Especial interés en infraestructuras del agua

FCC estudia contratos en Omán y Bahréin por 2.500 millones

El consejero delegado, Juan Béjar, ha acompañado al rey Juan Carlos en Bahréin

Juan Béjar, consejero delegado de FCC, saluda al príncipe heredero de Bahrein, Salman Bin Hamed Al Jalifa, en un acto oficial del viaje del rey Juan Carlos.
Juan Béjar, consejero delegado de FCC, saluda al príncipe heredero de Bahrein, Salman Bin Hamed Al Jalifa, en un acto oficial del viaje del rey Juan Carlos.

El grupo FCC está valorando distintos concursos por un volumen de 2.500 millones presentados por las autoridades de Omán y Bahréin a los empresarios que han acompañado al rey Juan Carlos en nuevo viaje por el Golfo Pérsico .

La compañía pretende entrar en estos dos países y aumentar su presencia en un área en la que ya destaca por obras en Catar o Arabia Saudí. Algunas de las ofertas están ya presentadas, según reconocen desde FCC, en el ámbito de del desarrollo de infraestructuras o de gestión del ciclo integral del agua.

En estas últimas jornadas ha sido el vicepresidente y consejero delegado de la firma, Juan Béjar, quien ha entablado contacto con autoridades y empresarios de Omán y Bahréin. En concreto, intervino en el encuentro empresarial celebrado en Bahréin, en el que destacó la importancia de las infraestructuras y los servicios ciudadanos, como la recogida de residuos o la gestión del agua. El directivo puso de manifiesto el interés de empresas españolas, en concreto FCC, en participar en el desarrollo de infraestructuras de todo tipo en este país del Golfo Pérsico.

“Estamos listos para trabajar en su país, que ha sabido encontrar valor en las infraestructuras y la industria más allá de la contribución a la economía nacional del petróleo y el gas”, dijo el consejero delefgado de FCC en su intervención ante una nutrida representación del Gobierno y los empresarios de Bahréin.

En Omán, el área de construcción de FCC está ya precalificado en el proyecto de carretera Diba-Lima-Khasab, en la zona del Estrecho de Ormuz. Dependiente del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, el proyecto consiste en el diseño, construcción y mantenimiento de una vía de 65 kilómetros de longitud. El presupuesto estimativo de esta carretera ronda los 700 millones de dólares (más de 500 millones de euros).

En este mismo país, FCC ha formado un consorcio con una empresa india y otra local para presentarse este mismo mes de mayo a la precalificación para la construcción del ferrocarril del sultanato, dependiente del Servicio Ferrocarriles de Omán. Se trata de un proyecto de nueve tramos y que incluye diseño y construcción. El primer tramo que se licitará tendrá una longitud de 250 kilómetros, con un presupuesto de 1.000 millones de dólares (más de 720 millones de euros).

Además, la división de agua FCC Aqualia ha presentado ya la documentación para tres proyectos, que actualmente se encuentran en la fase de precalificación. De ellos, dos se ubican en Bahréin y el tercero en Omán. FCC Aqualia está a la espera de la publicación del pliego de precalificación de un cuarto proyecto en este último sultanato.

En Omán, FCC Aqualia opta al diseño, construcción y operación durante 20 años de la planta desaladora de Salalah,con una capacidad de 200.000 metros cúbicos diarios. El valor del contrato es de 450 millones de euros. La firma está a la espera de la próxima publicación de pliego de precalificación, que tendrá lugar a lo largo de 2014. De menor cuantía (alrededor de 50 millones de euros) es el proyecto para la operación y mantenimiento de la desaladora de Majis en Sohar.

La planta de tratamiento de agua residual de Tubli es el proyecto de más envergadura que FCC Aqualia persigue en Bahrein. Se trata de un proyecto para el diseño, construcción y operación durante diez años caso de una planta con una capacidad de 200.000 m3/día. Aún en fase de precalificación, el valor del contrato es de 500 millones de euros.

También en este Reino vecino de Arabia Saudí y en fase de precalificación está la planta de tratamiento de agua residual de Al Shamaliya. El proyecto consiste en el diseño, construcción y operación durante diez años de una planta de tratamiento de agua con una capacidad de 50.000 m3/día. El valor estimado de este contrato es de 200 millones de euros.