Relevo en la Jefatura del Estado

El Príncipe reclama un gran pacto de Estado para superar la crisis

El Principe Felipe muestra un libro a la Princesa Letizia en el primer acto público tras la abdicación del Rey Juan Carlos
El Principe Felipe muestra un libro a la Princesa Letizia en el primer acto público tras la abdicación del Rey Juan Carlos

El Príncipe Felipe llamó ayer a las instituciones, agentes sociales y económicos, entidades y ciudadanos a anteponer el bien común a sus intereses particulares para superar la crisis que atraviesa el país y para “ampliar el campo de esperanza que se abre ante nosotros” e hizo una apelación a conocer y aprender del pasado porque “favorece que las sociedades avances con paso firme hacia el futuro”. Don Felipe pronunció estas palabras en el Monasterio de Leyre (Navarra), donde presidió la entrega del premio Príncipe de Viana de la Cultura, su primera declaración pública tras conocerse el lunes la intención de su padre de abdicar de la Corona.

En su discurso, admitió que el día de ayer tenía “una significación especial” tras la decisión tomada por don Juan Carlos. “De manera que las circunstancias llevan a que mis primeras palabras después del anuncio de su Majestad tengan lugar en esta querida tierra Navarra, uno de los solares originarios de nuestra patria española”, añadió.

Tras ello y “respetando el procedimiento parlamentario iniciado”, don Felipe expresó su “empeño y convicción” de dedicar todas sus fuerzas “con esperanza y con ilusión a la apasionante tarea de seguir sirviendo a los españoles, a nuestra querida España: una nación, una comunidad social y política unida y diversa que hunde sus raíces en una historia milenaria”.

Refiriéndose a la crisis, el Príncipe señaló que “en periodos de dificultades como los que atravesamos, la experiencia de tiempos pasados plasmada en la historia nos enseña que solo uniendo nuestros afanes, anteponiendo el bien común a los intereses particulares, e impulsando la iniciativa, la investigación y la creatividad de cada persona, lograremos avanzar hacia escenarios mejores”. Como no podía ser de otra manera, tuvo palabras de reconocimiento para el premiado, el historiador capuchino Tarsicio de Azcona, de quien destacó que es “un historiador completo que se ha valido de su gran experiencia docente para exponer de forma clara y atractiva las averiguaciones y conclusiones a las que llegó tras un estudio intenso de fuentes documentales originales”.

Homenaje empresarial al Rey

Por su parte, la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, deseó a los Príncipes de Asturias durante el acto de entrega del premio, “el máximo acierto, audacia y templanza para que la monarquía vuelva a contribuir a reforzar la convivencia, el bienestar y el progreso de los españoles”.

Y mientras en Navarra la expectación era máxima por esas primeras palabras pronunciadas por el Príncipe de Asturias tras el anuncio de la abdicación, don Juan Carlos recibía en Madrid un cálido homenaje del mundo empresarial en un acto con empresarios en el Palacio del Pardo, donde fue recibido y despedido con prolongadas ovaciones y con vivas al Rey, hasta el punto de que el monarca tuvo que improvisar unas palabras de agradecimiento.

“Muchas gracias, os lo digo de corazón y agradecimiento, muchas gracias por vuestra labor, seguid adelante, yo estaré siempre al lado vuestro”, manifestó el Rey después de escuchar durante varios minutos la larga ovación que, puestos en pie, le dedicaron los invitados al acabar la ceremonia.

En presencia del ministro de Economía, Luis de Guindos, don Juan Carlos acababa de entregar el I Premio Reino de España a la Trayectoria Empresarial al empresario vasco Enrique de Sendagorta Aramburu, fundador de la empresa de ingeniería Sener.

En el discurso con el que cerró el acto, recordó que durante su reinado, que acabará dentro de pocas semanas por su abdicación en favor de su hijo, puso todo su “empeño” en “apoyar el mayor progreso económico” de España, “impulsando la cultura empresarial con la vista puesta en el bien común y el interés general”.

Ya en clave política, CiU emitió ayer por la mañana un comunicado en el que anunció que hoy está previsto que el presidente de la Generalitat catalana y líder de CiU, Artur Mas y el secretario general de la federación, Josep Antoni Duran Lleida, mantengan una reunión en la que, salvo sorpresas, rubricarán la abstención de su formación en el Congreso a la ley de abdicación. El comunicado emitido por CiU indicó que la decisión definitiva se tomará en dicho encuentro, aunque el líder de Unió ya se expresó vía twitter. Anunció que como portavoz del grupo parlamentario, defenderá la abstención, la misma opción por la que se inclinó ayer en la dirección de CDC, con el visto bueno de Artur Mas.

