El grupo turístico estaba controlado por Carlyle

Orizonia operaba con 21 empresas con “extraordinaria dependencia”

Trabajadores de Orizonia protestando en febrero de 2013.
Trabajadores de Orizonia protestando en febrero de 2013.

La administración concursal nombrada por el juez en los concursos de las empresas que formaban el grupo turístico Orizonia destaca en su informe, al que ha accedido este diario, “la insalvable dificultad de la extraordinaria implicación y dependencia mutua que las diferentes mercantiles concursadas guardan entre sí”.

El grupo Orizonia, controlado por Carlyle, una de las mayores sociedades de capital riesgo del mundo, la misma firma que acaba de sacar a Bolsa en España el grupo Applus, estaba formado en realidad por 21 empresas. Estas sociedades presentaron solicitud conjunta de concurso de acreedores el 19 de marzo de 2013.

Como publicó ayer este diario, el juzgado mercantil de Palma de Mallorca aprobó el 19 de mayo el plan de liquidación presentado por la administración concursal hace tres meses de las empresas que formaban el grupo Orizonia. La deuda total de las concursadas ascendió a 2.085 millones de euros; la administración concursal estima que sólo se recuperarán 15,5 millones. El informe concursal asegura que la crisis tiene su origen “en el fuerte apalancamiento financiero que se produjo a raíz de la compra” de Iberostar por Carlyle.

“La rígida interrelación existente entre ellas [las 21 sociedades] viene esencialmente motivada, tal como se apunta en sus respectivas memorias, por la interdependencia del negocio de cada una y por la gestión centralizada de la tesorería de todas ellas”, indica el informe concursal. “Ello al margen de la incontestable realidad de grupo”, añade.