PRISA convoca un consejo para estudiar la oferta

Telefónica ofrece a PRISA 725 millones por Canal+

Telefónica presentó ayer a cierre de mercado una oferta vinculante al Grupo PRISA –editor de CincoDías– por el 56% del capital social de Distribuidora de Televisión Digital (DTS), propiedad directa o indirectamente del Grupo PRISA, por un total de 725 millones. DTS es la plataforma de televisión de pago de Canal+.

Según el hecho relevante remitido a la CNMV, la “oferta está sujeta a la obtención de las pertinentes autorizaciones regulatorias y al cumplimiento de las condiciones habituales en este tipo de transacciones”.

Un portavoz de PRISA declaró que la oferta de Telefónica no ha sido la única recibida y que el presidente de la compañía, Juan Luis Cebrián, convocará de manera urgente un consejo de administración para estudiar la oferta y cualquier otra para tomar las decisiones pertinentes. El mismo portavoz confirmó la voluntad hecha pública de que la compañía quiere desinvertir en Canal+ con carácter de urgencia.

En la actualidad, el Grupo PRISA controla el 56% de Distribuidora de Televisión Digital (DTS), la plataforma de pago de Canal+. Por su parte, el grupo Telefónica posee un 22% del capital y el grupo Mediaset España, el otro 22% restante. El consejero delegado de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, reconoció el pasado mes de febrero que la compra de Canal+ estaba entre las opciones que barajaba el grupo.

El presidente ejecutivo de PRISA, Juan Luis Cebrián, señaló en la junta de accionistas del grupo celebrada el pasado 28 de abril que desde el inicio de 2014, la empresa ha procedido a la venta de 15 millones de acciones de Mediaset España por un valor de 121 millones, y en pocos meses se perfeccionará el contrato de cesión de las operaciones en ediciones generales al grupo Random House, por 72 millones. Cebrián explicó a los accionistas que los resultados de la venta de Mediaset se aplicarán de inmediato a la reducción de deuda.

“Continuaremos con el proceso anunciado de desinversiones, sin que eso signifique que vayamos a incurrir en precipitación alguna, en defensa de la más alta valoración posible de los activos de los que vayamos a desprendernos y de las mejores condiciones para la recompra de deuda de la compañía”, dijo Cebrián.