El posible giro de Orange hacia su país afectaría a su futuro en España

Jazztel mira de reojo el calentón de las fusiones en Francia

El mercado ha apostado desde enero por una opa sobre la teleco española

Sede de Jazztel.
Sede de Jazztel.

El sector de las telecomunicaciones volvió a entrar este viernes en momentos de calentón. Ahora el turno ha sido en Francia, pero con repercusiones en España. En los mercados financieros se ha estado apostando por una opa de Orange sobre Jazztel, pero ahora parecen abrirse nuevos escenarios. En la noche del jueves, Orange emitió un comunicado en el que aseguraba que está evaluando todas las oportunidades que los cambios en el sector de las telecomunicaciones en Francia podrían ofrecer. El grupo indicó que la consolidación en el mercado galo sería positiva a largo plazo, tanto para inversores como para consumidores. El comunicado de Orange venía solo unas horas después de que el diario Les Echos publicase que la antigua France Telecom había discutido en varias ocasiones la posible compra de Bouygues Telecom, tercer operador francés de móviles. Stephane Richard, consejero delegado de Orange, afirmó que su compañía estaba evaluando todas las opciones, pero descartó que nadie del Gobierno le hubiese pedido que estudiase la operación. El Estado todavía mantiene un 27% del capital de Orange. En cualquier caso, las especulaciones se han desatado, provocando una renovada euforia en Bolsa de las operadoras francesas ante la posibilidad de nuevas fusiones. Así, Bouygues subió más de un 4,4%, Iliad casi un 6,2%, y Orange más de un 1,5%. Todas acumulan fuertes revalorizaciones desde el comienzo del ejercicio: Bouygues un 20%, Iliad un 47% y Orange un 38%. Entre otras opciones, la firma Berenberg indicó que hay un 50% de posibilidades de que Iliad u Orange compren Bouygues Telecom. El mercado francés, además, ya ha sufrido diferentes sacudidas en las últimas semanas. Así, Numericable, primer operador de cable galo controlado por el holding Altice, llegó a un acuerdo para comprar SFR, filial de móviles de Vivendi, tras una dura pugna con Bouygues. La operación se valoró finalmente en cerca de 17.000 millones de euros. La duda para una posible fusión entre operadores móviles se centra en el visto bueno de los reguladores. En este caso, todas las telecos europeas están pendiente de la decisión final de Bruselas sobre la compra de E-Plus, filial germana de KPN, por parte de Telefónica, que supondrá la reducción de cuatro a tres del número de operadores móviles en Alemania, así como sobre la venta de Telefónica O2 Ireland a Hutchison Whampoa, donde el escenario es similar al germano. Si se aprueban ambas transacciones, nuevas operaciones en diferentes países podrían acelerarse, según fuentes del sector. En cualquier caso, el estallido en Francia podría tener repercusiones en España. El mercado ha apostado en los últimos meses por la compra de Jazztel por parte de Orange, en respuesta al acuerdo de adquisición de Ono por parte de Vodafone. De hecho, Jazztel ha vivido un imparable rally en Bolsa. Ahora bien, fuentes del mercado creen que si Orange decide volcarse en el mercado francés, podría frenar el posible movimiento en España, dado el alto coste financiero de tener que hacer dos grandes adquisiciones. Solo Jazztel tiene una capitalización bursátil superior a 2.740 millones de euros. De momento, en los mercados financieros han surgido dudas. En la sesión de este viernes, Jazztel llegó a caer por momentos cerca de un 5%, convirtiéndose durante esos instantes en el peor valor del Ibex 35. Sin embargo, las pérdidas se suavizaron con el transcurso del día. Finalmente, Jazztel cerró la sesión con una bajada del 0,93% hasta 10,7 euros. Sus títulos todavía acumulan una revalorización del 37% desde enero. A lo largo de las últimas semanas, desde Orange se ha insistido en numerosas ocasiones en que Jazztel estaba muy cara. Ahora bien, diferentes analistas de firmas como BBVA y Raymond James han elevado el precio objetivo de las acciones de operadora hasta 14 y 13 euros, respectivamente, lo que implicaba una valoración de Jazztel por encima de los 3.300 millones de euros. Ahora, la atención se centra en Francia. Y es que el giro de Orange hacia su mercado de origen amenaza con cambiar los escenarios.