El endeudamiento local se mantiene por encima de los 41.000 millones

Más de 3.000 ayuntamientos no tienen deuda

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El Ministerio de Hacienda ha hechos públicos los datos de deuda viva de las entidades locales, que reflejan que cuatro de cada diez ayuntamientos no está endeudado. En concreto, 3.089 municipios cerraron el año 2013 sin deber ni un euro. En 2012, el número fue algo menor (3.056 municipios). La deuda viva agregada de los 8.117 ayuntamientos que hay en España se situó a diciembre de 2013 en 35.096 millones frente a los 35.290 millones del ejercicio anterior. Supone un descenso del 0,5%. Si se suma el pasivo de la diputaciones, cabildos o mancomunidades, la deuda viva alcanza los 41.490 millones.

Las entidades locales son la administración pública más saneada. A diferencia del Estado central, las comunidades autónomas y la Seguridad Social, los municipios lograron cerrar sus cuentas en superávit, es decir, ingresaron más de lo que gastaron. El saldo positivo alcanzó el 0,4% del PIB en 2013, que equivale a 4.213 millones. Si no fuera por la aportación de los ayuntamientos, el conjunto de la Administración Pública hubiera superado ampliamente el objetivo de déficit del 6,5% del PIB en lugar de situarse solo una décima por encima (6,6%).

Como era de esperar, los municipios con más habitantes presentan un mayor grado de endeudamiento. Madrid suma una deuda viva de 7.000 millones, muy por encima de los 1.100 millones registrados en Barcelona o los 872 millones de Valencia.

“Si eliminásemos la deuda con el Fondo de Financiación del Pago a Proveedores, la deuda viva se situaría en 30.800 millones de euros, en torno al 3% del PIB nacional”, señaló el Ministerio de Hacienda en una nota, en la que recordó que este importe implica volver a los niveles del año 2008. El saneamiento de las cuentas municipales llevó al Ejecutivo a mejorar la semana pasada las condiciones de financiación de las entidades locales que se habían acogido al plan de pago a proveedores. Además de reducir en 140 puntos básicos la primera fase del fondo, se amplió en diez años el plazo de devolución para los municipios con mayores problemas financieros. La reducción de los tipos de interés se extendió también a las comunidades autónomas, lo que supondrá un ahorro de 980 millones aproximadamente.