Masami Yamamoto, presidente de Fujitsu

“Continuaremos con inversiones en España”

La firma japonesa cuenta con una fábrica en Málaga y es fuerte en servicios financieros para los bancos españoles.

Avanza la apuesta inmediata de la empresa por el ‘big data’ y el internet de las cosas

“Continuaremos con inversiones en España”

Fujitsu está en plena reconversión para crecer. Ha dejado de ser solo un fabricante de semiconductores y supercomputadores para ofrecer ahora una amplia gama de productos y servicios bajo el lema de human centric innovation (o innovación centrada en las personas) y, sobre todo, en la conexión entre personas y máquinas. Así lo reconoció Masami Yamamoto, presidente del gigante japonés, en un encuentro con la prensa internacional en el Fujitsu Forum en Tokio.

“Ofrecemos soluciones tanto en software como en hardware. Pero no creemos que una compañía pueda crear un entorno tecnológico por sí sola. Tenemos que ser capaces de colaborar con los actores de la industria más importantes en el mundo. Esto significa que nuestra tecnología estará entre las mejores”. De hecho, la firma ya colabora en diferentes desarrollos junto a Cisco, Panasonic, SAP, Oracle, Microsoft e Intel.

Fujitsu continua siendo fuerte en supercomputación, por ejemplo con su nuevo modelo K, pero ahora la estrategia se enfoca en ofrecer soluciones para manejar el big data y ofrecer servicios en la nube.

Un plan para ganar un 70% más en cuatro años

En el Fujitsu Forum, Yamamoto sorprendió al público en su presentación comiendo lechuga de una bolsa envasada y cultivada por la compañía tecnológica, gracias a los avances de sus chips en campos e invernaderos. “Holanda es un ejemplo de incorporación de las nuevas tecnologías en sus cultivos. Creemos que hay un gran espacio para crecer en este área”, explicó. La agricultura es un negocio todavía anecdótico para la compañía, que sin embargo sigue diversificando sus ingresos. En los últimos dos años, Fujitsu ha estado llevando a cabo una reestructuración, dejando de centrarse solo en hardware, lo que permitió que volviera a beneficios (349 millones de euros) en 2014. La empresa invierte anualmente alrededor de 215 millones de euros en I+D, emplea a más de 160.000 personas en el mundo y el pasado año facturó 33.730 millones de euros, un 8,7% más que el ejercicio anterior. La pasada semana, Yamamoto desveló los planes de la compañía a medio plazo, que pasan por aumentar un 70% el beneficio de explotación, desde los 1.050 millones de 2013 hasta los 1.785 en 2016. “Ya casi hemos completado las grandes reformas estructurales”, reconoció. La principal división es la de soluciones tecnológicas, primordialmente para el sector público y servicios financieros.

“Estamos muy involucrados en el desarrollo del big data. La diferencia con otros es que ofrecemos tanto software como hardware e incluimos un gran conocimiento en los supercomputadores. Para las empresas es crucial cómo usas y analizas esos datos. Por eso hemos anunciado que vamos a tener más aplicaciones para el big data”, explicó este directivo nacido en 1954 y joven presidente para los estándares nipones.

“En los últimos años ha habido un gran cambio: el mundo y la gente está conectada y cada vez más cosas están conectadas a la red”, insistió como política que debe inspirar a la compañía. “Ya no se va a tratar solo del producto, si no de la conexión con otros”, aseguró. Y añadió: “A lo largo del mundo hay miles de nuevas soluciones relacionadas con el internet de las cosas. Para nuestra compañía, en el futuro inmediato, donde tenemos más ventaja es en las actividades de M2M (machine to machine). Estas aplicaciones van a emerger muy rápidamente y van a cambiar nuestro mundo. En cualquier momento cualquier persona puede saber dónde estás y lo que haces”.

En este encuentro también se refirió a Europa, que recordó que sigue creciendo en ingresos para la firma, y al mercado español: “Es importante resaltar que en España tenemos una fábrica en Málaga (de productos electrónicos). Además de esto, también prestamos apoyo a varios bancos españoles por medio de soluciones informáticas y financieras. En el pasado hemos invertido en España y continuaremos esta política de inversión en el mercado español, porque creemos que tiene valor”. Y eso a pesar de la dificultad de las empresas locales para invertir: “Aunque no podemos crear soluciones para la economía española en su totalidad, sí podemos trabajar con las compañías para aprender de los errores e incrementar su productividad”.

Además, se refirió a las prácticas de crecimiento de la firma creada por Jeff Bezos, competidor en servicios web: “La política de Amazon es una amenaza. Está buscando expandirse incluso a coste de no conseguir beneficios”.