Lo mejor del turismo rural

Escapadas a medida para urbanitas

Una opción para disfrutar de la naturaleza con las comodidades de la gran ciudad.

Escapadas a medida para urbanitas

Para reuniones de empresa en el campo, para deportistas, para practicar slow travel con cursos de yoga, relajación y meditación, para hacer visitas culturales… Los alojamientos rurales ocupan ya un lugar preferente entre cierto tipo de viajeros que quieren evadirse del ajetreo diario de la gran ciudad y buscan algo más que una confortable habitación de hotel en un paraje atractivo.
Con una trayectoria todavía corta, el turismo en el campo se abre camino en España y la especialización se impone. Ya no se trata solo de disfrutar de destinos con encanto sino de otra forma de viajar que, de paso, pone en valor nuestro patrimonio natural y cultural en el medio rural y proporciona trabajo directo a más de 21.000 personas.

Y es que esta actividad, que ha pasado de ser complementaria para convertirse, en muchas ocasiones, en principal, suma más de 15.000 establecimientos, casi 140.000 plazas, 2,5 millones de viajeros alojados y 6,9 millones de pernoctaciones en 2013. En la pasada Semana Santa la ocupación superó el 70%. El precio medio oscila entre 20 y 25 euros por persona y noche.

Propuestas

Planes culturales en plena naturaleza

Próximo a Girona se encuentra el pequeño pueblo de Sant Medir donde está situada Cal Ralojer, una masía de 1.764 que ofrece la tranquilidad de un entorno rural y también la cercanía a la cultura y el ocio de la provincia. Visitar la ciudad de Girona, las playas de la Costa Brava, los pueblos cercanos de interés cultural como Besalú, Pals o Ullastret, o bien realizar la ruta de museos de Dalí, son algunos de los planes que ofrece. En su restauración, los dueños han conservado las paredes de piedra, los tejados de madera y su distribución interior manteniendo la tipología típica de masía catalana. www.calrajoler-santmedir.com

Mirar estrellas con Sierra Nevada de fondo

El Valle es un complejo de varias casas rurales situado en pleno valle de Lecrín, en la ladera del Río Dúrcal, en una fértil zona de naranjos y limoneros. Está al lado de Las Alpujarras, de Granada capital y de la costa. El microclima de la zona, templado en invierno y fresco en verano es un verdadero privilegio. Tiene piscina y jardines y dispone de amplia información sobre senderos y rutas por Sierra Nevada. Además, para aquellos que lo deseen podrán deleitarse contemplando estrellas, ya que dispone de un observatorio con un magnífico telescopio. También tiene zona de spa y sauna. www.alojamientoruralelvalle.com.

Agroturismo y cocina de temporada

Cal Ros es una masía aislada, propiedad de la misma familia desde medianos del siglo XIX, dedicada a la actividad agraria de cultivo de cereales. Ubicada en Calonge de Segarra, en el corazón de Cataluña, complementa su actividad agraria con el turismo rural desde el año 2000. Su modalidad es de casa de agroturismo con servicio de restauración exclusivo para sus huéspedes: cocina de temporada elaborada con productos de calidad de la propia explotación y cocinados según décadas de tradición.
www.calros.info

Aventura y deporte en Extremadura

La dehesa extremeña de Valle de Mira, situada en la localidad de Valverde de Leganés (Badajoz), es un lugar rodeado de olivos y encinas frente a la sierra de Alor. En un entorno muy especial, los propietarios de esta finca ponen a disposición de sus huéspedes, más o menos intrépidos, una larga lista de actividades tales como senderismo, tiro con arco, rutas en bicicleta, tirolina, canoas y escalada, entre otras muchas posibilidades. La casa se puede alquilar completa o por habitaciones.
www.valledemira.com



Es una herramienta muy importante para fijar población en el campo y, poco a poco, el sector se ha ido profesionalizando. A la vez, se han empezado a diseñar propuestas culturales y de ocio más completas y singulares, en función de las características y de lo que ofrece cada zona: senderismo, deporte, visitas culturales y gastronomía.

“La actividad está creciendo y, en estos momentos, existe una oferta diversa y de mucha calidad”, resalta Jesús Marco, presidente de la Asociación Española de Turismo Rural (Asetur). En su opinión, en los alojamientos en el campo se buscan espacios cómodos, tranquilos, amplios, luminosos, acceso fácil y rápido a la naturaleza, información del entorno. En la mayoría de los casos, la demanda se orienta a una estancia para escapar del barullo de la ciudad pero sin renunciar a las comodidades urbanas. Este cliente puede apreciar aspectos a los que el habitante local no les da demasiada importancia como, por ejemplo, un riachuelo próximo, una ermita abandonada, el sendero que rodea el pueblo.

Uno de los ganchos para conquistar al turista rural reside en brindarle la oportunidad de disfrutar de la gastronomía local. La experiencia eno-gastronómica es, sin duda, una gran motivación y si la casa se encuentra alejada del núcleo urbano, un buen servicio de restauración supone un plus muy considerado por aquellos que aprecian la buena mesa y la comodidad.

Se trata de satisfacer nuevas demandas o incluso adelantarse a las mismas. En este sentido, una encuesta a más de 2.200 propietarios de casas rurales realizada por el Observatorio del Turismo Rural (OTR) sobre las apuestas de negocio de los empresarios rurales, un proyecto dedicado a la investigación del sector que lideran el portal Escapadarural.com, la escuela universitaria de hotelería y turismo CETT-UB y la empresa de encuestas online Netquest, arroja que un 33,4% invierte más en el cliente deportista, mientras que el 18% se inclina por el turismo de negocios y, curiosamente, casi un 15% se decanta por clientes interesados en ornitología.

Los entornos rurales poseen muchas cualidades que permiten personalizar al máximo cualquier celebración, ya sea familiar o de empresa. Aportan privacidad y tranquilidad para turismo de negocios. Pero, según Escapadarural.com, también existen particularidades que se deben tener en cuenta, ya que suelen ser espacios con capacidades limitadas a cierto número de personas, pueden estar demasiado aislados o incluso tener algunas carencias logísticas, como la mala conectividad o la ausencia de equipamiento adecuado para presentaciones. Algunos alojamientos rurales están tomando conciencia de esta oportunidad e intentan profesionalizar cada vez más sus servicios para dar una respuesta apropiada a esta demanda. Cataluña se posiciona como la comunidad con mayor oferta para acoger este tipo de reuniones, seguida de Andalucía y Castilla y León.

Por su parte, Toprural.com ha investigado las búsquedas realizadas por los miles de viajeros que visitaron su web la pasada Semana Santa. El resultado ha sido que el jacuzzi, la admisión de animales y que el alojamiento tenga piscina se han decantado como las características más deseadas. Además, senderismo, esquí y equitación son las actividades estrella para desconectar del día a día en ésta época del año.

Desde el portal Clubrural.com señalan que el análisis de su base de datos arroja que, entre octubre y febrero, las búsquedas de casas con chimeneas son altas y que, a partir de la primavera, crece la demanda de alojamientos con piscina o que estén cerca de la playa. En general, casas con jacuzzi, con facilidades para ir con niños y que admitan mascotas son las más demandadas.