Solo Holanda y Alemania tienen un sector exterior con mayor peso

Las exportaciones de bienes y servicios escalan al 34,1% del PIB

Evolución de las exportaciones españolas

La economía española abandonó la recesión en el tercer trimestre de 2013 y desde esa fecha ha encadenado tres trimestres consecutivos de crecimiento con un denominador común: una menor aportación negativa de la demanda interna (consumo e inversión) y una menor aportación positiva de la demanda exterior (exportaciones de bienes y servicios). Una situación que los expertos tildan de coyuntural, como consecuencia de períodos de debilidad puntual del sector exterior, lo que significa que los intercambios comerciales seguirán siendo el motor de la economía española, al menos en el corto plazo.

El mercado exterior español comparado con el de los grandes exportadores

Los últimos datos de la oficina estadística de la Comisión Europea así lo avalan: las exportaciones de bienes y servicios de España subieron en 2013 hasta los 349.120 millones de euros, lo que representa un nuevo máximo histórico en términos absolutos y un crecimiento del 40% desde el estallido de la crisis. Si se hace la comparación del sector exterior con el peso del PIB, la economía española sale mejor parada, puesto que en 2013 las exportaciones representaron un 34,1% del PIB. Se trata de un nuevo máximo histórico y si se compara con el resto de países desarrollados, tan solo Holanda, con un 88,3% del PIB, y Alemania, con un 50,6%, tienen un sector exterior con mayor peso respecto a la riqueza. En el listado aparecen por debajo otros países que venden más bienes y servicios que España como Reino Unido, donde suponen el 31,2% del PIB, Italia (30,4%) o Francia (27,1%).

En el boom del sector exterior de España ha jugado un papel fundamental el crecimiento experimentado por las ventas al exterior de bienes y de servicios. En el primero de ellos se han consolidado los bienes de equipo, la alimentación y la automoción como los tres sectores más pujantes, ya que aportan más de la mitad de las ventas al exterior. En la de servicios, la crisis ha servido para consolidar una tendencia que se empezó a intuir en 2007.

Hasta esa fecha, España era un país que había concentrado la venta de servicios al exterior en el turismo y en el que los otros servicios, entre los que se encuentran la consultoría, el transporte, la asistencia jurídica, los contratos de tecnología, ingeniería o arquitectura o los de asistencia financiera, tanto de banca como de seguros, habían crecido poco. En 2007, los ingresos por servicios turísticos superaron los 42.000 millones, mientras que los procedentes de servicios no turísticos eran de 51.245 millones. Una brecha de 9.245 millones que se ha ido agrandando año a año hasta llegar a los 18.297 millones en 2013.

En la consecución de este hito ha tenido un peso fundamental la salida de empresas, tanto grandes como pequeñas, al exterior ante el desplome sin precedentes de la demanda interna. Entre las primeras ya hay muchas multinacionales españolas que ganan más fuera que dentro de España. Buena prueba de ello es que el extranjero supone el destino del 62,3% de las ventas de los integrantes del IBEX 35. También las pymes y las micropymes han optado por el salto al exterior como demuestra el hecho del fuerte crecimiento experimentado por la base exportadora, que mide el número de empresas que vende bienes y servicios al exterior. Solo en el último ejercicio ha crecido un 10% hasta las 150.0000 empresas, de las que un 25% exporta con regularidad (cuatro años seguidos).

Un plan bianual para ganar competitividad

Consciente de que el sector exterior va a jugar un papel fundamental en la generación de crecimiento y empleo, el Ejecutivo ha diseñado el Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía Española, que abarca dos años (2014 y 2015) y que comprende seis ejes. Entre los más importantes destaca la creación de un mecanismo de consulta con el sector privado para eliminar posibles obstáculos y regulaciones que hagan perder atractivo a España como destino inversor. También se pone en marcha una nueva línea de financiación de 50 millones de apoyo a la internacionalización y se centralizan todos los servicios de atención a la empresa a través de una ventanilla única situada en el ICEX.

Datos del comercio mundial

CHINA. En 2009 logró arrebatar a EEUUla primera posición en el ranking de mayores exportadores y a finales de 2013 también le pasó como la mayor potencia comercial, sumando exportaciones e importantes. El pasado ejercicio cerró con una cuota exportadora mundial del 11,9% sobre el total, lo que supuso un avance del 6%. Ya muy lejos se situaron EE UU, con un 8,51%y Alemania, con un 7,83%, una décima más. Las ventas al exterior de España fueron las segundas que más crecieron en el mundo, con un 7,3% anual, por encima de China y por debajo de Reino Unido.

REINO UNIDO. Ha resultado ser el mayor beneficiado entre los grandes exportadores del mundo. En 2013 cerró con una cuota del 2,91% del total, lo que le permitió superar a Rusia e Italia y situarse en la octava posición de la clasificación. A su favor ha jugado la depreciación de la libra esterlina, lo que le ha servido para abaratar sus ventas frente a las de sus competidores. En los últimos diez meses ha perdido un 7% de su valor frente a la moneda única.

ARABIA SAUDÍ. Ha irrumpido con fuerza entre las veinte mayores exportadoras del mundo, según el ranking anual que realiza la Organización Mundial del comercio. Su pujanza obedece en exclusiva a su papel como mayor productor de crudo y el segundo con mayores reservas. Unas condiciones que le han permitido subir posiciones en paralelo al encarecimiento del petróleo.

JAPÓN. Desde que se produjeron el tsunami y la fuga de la central de Fukushima en marzo de 2011, el cuarto mayor exportador del mundo no ha levantado cabeza. Ha ido perdiendo peso y a finales de 2013 supuso el 3,85% del total, solo tres décimas más que Holanda.