Mediaset tendrá quince días para ejercitar sus derechos

PRISA y Telefónica cierran la venta de Canal + por 750 millones

El grupo PRISA (editor de Cinco Días) ha comunicado a la CNMV que tras su aprobación por el Consejo de Administración de la compañía en el día de hoy, ha formalizado con Telefónica de Contenidos el contrato de compraventa de la totalidad de las acciones de DTS, Distribuidora de Televisión Digital, de las que PRISA es titular, representativas del 56% del capital de la sociedad. El precio finalmente acordado asciende a 750.000.000 de euros, sujeto a los habituales ajustes al cierre.

Según el comunicado, Mediaset España, accionista de DTS, tendrá un plazo de quince días naturales, a contar desde que el consejo de administración de DTS le comunique los términos del contrato, para ejercitar el derecho de adquisición preferente o el derecho de acompañamiento de conformidad con lo previsto en los estatutos sociales y en el acuerdo entre accionistas de DTS.

La ejecución de la operación está condicionada a la aprobación de la compraventa por parte de un
panel representativo de los bancos financiadores de PRISA y a la preceptiva autorización de las
autoridades de competencia.

De acuerdo con el documento remitido al regulador de los mercados, la transacción supondrá una pérdida contable estimada en las cuentas consolidadas de Grupo  PRISA de 2.067 millones de euros aproximadamente y, en las cuentas individuales de PRISA, de aproximadamente 753 millones de euros, lo que pondrá a la compañía en situación de desequilibrio patrimonial. El contrato de financiación de PRISA prevé un mecanismo de conversión automática de una parte de la deuda de la compañía en préstamos participativos en una cuantía  suficiente para compensar dicho desequilibrio patrimonial.

En palabras de Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo de PRISA, “se trata de una gran noticia tanto para PRISA como para Telefónica. Hace tiempo anunciamos nuestra voluntad de vender la televisión de pago para concentrar los esfuerzos del Grupo en el negocio de la educación y la información, con especial foco de crecimiento en América Latina. Nuestra televisión de pago es emblemática por su gran calidad y estoy seguro de que Telefónica consolidará su liderazgo en España para beneficio de todos sus abonados”.

Por su parte, el presidente de Telefónica, César Alierta, calificó la operación como “muy positiva” y señaló que constituye un avance importante en el desarrollo de la televisión de pago en español. Alierta explicó también que “este acuerdo es un paso adelante significativo en el proceso de transformación de la compañía en una teleco digital de referencia”.