Una aplicación dirige directamente al sitio de comercio electrónico

Los anuncios de la televisión se comunican con su móvil

Fujitsu apuesta por el ‘cloud’, la supercomputación y el internet de las cosas para rejuvenecerse.

Robot humanoide para la manufactura en el Fujitsu Forum de Tokio.
Robot humanoide para la manufactura en el Fujitsu Forum de Tokio.

Fujitsu se propone estar detrás de todo lo que nos conecta a la red… multitud de servicios y productos tanto industriales como dedicados al consumidor. El gigante industrial japonés presentó ayer en Tokio su estrategia futura con el objetivo de poner la tecnología al servicio de las personas, con servicios cloud, el internet de las cosas, en manufactura, para smartphones o sensores. La compañía, nacida en 1935, intenta así rejuvenecer su modelo de negocio hacia lo que denominan Human Centric Innovation.

El lugar elegido es su cita anual Fujitsu Forum, donde la compañía reúne a clientes y socios de todo el mundo para explicarles sus avances. La empresa invierte anualmente alrededor de 215 millones de euros al año en I+D, emplea a más de 160.000 personas en el mundo y el pasado año facturó 33.730 millones de dólares, un 8,7% más que el ejercicio anterior. El grupo abandonó los números rojos y tuvo unos beneficios de 349 millones, que prevén triplicar en 2014 gracias a los nuevos productos y servicios.

Una de las apuestas de Fujitsu es hacer más inteligente y sencilla la forma de comprar a través de la red, como demostraron sus responsables en las innovaciones expuestas a sus clientes. Una de las novedades es la asistencia a la compra a través del seguimiento visual. Un potencial consumidor mira a un objeto en una estantería o en un escaparate, el sensor detecta por ejemplo qué prenda está observando y le ofrece una serie de información en una pantalla. O si coge con la mano un perfume, el sistema detecta cuál ha sido, reconoce si es hombre o mujer a través de una cámara, le expone razones comerciales a través de un vídeo y le manda un cupón de descuento a su móvil.

Más útil incluso para el comprador es la identificación de objetos en la televisión gracias al móvil. De manera semejante a cómo funciona la aplicación Shazam, reconociendo una canción e identificando autor, letra o si la quiere comprar, Fujitsu ha desarrollado un identificador de imágenes publicitarias. Si usted está viendo la televisión y algo le interesa, solo tiene que enfocarlo con su smartphone, que detectará de qué se trata. Por ejemplo, si es un anuncio de una aerolínea, el sistema le llevará directamente al sitio de comercio electrónico de la compañía, le dará información de la ruta y precio.

Esta es una de las grandes apuestas de la firma nipona: la conexión constante ente multitud de objetos a través de sensores conectados a la red, lo que los expertos denominan el internet de las cosas, una de las revoluciones que llegan en la era digital. Según las cifras proporcionadas por Fujitsu, en 2013 funcionaban 10.000 millones de estos sensores y para 2020 se esperan que sean más de 50.000 millones. Su uso es variado: en chips localizados en la ropa, que mandan información sobre constantes vitales, hasta otros destinados a las ciudades inteligentes. Para ello, la empresa se centra en desarrollar los servicios en la nube y los supercomputadores que soportan la enorme magnitud de datos.

En ese campo, también presentó un guante y un casco inteligente para los trabajadores de la industria, que al posicionarse frente a tuberías, tanques o cadenas de montaje pueden ofrecerle información sobre averías o sobre la calidad de forma sencilla. Para la compañía, la división de soluciones tecnológicas dedicada fundamentalmente a empresas, banca y sector público, supone la mayoría de sus ingresos.

Precisamente en banca, Fujitsu fabricará en su factoría de Málaga otra de las principales novedades para sus clientes: cajeros automáticos con reconocimiento a través de las venas de la palma de la mano. Este sistema identifica a cada persona en menos de dos segundos y en breve van a comenzar a ser utilizados en Europa. 10 millones de personas en el mundo ya utilizan esta tecnología.

Chips para cultivar lechugas

Bolsa de lechuga cultivada por Fujitsu.
Bolsa de lechuga cultivada por Fujitsu.

Subido a un escenario, frente a cientos de clientes (en una presentación al más puro estilo Silicon Valley a la japonesa), Masami Yamamoto, presidente de Fujitsu, sacó una bolsa de hojas de lechuga, la abrió y probó con un pequeño bocado. Se trata de la primera hortaliza cultivada por el gigante industrial, como muestra de lo que el internet de las cosas y las supercomputadoras pueden hacer por un país tecnológicamente muy avanzado pero que ha ido abandonando su agricultura por falta de productividad.

La lechuga es producida en instalaciones esterilizadas como las que se utilizan para fabricar chips de teléfonos móviles y otros productos electrónicos de consumo. El año pasado la compañía de semiconductores reutilizó una de sus fábricas para la producción de lechuga, y este mes ha comenzado a vender este producto especial por 4,90 dólares por cada 90 gramos, se vende a más del doble del precio de una lechuga convencional. Se trata, según la empresa, del centro más grande de este tipo enfocado a la producción de verduras bajas en potasio. Un conjunto de sensores monitorizan todos los aspectos de la producción. Además, cuentan con un sistema basado en la nube que calcula factores como el momento ideal de la cosecha.