El banco captará hasta 575 millones y las cajas venden el 16,8%

Inversores mexicanos y la familia Masaveu compran el 12% de Liberbank

El descuento en la colocación acelerada se ha situado entre el 1% y el 3%

La primera fase de la ampliación se salda con la captación de unos 315 millones

Sede en Madrid de Liberbank.
Sede en Madrid de Liberbank.

Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria han vendido el 16,8% de Liberbank por unos 215 millones de euros. Así reducen su participación del 65,9% al 49,1%, dan entrada a dos fondos mexicanos, permiten que la familia Masaveu se refuerce en el capital y se aseguran el éxito de la ampliación por hasta 575 millones de euros.

La piedra de bóveda de la estrategia de capitalización de Liberbank se ha puesto hoy.  Deutsche Bank, coordinador de la operación, ha hecho los deberes y ha buscado inversores del otro lado del Atlántico interesados en entrar en el capital de la banca española.

Dos grupos mexicanos, junto con la familia asturiana Masaveu, han adquirido 174 millones de euros, de forma que controlarán alrededor de un 12% del banco que preside Manuel Menéndez. Han entrado en la colocación acelerada, con la compra acciones de las cajas de ahorros y después pondrán más dinero en la ampliación de capital para no diluir su participación.

Los inversores aztecas han utilizado las sociedades Davinci Capital e Inmosan. Davinci Capital está dirigido por el empresario mexicano Gustavo Tomé y es propietario del fabricante de placas solares Solarcell y de Redi Plastics, la principal embotelladora mexicana. Tomé es el fundador, además, de otro fondo de inversión: Némesis Capital. Inmosan agrupa a un grupo de inversores mexicanos liderado por Ernesto Tinajero, fundador de Cablecom, teleco que vendió en agosto del año pasado a Televisa por unos 7.000 millones de pesos (unos 400 millones de euros).

LIBERBANK 0,31 -2,08%

Así, la operación, se configura en dos partes. La primera, ya realizada, ha sido a través de una colocación acelerada de acciones por el 24,8% del capital: un 16,8% en manos de las cajas y el restante 8% a través de títulos de nueva emisión con exclusión del derecho de sucripción preferente. La operación se ha hecho con un descuento de entre el 1% y el 3% respecto al cierre de hoy, de 0,86 euros por acción, según fuentes financieras. Con esta fórmula, las cajas han recaudado unos 215 millones y Liberbank, unos 100 millones.

La segunda parte será la ampliación de capital para todos los accionistas. En este punto, emitirá hasta 1.000 millones de acciones con un descuento de entre el 30% y el 35% al que se coloquen en la primera fase. El objetivo de Liberbank con esta parte de la operación es recaudar unos 475 millones de euros. Los nuevos accionistas –los inversores mexicanos y los Masaveu– y también las cajas acudirán a esta ampliación, por lo que no se diluirán. Los nuevos socios conservarán su 12% y las cajas el 49,1%.

La operación, que será capitaneada por Deutsche Bank, permitirá que la entidad pague anticipadamente los 124 millones que le inyectó el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), refuerce su ratio de capital de máxima categoría por encima del 10% como si los requisitos de Basilea IIIfueran completamente aplicables y anticipe el pago de dividendos a sus accionistas.

Sea cual sea el descuento que aplique Liberbank en las nuevas acciones, los actuales socios serán compensados. Recibirán derechos de suscripción preferente, que podrán utilizar para comprar títulos en la operación o venderlos en Bolsa.

Los dueños de los bonos convertibles de la entidad que preside Manuel Menéndez tampoco se verán afectados por la ampliación; se les aplicará un mecanismo antidilución. Además, seguirán cobrando un 7% anual.

La fórmula de capitalización, diseñada por Deutsche Bank es similar a la seguida en septiembre del año pasado con Sabadell y en diciembre con Popular. La entidad que preside José Oliu obtuvo el favor de los colombianos Gilinski y de los mexicanos Martínez. En el banco dirigido por Ángel Ron la familia mexicana Del Valle se quedó con un 6%. Está, además, la apuesta de Carlos Slim por CaixaBank;antes de su metamorfosis en banco, uno de las personas más ricas del mundo llegó a tener un puesto en el consejo de administración de Criteria.

El dinero latinoamericano está ávido por entrar en España. Son muestras de confianza en el fortalecimiento del sector financiero español, recién salido de una compleja reestructuración. Una de las mayores operaciones fue la del venezolano Banesco, de Juan Carlos Escotet, al Etcheverría y, luego, ganando la subasta por Novagalicia.