Su panel ofrece una calidad HD y es tipo SuperAMOLED
Samsung Galaxy W

El Samsung Galaxy W con pantalla de 7 pulgadas ya es oficial

Este curioso dispositivo llega sin tener muy claro en que gama de producto se situará. Debido a su pantalla de siete pulgadas, el Samsung Galaxy W es un modelo que se puede pensar que es un phablet o, directamente, que es un tablet en toda regla. Independientemente de esto, lo cierto es que el dispositivo ya es totalmente oficial.

Este modelo, como hemos indicado, tiene una pantalla de 7 pulgadas y no está exenta de calidad, ya que la resolución que ofrece alcanza la calidad HD (720p). De esta forma, las imágenes se representan con una buena definición y, además, como el tipo de panel es SuperAMOLED (desarrollado por la propia Samsung), se espera que en lo referente al consumo y gestión de los colores no exista problema alguno.

El modelo en concreto tiene la siguiente nomenclatura interna: SM-T2558, por lo que se detecta que en un primer momento este terminal llegará a Corea, esperando que posteriormente se pueda lanzar en otras regiones. Además, hay otro indicativo que muestra que el objetivo en un primer momento es el país asiático, como es la compatibilidad con redes LTE-A. Esta es una conexión más rápida que la 4G que existe en nuestro país, y que en Corea ya se comenzó a desplegar hace un tiempo. Por lo tanto, lo que está claro es que el Samsung Galaxy W es muy rápido a la hora de estar conectado en condiciones de movilidad.

Otros detalles del hardware que incluye

Evidentemente el Samsung Galaxy W es algo más que una pantalla, y en el apartado de las características que son importantes hay que indicar que el procesador es un modelo de cuatro núcleos que funcionan a una frecuencia de 1,2 GHz y que la memoria RAM alcanza los 1,5 GB. De esta forma, parece claro que en el uso de las aplicaciones no habrá problema de fluidez, pero no se le puede pedir que funcione con una rapidez similar a la del Galaxy S5, por hacer una comparación con un modelo del mismo fabricante.

Adicionalmente, hay que indicar que la batería es de 3.200 mAh, quizá algo escasa para la pantalla de siete pulgadas que incluye el Samsung Galaxy W, y dispone de cámara posterior de 8 megapíxeles y frontal de dos. En cuanto al almacenamiento interno, este es de 16 GB (con posibilidad de utilizar tarjetas microSD de hasta 64 GB). Es decir, que este modelo que bordea la frontera entre phablet y tablet, encaja como un guante en la gama media de producto.

En definitiva, el Samsung Galaxy W ya es oficial y demuestra que la compañía coreana es capaz de explorar todas las opciones que puedan existir en el mercado, lo que es una virtud ya que siempre dará amplias posibilidades a los usuarios. El precio de puesta a la venta es de unos 360 euros (499,500 wons), por lo que ofrece una relación calidad/precio interesante.

Normas