Quiere impulsar nuevos servicios de televisión y domótica, entre otros

Telefónica planea llevar 4G a todos los hogares que tengan fibra

Telefónica llevará 4G a todos los hogares
Tienda de Telefónica en la Gran Vía de Madrid.

Telefónica continúa con su despliegue de redes de nueva generación, tanto de fibra como de 4G, pero presionada por las nuevas ofertas convergentes de Orange y la compra de Ono por parte de Vodafone, tiene claro que el futuro pasa por conectar sus redes de hiperbanda ancha. Que ambas funcionen como una sola. Algo clave, según explican desde la teleco para diferenciar su oferta de la de otros rivales e impulsar nuevos servicios de telecomunicaciones en los hogares españoles. Entre ellos, los relacionados con la televisión conectada –por donde va el futuro– y con la domótica, ahora que el internet de las cosas empieza a tomar fuerza en el mercado.

Para ello, la compañía que preside César Alierta ha puesto en marcha un proyecto piloto con más de un centenar de clientes. Todos ellos de la zona de Las Tablas (en Madrid), donde la operadora tiene su sede central. La iniciativa, que lleva ya algunos meses gestándose y que durará a partir de ahora dos meses, consiste en instalar a los clientes, junto a sus routers y decodificadores, una femtocelda 4G. Una pequeña estación base de telefonía móvil, que está diseñada para utilizar en el hogar o en pequeños negocios donde hay áreas de mala cobertura de red.

La solución de las femtoceldas resulta también clave para Telefónica, pues la banda de 1800 MHz que utiliza para dar 4G a sus clientes (a la espera de que se libere la banda de 800 MHz incluida en el dividendo digital), ofrece una cobertura muy limitada en el interior de edificios.

Ciertamente, los responsables de Telefónica explican a Cinco Días que estas femtoceldas ofrecen cobertura LTE a los móviles del entorno cercano, y sustituyen de forma automática a la cobertura y conexión con la estación base macro cada vez que se entra en el edificio. Concretamente, permiten alcanzar velocidades de descarga de hasta 150 Mb, duplicando las prestaciones actuales 4G.

Según la operadora, uno de los objetivos de esta prueba es ver los resultados que puede tener un despliegue mixto para 4G: El tradicional de antenas –con la inversión en infraestructura que ello requiere– y la que se puede hacer hogar por hogar con la instalación de una femtocelda en el domicilio del cliente.

Mercado en crecimiento

El negocio mundial de femtoceldas movió 420 millones de dólares en 2012 y se prevé que crezca hasta los 4.706 millones en 2019. El mayor mercado para esta tecnología es EEUU, con despliegues de Sprint, Verizon y AT&T, y el segundo Europa, con proyectos de Vodafone y Telefónica.

“Además, esa calidad y cobertura 4G extra que proporciona la femtocelda beneficia tanto a los clientes que lo tienen instalado en sus casas como a las viviendas aledañas”, continúan desde la operadora, que buscan con esta fórmula incrementar su número de clientes de fibra y 4G, y a partir de ahí elevar el consumo de datos.

Al cierre del trimestre, Telefónica tenía 4,1 millones de hogares pasados y 701.000 clientes de fibra, y más de un millón de clientes de LTE, con una cobertura del 40% de la población. La operadora planea doblar su despliegue de fibra para final de año, hasta alcanzar los 8 millones de hogares, y alcanzar un 60% de población con cobertura 4G.

“Queremos convertir el hogar en el centro de la vida digital de las personas, y con esa conexión de fibra y esa capacidad 4G lograda con la tecnología de las femtoceldas podemos conseguirlo. Además, con ese despliegue se podrán desarrollar un montón de aplicaciones y servicios relacionados con la televisión, los electrodomésticos, el gas, la luz...”, continúan los responsables de la teleco.

Telefónica está probando la solución de momento solo en España, y en una zona muy concreta, pero no descarta –si el resultado es bueno– exportarla al resto de países de Europa y Latinoamérica donde opera.

Integrar redes para buscar ventajas frente a los rivales

En Telefónica están están convencidos de que si la instalación de femtoceldas se masifica (ahora mismo su despliegue todavía no es muy barato y compite con la tecnología Wifi) “se podrían reducir los costes para desplegar redes de nueva generación”. La operadora acumula en España una inversión de más de 10.000 millones en el despliegue de redes de alta velocidad fija y móvil en los últimos cinco años.

La teleco quiere jugar la baza de integrar sus redes de fibra y 4G para aprovechar que sus rivales están aún lejos de su actual posición en el segmento de la fibra. Jazztel, la más fuerte tras Telefónica, tiene 25.136 clientes y 1,60 millones de hogares pasados. Vodafone anunció ayer que tiene 400.000 hogares pasados y Orange, tras su acuerdo con la teleco británica para el despliegue de fibra, suma una cifra similar.

Los dispositivos que está instalando Telefónica en casa de sus clientes de fibra van provistos de una app, que se encargará de ir monitorizando los diferentes equipos y proporcionará información del uso de los datos que hacen los hogares que forman parte del piloto. “Se trata de que podamos comparar cómo varía ese consumo de datos según se tenga la femtocelda o no”. Por participar en la iniciativa, Telefónica les regala tres servicios: MultiSim, Multipantalla Movistar TV y una licencia Dropbox de almacenamiento ilimitado.