Al explicar su posición, Duran aseguró que los nacionalistas han sido excluidos de este proceso, lo que consideró como un “error grave” de PP y PSOE, pues la sucesión del Rey es una cuestión de Estado en la que debían participar.

Sin embargo, fuentes de la dirección del PP aseguraron a Europa Press que los nacionalistas de CiU han estado puntualmente informados del procedimiento como el resto de formaciones desde que éste se puso en marcha, nada más conocerse la decisión de don Juan Carlos. Por un lado, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría habló con Duran para anunciarle el proyecto de ley antes de que el Consejo de Ministros lo aprobase, y después fue el Grupo Popular quien habló con su portavoz adjunto Josep Sánchez Llibre sobre el procedimiento de tramitación en el Congreso, pidiendo apoyo para la lectura única.

Por su parte, desde el PSOE, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, subrayó ayer su estricto respeto al imperio de la ley, ante el debate sobre la posibilidad de convocar un referéndum sobre la monarquía que han planteado los barones socialistas de Valencia, Cataluña, Baleares y Galicia. “Defiendo el Estado de derecho y la Constitución”, se limitó a afirmar cuando fue preguntada por este asunto.

Nuevas monedas de 1 y 2 euros a partir de 2015

La imagen del próximo Rey de España, Felipe VI, aparecerá en los reversos de las monedas de 1 y 2 euros a partir de 2015, una vez que el Tesoro Público ponga en marcha el proceso ante la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) para acuñar las nuevas monedas, según explicaron a Europa Press fuentes de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Las mismas fuentes señalaron que toda la emisión de monedas de España para este año ya está concedida por parte del BCE y la previsión ya está aprobada, por lo que los españoles deberán esperar al próximo año para tener en sus bolsillos las monedas con la imagen del futuro Rey, una vez que el BCE apruebe la nueva programación para el conjunto de los países de la Eurozona. Así, una vez que sendos organismos europeos den su visto bueno al cambio de las monedas, la Fábrica de Moneda y Timbre realizará una serie de bocetos con distintas alternativas.

Después de estudiarlas todas, una de ellas se convertirá definitivamente en la imagen que figurará en el reverso de las nuevas monedas. No obstante, estas monedas no serán las primeras en las que aparezca la imagen del Príncipe Felipe, ya que con motivo de su enlace matrimonial con Doña Letizia en 2004 ya se acuñó una moneda conmemorativa de 12 euros con la imagen de los Príncipes de Asturias. Por lo tanto, con la llegada del nuevo Rey, España cambia de jefe de Estado y con este relevo, también lo harán las monedas en las que ha figurado la efigie del rey Juan Carlos desde 1975, primero en las pesetas y después en las monedas de euro.

IU pide coordinar las acciones a favor de la República

Izquierda Unida hizo un llamamiento a coordinar sus actuaciones a todas las formaciones políticas que apoyan la celebración de un referéndum sobre la Monarquía tras el anuncio de abdicación del rey Juan Carlos.

“Porque es la hora de la democracia. ¿Nos vemos mañana para coordinar #ReferéndumYa?”, difundió IU a través de su cuenta oficial en la red social Twitter dirigiéndose a partidos como Podemos, Equo, Chunta Aragonesista o las Juventudes Socialistas.

El martes la Ejecutiva Federal de IU ya aprobó una resolución en la que animaba al conjunto de la sociedad, organizaciones sociales y fuerzas políticas a movilizarse de forma “masiva y pacífica” para exigir la celebración de un referéndum en el que los ciudadanos puedan decidir entre Monarquía o República.

A su juicio, “los derechos de sangre” no pueden estar por encima del derecho de los ciudadanos a elegir el modelo de Estado que deseen, y en este contexto se enmarca también la manifestación convocada este sábado en Madrid por la Junta Estatal Republicana (JER), de la que IU forma parte junto a más de medio centenar de formaciones, asociaciones o ateneos. En su mensaje, IU se ha dirigido a Podemos, Equo, CHA, JSE, Compromís, ICV, Anova, ERC, Primavera Andaluza, Espazo, Batzarre, todas ellas organizaciones que adelantaron su exigencia de convocatoria de un referéndum para elegir el modelo de Estado. Pocos minutos después, Batzarre y Equo contestaron al llamamiento de Izquierda Unida mostrando su disposición a reunirse para coordinar actuaciones.