Herrera-Oria negocia con un fondo estadounidense

Rodex prepara otra oferta por Castellana 200

Castellana 200, en Madrid.
Castellana 200, en Madrid.

Los bancos que controlan la mayoría del capital de Castellana 200, el complejo de oficinas y comercial situado en el Paseo de la Castellana de Madrid, esperan la llegada de una nueva oferta elaborada por Rodex, la sociedad inmobiliaria creada por López de Herrera-Oria. La firma ya presentó hace unas semanas una oferta, en teoría de la mano del fondo estadounidense Anchorage, que fue rechazada por las entidades financieras.

De acuerdo a fuentes que participan en Castellana 200, Rodex ha requerido más tiempo para presentar otra oferta por el complejo promovido por la inmobiliaria Reyal Urbis. Según las fuentes consultadas, la sociedad negocia la presentación de una nueva oferta con un fondo de inversión estadounidense.

Otra opción que baraja Rodex es presentar una oferta por Castellana 200 a través de la socimi que está constituyendo la inmobiliaria Alza Real Estate, controlada por la familia de Tomás Alarcón y Juana Saiz, y en la que López de Herrera-Oria es consejero delegado. Este diario se puso ayer en contacto con Alza Real Estate para ampliar la información, pero no se obtuvo respuesta.

Las entidades acreedoras de Reyal Urbis, en concurso de acreedores, propietarias de Castellana 200, –Sabadell, Santander, BBVA, La Caixa, y Sareb– contrataron a principios de año a las consultoras Knight Frank y CBRE para vender el complejo por un precio cercano a los 150 millones de euros.

Alza Real Estate explica en sus cuentas de 2013, registradas en la CNMV, que existen “deudas con entidades de crédito por importe de 106,8 millones de euros que se encuentran vencidas y en proceso de negociación para su refinanciación” y “deuda con entidades financieras por importe de 26,4 millones con vencimiento durante el ejercicio 2014”. El auditor de las cuentas de Alza Real Estate, PwC, apunta por esta razón una incertidumbre sobre la capacidad del grupo para continuar sus operaciones.

El complejo Castellana 200 incluye dos edificios de oficinas y centro comercial. El proyecto contempla también la construcción de un hotel de lujo con 136 habitaciones (133 habitaciones superiores, 10 suites deluxe y 2 suites reales), sala de conferencias, auditorio para 250 personas, spa, gimnasio, piscina exterior y dos restaurantes.