Entrevista a dos emprendedores de 18 y 55 años

¿Quieres crear una start-up? Adelante, la edad no importa

wayra Ampliar foto

A la hora de decirte a crear una start-up no existen excusas en lo que se refiere a la edad. El mejor ejemplo son Álvaro Gómez de 18 años y socio de la empresa Mencanta y Santiago Miralles de 55 años y presidente de KnoxMediaHub. Hemos entrevistado a los dos para conocer cuáles son sus puntos de vista y recomendaciones a la hora de crear una de estas empresas emergentes que se apoyan en la tecnología como punto de partida.


Alvaro Gómez Rodriguez de Trujillo, Mencanta, 18 años

¿Cuándo supiste que querías formar parte de la start-up Mencanta? ¿Qué inquietudes tenías y desde cuándo?

Mencanta en tres líneas

Aplicación de Moda que selecciona los bolsos más bonitos de entre todas las tiendas online y que, aprendiendo de tus gustos y preferencias, te notifica cuando tus bolsos favoritos se ponen de oferta.

Desde los 10 años estuve interesado en el mundo del emprendimiento, por influencias familiares. Empecé a estudiar diseño gráfico por mi cuenta y a los 14 años formé mi primera empresa de diseño gráfico. A los 16 monté la segunda, una empresa de eventos con la que llegué a hacer fiestas para 1.500 personas y con la que organizaba también viajes universitarios. A los 18 me vine a Madrid en búsqueda de nuevos proyectos. En el foro de Beta beers conocí a Jesús (CEO de Mencanta) que era uno de los ponentes, nos intercambiamos los teléfonos y empezamos a trabajar juntos.

¿Tuviste miedo de precipitarte? ¿Tu familia te apoyó?

Tengo la gran suerte de que mi familia me ha apoyado siempre, pero salirse de lo que es el camino estándar y dejar a un lado la universidad les daba miedo. Aunque cuando yo les comente lo clara que tenía la idea y la confianza que tenía en el proyecto ellos entendieron mi decisión y me apoyaron.

¿Qué pasa con los estudios?

Ahora mismo han pasado a un segundo plano, Mencanta es mi prioridad número uno y lo que me ocupa de lunes a viernes. A los estudios desgraciadamente no puedo dedicarle más que el tiempo que tengo en vacaciones. Mi universidad (la U-TAD) entiende lo que me pasa y me dan todas las facilidades y ayudas que pueden a nivel de tiempo, mentores etc. me ayudan con absolutamente todo y les estoy muy agradecido por ello.

¿Por qué crees que a tu edad hay pocos emprendedores que inicien una Start-up?

La gente con mi edad se preocupa más en formarse a nivel académico que en trabajar o emprender, prefieren centrar sus esfuerzos en conseguir méritos en la universidad siguiendo la mentalidad de “titulitis” reinante en la sociedad actual que dar un paso adelante y atreverse a tomar ellos iniciativa. Por otro lado, no muchos emprendedores maduros confían en gente de mi edad y formar un proyecto en común.

¿Como es ser el joven de la academia?

Es genial, estás muy arropado, la gente te pregunta y se interesa por ti y te ayuda. Sin duda se siente un cariño especial de todos por ser el pequeño. Además, cuando jugamos al pimpón es genial porque si ganas eres un héroe y si pierdes no pasa nada porque eres el pequeño.

¿Qué es Mencanta a día de hoy y qué quieres que sea al salir de Wayra?

A día de hoy, Mencanta es un proyecto muy bonito lanzado por un equipo de cuatro personas con mucho potencial que esperamos que se convierta en un referente de aplicación móvil en el mundo de la moda. Mi mayor sueño es encontrarme a una chica con nuestra aplicación jugando en el autobús.

¿Qué le preguntarías a Santiago?

Es comprensible que con lo incauto que soy yo y la falta de estabilidad que tengo que empezara a emprender pero tú, ¿cómo te metiste en el mundo del emprendimiento con tu experiencia y tu conocimiento? ¿Cómo es posible que hayas mantenido la chispa y te haya “picado” la curiosidad de emprender?

