas. Además, entonces había un déficit de capital riesgo muy importante en España, y ahora en cambio, el ecosistema está más sano que nunca y todos los proyectos buenos están encontrando financiación”.

Aunque Vicente no da datos de facturación y asegura que todo el esfuerzo lo están poniendo en hacer crecer el negocio en los países donde operan, se muestra convencido de que Wallapop va a ser un éxito. “La web se comió al papel en este negocio –los clasificados tradicionales– y ahora el móvil se comerá a la web”. Wallapop, con sede en Barcelona y un equipo de 25 personas, basa su negocio en la publicidad. “Aunque la app es gratis para el comprador y vendedor, si este quiere destacar su producto para venderlo antes debe pagar por ello”. El tiempo medio de venta de un artículo en Wallapop es inferior a los 15 días.