Prevé un ERE voluntario de hasta 375 empleados

Ibercaja gana 31 millones en el primer trimestre, más del doble que en 2013

Sucursal de Ibercaja.
Sucursal de Ibercaja.

El beneficio antes de impuestos se elevó a 44 millones de euros, “una significativa mejora” con respecto al último ejercicio que se ha apoyado en la recurrencia de los ingresos y el control de costes, según Ibercaja.

En este aspecto, Ibercaja ha recordado la adecuación de la plantilla y red de oficinas realizada en 2013, para adaptarlas a las necesidades del mercado. En estos momentos tiene planteado un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de bajas voluntarias incentivadas, en las mismas condiciones que el pactado en 2013 y prevé la salida voluntaria de hasta 375 empleados. Ibercaja ha informado que las negociaciones están recién iniciadas y discurren “en el acreditado clima de negociación y entendimiento que caracteriza a las relaciones laborales” en la entidad.

También ha contribuido a la mejora de los resultados del primer trimestre el crecimiento de la base de clientes que ha supuesto la integración de Caja3, que ha entrado ya en beneficios y ha permitido poner en valor las sinergias de la operación corporativa iniciada en 2013.

La entidad financiera ha destacado que en este trimestre despega la actividad impulsada por la captación y vinculación de clientes de empresas, sobre todo pymes, y particulares del segmento de banca personal. Destaca también la positiva evolución de los recursos de clientes de la red minorista, en especial los de fuera de balance, como fondos de inversión y planes de pensiones. Los recursos de clientes de la red minorista, 47.033 millones, suman 15.545 millones más que en marzo de 2013. A perímetro constante, avanzan un 4% interanual, con un incremento en el trimestre próximo a los 450 millones de euros.

El segmento de Banca Personal, impulsado por la comercialización de productos de desintermediación del Grupo Financiero, contribuye con el 63% a este crecimiento. El patrimonio en fondos de inversión, gestionado o comercializado por el Grupo, ha aumentado más del 21% en los doce últimos meses, mientras que los planes de pensiones y seguros de ahorro lo hacen en un 7 por ciento.

Crédito a empresas

El crédito a la clientela, en el marco del proceso de desapalancamiento de la economía española y de la reducción de la exposición al sector promotor, registra una tasa de variación, en el mercado minorista, del -1,2% desde diciembre, contracción inferior a la registrada en trimestres anteriores. Aislando el efecto de la ampliación del perímetro de consolidación, la evolución interanual continúa siendo mejor que la del sistema y comienzan a aparecer signos de recuperación en las formalizaciones de crédito. Así, dentro del negocio de empresas, el número de nuevas operaciones crece más de un 15% sobre marzo de 2013 y de la concesión total de préstamos y créditos en el trimestre, 600 millones de euros, casi un 60% , ha sido para pymes. En el contexto de la empresa, es muy significativo que el número de operaciones de renting y leasing haya crecido un 41%. A la vez, también se han elevado las operaciones para adquisición de vivienda, que registran un importante aumento: un 37%.

Liquidez y mora

El Grupo mantiene una holgada posición de liquidez. La disponibilidad de activos líquidos supera los 12.334 millones de euros, el 19,54% del balance consolidado. En el trimestre se ha incrementado en 1.674 millones. La ratio crédito sobre financiación minorista es del 97,65%. Desde diciembre, se reduce 2,3 puntos porcentuales, lo que pone de manifiesto la capacidad de autofinanciación del negocio minorista del Grupo Ibercaja. En cuanto a la calidad crediticia, las entradas en mora han disminuido considerablemente y los activos dudosos reducen su saldo en 14 millones en el trimestre. Es un dato especialmente importante, ya que se rompe por primera vez la tendencia que se arrastraba desde el comienzo de la crisis económica, en 2008.

La tasa de morosidad del Grupo, 10,9%, mantiene un amplio gap positivo respecto al sistema, siendo un 20% inferior a la media de entidades españolas. Además, si se excluye la mora del crédito al sector promotor, el resto (que suma actividades productivas, vivienda y consumo) es del 5,1%, una de las más bajas del sistema. Las provisiones para insolvencias totalizan 2.369 millones de euros, lo que representa un grado de cobertura sobre los riesgos dudosos del 57%. Este sólido nivel es consecuencia de las fuertes dotaciones efectuadas en los dos últimos ejercicios. La cobertura asociada a los inmuebles adjudicados o adquiridos en pago de deudas supera el 48%.

Venta de inmuebles

Además, continúa la intensa política de enajenación de inmuebles. En este primer trimestre, de 2014, la matriz ha comercializado 881 propiedades, especialmente en Madrid y Arco Mediterráneo. En 2013, la entidad vendió 3.000 inmuebles.

Dado el alto grado de cobertura alcanzado, las necesidades de dotaciones se reducirán sensiblemente en los próximos trimestres, traduciéndose en una mejora progresiva de los resultados. El margen de intereses asciende a 176 millones. La buena evolución de los costes financieros mitiga la reducción de los ingresos procedentes de la cartera crediticia a consecuencia de anteriores desapalancamientos del balance y de unos tipos de interés muy reducidos.

El diferencial de la clientela mejora 4 puntos básicos sobre igual trimestre del pasado año, una vez que la cartera hipotecaria referenciada al Euribor ha recogido prácticamente en su totalidad el descenso de tipos. Las comisiones netas, 74 millones, crecen un 4,25% a perímetro homogéneo debido fundamentalmente al impulso del patrimonio gestionado en fondos de inversión y planes de pensiones.

Los gastos de explotación, en términos comparables, se contraen un 13% respecto a marzo de 2013, por los esfuerzos realizados en toda la organización para la optimización de costes y el plan para la mejora de la eficiencia y competitividad del Grupo. Tras la adquisición de Caja3, Ibercaja realizó un importante esfuerzo de saneamiento, de modo que en 2014 las necesidades de dotaciones se sitúan en términos muy inferiores a las del pasado ejercicio. En lo que va de año, el conjunto de saneamientos y provisiones asciende a 46 millones de euros.