Incentivos económicos y bajos impuestos

Los motivos de Toyota (y decenas de empresas) para mudarse a Tejas

Sede de Toyota en Torrance, California
Sede de Toyota en Torrance, California

Tras 57 años en California, la multinacional Toyota anunció esta semana que instalará en Tejas sus oficinas centrales en Estados Unidos, traslado que se suma al de decenas de compañías

Toyota justificó el histórico traslado por la situación geográfica de Tejas, pero las autoridades tejanas la atribuyeron a los 40 millones de dólares que el estado ha ofrecido a la multinacional japonesa si cumple sus promesas.

El gobernador de Tejas, el republicano Rick Perry, aseguró en un comunicado que Toyota “entiende que Tejas ofrece para los empresarios una combinación atractiva de bajos impuestos, tribunales justos, regulaciones inteligentes y una fuerza laboral de primera categoría”. Perry sostiene que unas sesenta empresas han decidido trasladarse al estado sureño desde julio de 2012.

El político tejano ha entendido que California, sede hasta ahora de Toyota, debe ser el principal foco de la estrategia de atracción y acusa a su competidor de tener un sistema demasiado regulado y con un exceso de impuestos y tasas. Perry visitó esta primavera California y su núcleo tecnológico, Silicon Valley, en búsqueda de empresas que quieran trasladarse a Tejas.

El grupo de presión Americanos por la Libertad Económica, a favor de bajar impuestos y flexibilizar las regulaciones, invirtió entonces decenas de miles de dólares en un anuncio televisivo en el que el gobernador comparaba Tejas con su rival de la costa oeste.

De hecho, el organismo público Texas Enterprise Fund, que distribuye los incentivos económicos y fiscales para las empresas, ya apuntaba en su memoria de 2011-2012 que un 20 % de las nuevas compañías procedían de California.

Para Toyota, contar con su sede central en Tejas encaja bien con su actual realidad -vende la mayoría de sus vehículos estadounidenses en el mercado nacional- y con el músculo industrial que ya tiene en el sur del país -cuenta con plantas de producción en Misisipi, Alabama, Kentucky y Tejas-.

En San Antonio, la segunda mayor ciudad de Tejas, mantiene unas instalaciones valoradas en 2.300 millones de dólares que sostienen a 2.900 empleados.

Tejas calcula que la planta de Toyota en San Antonio y la veintena de proveedores en la zona suman unos 6.000 empleos en una ciudad de 1,3 millones de habitantes.

Si Toyota destina a su nuevo proyecto en Tejas los 300 millones de dólares prometidos y crea 4.000 puestos de empleo, los fondos públicos del estado desembolsarán hasta 40 millones en ayudas.

 La oficina del gobernador sitúa estas cifras como condición para obtener los fondos públicos, pero no ha concretado -aunque Efe solicitó esta información- si este dinero es, en su totalidad, una inversión sin retorno o un préstamo a devolver por parte de la empresa.