Pide un cambio en la ley comunitaria de competencia

Merkel apoya las fusiones de telecos en plena unión de E-Plus y Telefónica

Angela Merkel, canciller alemana.
Angela Merkel, canciller alemana. Reuters

Angela Merkel ha intervenido en el sector de las telecomunicaciones del Viejo Continente. La canciller germana pidió una reforma de la normativa comunitaria de competencia de cara a eliminar las restricciones que están frenando el proceso de consolidación.

En un evento de su partido, la CDU, en Berlín, Merkel recordó que mientras China tiene tres grandes operadoras, la Unión Europea tiene 28, y cada vez que alguna ha tratado de hacerse más grande, la ley de competencia ha amenazado con bloquear la operación. La canciller explicó que se necesita un equilibrio entre poder de mercado y competencia, y añadió que la economía digital debe estar en los primeros puntos de la agenda de la nueva Comisión Europea y el nuevo Parlamento (que debe salir de las próximas elecciones del 25 de mayo), como vía para la creación de empleo en el Viejo Continente.

Con este posicionamiento, Merkel parece secundar el discurso de las grandes operadoras europeas, que en los últimos dos años han insistido en la necesidad de que se facilite el proceso de consolidación en el sector, como vía para evitar la destrucción de valor y la reducción de inversiones en las redes de nueva generación. Las telecos han insistido ante Bruselas que están en una situación de debilidad frente a sus rivales chinas y estadounidenses. “La amenaza de una opa por parte de AT&T sigue planeando sobre el mercado europeo”, advierten estas fuentes.

Además, las palabras de la canciller germana vienen en un momento en el que la Comisión Europea está llevando a cabo la revisión de la adquisición de E-Plus, filial alemana de KPN, por parte de Telefónica. La transacción, valorada en 8.600 millones de euros, es decisiva para la compañía española de cara a posicionarse en el mercado germano a la altura de Deutsche Telekom y Vodafone. De igual forma, Bruselas también está revisando la venta de O2 Ireland, filial de Telefónica en Irlanda, a Hutchison Whampoa, por cerca de 850 millones.

Ambas compras tienen un gran calado porque reducirán el número de operadoras de red móvil en Alemania e Irlanda de cuatro a tres. De aprobarse, según fuentes del sector, serían un punto de partida para nuevas operaciones en la industria en el conjunto del Viejo Continente.

En cualquier caso, el sector europeo de las telecomunicaciones está ya inmerso en una oleada de fusiones y adquisiciones. Así, por ejemplo, las compañías francesas SFR y Numericable están en proceso de fusión, mientras que en España, Vodafone llegó a un acuerdo a finales de marzo para la compra de Ono, en una operación valorada en 7.200 millones de euros.

A principios de año, Liberty Global alcanzó un acuerdo para la adquisición de la compañía de cable holandesa Ziggo, por cerca de 10.000 millones de euros, mientras que a finales de 2013, Vodafone cerró la compra de la alemana Kabel Deutschland.

Revisión

La Comisión Europea suspendió la revisión de la compra de E-Plus por Telefónica el pasado 5 de mayo. Según la CE, la compañía no facilitó la información pedida dentro del plazo.

La operadora indicó que solo ha sido un parón de pocos días a causa de un problema de papeles.

El responsable de estrategia de Telefónica Alemania, Markus Haas, reiteró ayer que la empresa espera la aprobación de Bruselas para este mes de junio.

Evolución de la ‘teleco’ en Alemania y Brasil

Telefónica Alemania registró unos ingresos de 1.122 millones de euros en el primer trimestre, un 8,8% menos que en el mismo periodo del pasado año. La firma explicó que los ingresos del negocio móvil bajaron un 9,5%, a causa de las menores ventas de terminales. De hecho, los ingresos por servicios bajaron un 3,6%.

En términos de rentabilidad, Telefónica Alemania registró un beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (Oibda) de 234 millones de euros, un 15,8% menos, como consecuencia del mayor esfuerzo comercial realizado. Así, el margen Oibda pasó del 22,6% al 20,9%. La compañía, afectada por el endurecimiento de la competencia, registró unas pérdidas por operaciones de 40 millones de euros. La teleco destacó el avance del 4G, indicando que el 80% de los terminales vendidos en el trimestre incluían la tecnología LTE.

A su vez, Telefónica Brasil registró unos ingresos de 8.612 millones de reales (unos 2.786 millones de euros), cifra que supone un crecimiento del 0,7% con respecto al mismo periodo del pasado año. El beneficio neto, por el contrario, bajó un 18% hasta 660 millones de reales (en torno a 213 millones de euros).

El beneficio operativo antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (Ebitda) disminuyó un 6,7% hasta 2.563 millones de reales (cerca de 830 millones de euros). La compañía mantuvo un fuerte esfuerzo comercial durante el trimestre, además de seguir impulsando el despliegue de la telefonía móvil de 4G. En este sentido, Telefónica Brasil ganó más de 1,2 millones de clientes de móvil, hasta alcanzar los 78,5 millones. La empresa cerró el trimestre con un total de 93,9 millones de accesos.