Recorta la deuda neta en 1.000 millones en un año

ACS gana un 20% más pese al lastre de los tipos de cambio

Las ventas, de 8.800 millones hasta marzo, caen un 3,4%

Florentino Pérez, presidente de ACS.
Florentino Pérez, presidente de ACS.

ACS ha notado en sus resultados hasta marzo el efecto de la depreciación del dólar americano (6,9%) y australiano (17%), del peso mejicano (12%) y del real brasileño (17%) frente al euro. Sus ventas han caído un 3,4%, hasta los 8.800 millones, el ebitda es un 14,5% menor al de hace un año, marcando 648 millones, y el ebit desciende un ligero 1,6%, hasta los 421 millones. Sin embargo, el grupo declaró ayer unos beneficios de 202 millones, lo que implica un ascenso del 20,6%.

En términos comparables –ajustados el efecto de las divisas y las desinversiones en servicios y telecomunicaciones de Hochtief–, ACS habría ingresado un 9% más que en el primer trimestre de 2013; su ebitda habría crecido algo menos del 1%, y el aumento del beneficio neto sería de casi el 30%. La depreciación especialmente del dólar australiano ya había pesado notablemente sobre los resultados de ACS en 2013. Australia representa ya el 30% de las ventas, por un 28% de América del Norte, el 27% que pesa el mercado europeo o el 9% de Asia, entre las regiones más importantes. España representa un 18% de las ventas totales.

La compañía que preside Florentino Pérez explicó ayer que el ebitda decreciente se debe tanto a la citada evolución del tipo de cambio, como a la venta de activos en 2013 y la creación de una compañía de flota de equipamiento minero, llamada FleetCo. Esta última añade costes de arrendamiento y menores amortizaciones. Los 648 millones de beneficio bruto de explotación arrojan un margen sobre ventas del 7,4% (7,8% al cierre del pasado ejercicio).

En el beneficio atribuible de 202 millones, frente a los 168 millones del primer cuarto de 2013, destacan los crecimientos de Servicios Industriales (125 millones) y Medio Ambiente (21 millones), que ganan un 1% y un 1,7% más que en marzo de 2013, respectivamente. Por contra, el área de Construcción presenta un declive del 14% en el beneficio (50 millones).

En cuanto al recorte de la deuda neta, uno de los caballos de batalla de ACS desde que arrancó la crisis, la cifra actual es de 4.579 millones, un 18% menos que 12 meses atrás, aunque superior a los 4.235 millones del cierre de 2013. La entidad remarcó el esfuerzo desinvesor para controlar el endeudamiento y seguir invirtiendo.

Rendimiento y cartera

El motor de ventas de ACS es la construcción, a la que debe 6.539 millones hasta finales de marzo (93,6% internacional). La cantidad es un 47,3% menor a la comparable de 2013, aunque las operaciones evolucionan al alza a la vista de que la división habría facturado un 10,7% más que hace un año sin el efecto negativo de las divisas.

El ebitda declarado por la actividad constructora alcanza 343 millones, dejando el margen bruto en el 5,2%. La cartera por obras es de 48.156 millones, con más del 93% de la actividad por ejecutar contratada en el exterior, con especial influencia del área Asia-Pacífico (55% de la cartera de construcción).

ACS debe a Servicios Industriales, donde destaca a través de su filial española Cobra, unas ventas de 1.850 millones de euros. Un 52% de esta magnitud creciente (1%) se cosecha fuera. En este caso, el ebitda de 250 millones arroja un rendimiento bruto del 7,4%. El grupo tiene en cartera proyectos industriales por 7.508 millones (el 69% internacional), lo que equivale a 13 meses de trabajo.

Y Medio Ambiente declara un margen del 15,8% a la vista de una facturación de 419 millones y un ebitda de 66 millones. Su cartera de contratos es de 8.210 millones, lo que lleva implícito 56 meses de actividad.

La cartera total es de 63.874 millones, 11.600 millones menos que hace 12 meses. Hasta 7.650 millones del retroceso se deben a los tipos de cambio.