Santiago Miralles Presidente en KnoxMediaHub con 55 años.

KnoxMediaHub en tres líneas

Plataforma Digital destinada a que los productores audiovisuales y sus clientes, los exhibidores, puedan canalizar todo su negocio por Internet, sacando el máximo partido de la Tecnología Cloud.

Respondiendo a Álvaro: “Se dio la oportunidad. Dejé mi posición directiva en una gran empresa pública y me encontré libre y disponible”. “Por otra parte, el hastío de trabajar para un sector público en el que los criterios empresariales, de racionalidad económica y de competencia profesional y resultados eran, para uno mismo, más un pasivo que un activo. Y finalmente, la experiencia: a lo largo de tu carrera profesional, descubres necesidades en el Sector que o no están resueltas, oportunidades de negocio que no puedes acometer por falta de tiempo o por incompatibilidad.”
Su experiencia e inquietudes han ayudado a Santiago en su aventura profesional. “Es un Sector que conozco bien y que me gusta”, afirma.

¿Después de tu recorrido profesional tenías las ideas claras? ¿Cómo cambió tu vida?

Sobre las ideas en las que se cimentaba el proyecto empresarial, no tenía dudas. Conocía suficientemente bien la problemática como para saber que en lo esencial, iba bien encaminado.
El cambio de vida es fascinante: tienes toda la libertad del mundo, pero muchos menos medios a tu disposición. Es empezar de nuevo, pero con un importante bagaje en forma de experiencia profesional y buenos contactos que has ido acumulando en tu vida profesional. Una de las cosas más satisfactorias ha sido comprobar la magnífica respuesta de todas estas personas ante la nueva etapa.

¿Cómo ha sido este año de aceleración? ¿Cómo crees que tu experiencia ha beneficiado a KnoxMediaHub?

Muy interesante. Hay mucho que aprender. Siempre. Por experiencia que uno tenga, la etapa en Wayra ha sido magnífica.
Knox Media Hub se basaba en mi experiencia, y por tanto, sin duda la ha beneficiado. Pero también la ha beneficiado lo que mi socio y yo hemos aprendido en esta etapa: la metodología Lean Start-Up, las relaciones con inversores, los pitches, etc...

¿De quienes has aprendido más, y el qué? ¿Y a quienes has podido aconsejar más en la academia?

No podría distinguir, de todos: de la gente de Wayra, de Julián Vinué, Gary Stewart, de sus equipos, de los asesores y mentores que nos han facilitado; y de mis colegas de otras start-ups, con grandes ideas y capacidad de trabajo. En ese clúster se respira dinamismo, entusiasmo, energía…. ¡Es muy estimulante!

¿Cómo resumirías lo más importante del programa de aceleración? ¿Qué consejo darías a los que empiezan ahora?

Lo mejor es el ecosistema. Es muy positivo. Invita a trabajar, a superar dificultades, te da formación en temas que puedes no conocer bien. Y los contactos con inversores y con la estructura de Telefónica son magníficos.
A los nuevos les diría que aprovechen cada minuto y recurso que les ponen en sus manos. El tiempo es el recurso más escaso y hay que aprovecharlo al máximo.
Y que no se desanimen; en el proceso de aceleración se da por descontado que al final del camino el proyecto habrá variado respecto a cómo se había ideado al principio. Eso no es negativo. Es precisamente lo que ellos pretenden de las start-ups, lo que llaman "fail fast" fracasar pronto, para renacer más fuertes y mejor enfocados.

Ambos emprendedores comparten dos características cruciales a la hora de crear un negocio, la primera es el talento, muy necesario para saber qué decisión tomar en cada momento y la otra es tener pasión

A quienes compartan esas características y tengan una start-up entre manos recordarles que hay una convocatoria abierta hasta el ocho de Junio en wayra.org/joinus a la que pueden aplicar desde ya. Hay cinco plazas para Madrid y otras cinco en Barcelona.