Su participación se diluirá tras una ampliación

Damm perderá casi toda su inversión en Pescanova después de un año de batalla

Sede de Pescanova.
Sede de Pescanova. REUTERS

Grupo Damm verá reducida su participación en Pescanova, valorada en torno a 25 millones, a prácticamente a cero, después de que los bancos españoles acreedores de la multinacional pesquera tomen el control.

Según han explicado fuentes cercanas a la empresa, los principales bancos acreedores de Pescanova –Sabadell, Popular, CaixaBank, Novagalicia, BBVA, Bankia, UBI Banca– llevarán a cabo una operación acordeón para restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto, negativo en 1.667 millones. La compañía gallega reducirá su capital a cero para posteriormente realizar una ampliación con lo que, previsiblemente, Pescanova terminará siendo excluida de Bolsa. El convenio presentado ante el juez reservaba un 5% del capital a los antiguos accionistas, un porcentaje que podría elevarse al 20% si acudían a la ampliación. A dicha ampliación no acudirá Damm y su participación, del 6,2%, quedará reducida por debajo del 1%.

La compañía de la familia Carceller ha tratado en el último año de convertirse en el socio industrial de los bancos en Pescanova. La empresa logró imponer en septiembre un nuevo consejo de administración, aprobado en junta de accionistas y nombrar a Juan Manuel Urgoiti presidente. A principios de marzo Damm presentó una propuesta de convenio que finalmente no ha contado con el apoyo de la banca acreedora. Damm elaboró su propuesta junto con el fondo Luxempart, que tiene el 5,6% de Pescanova y cuya participación seguirá el mismo camino que la de la cervecera.

La toma efectiva del control de Pescanova por parte de los principales bancos acreedores tendrá lugar después de que la compañía abandone la situación concursal en la que se encuentra, lo que podría ocurrir antes de verano, según estimaciones de fuentes jurídicas.

La banca presentó el lunes su propuesta de convenio al juez, que cuenta con apoyo suficiente para que la empresa evite su entrada en liquidación y salga del concurso. El convenio presentado contempla la devolución por parte de Pescanova de 1.000 millones de deuda.

De acuerdo al informe concursal de Pescanova, los principales acreedores españoles son Sabadell (226,7 millones); Popular (181,9 millones); CaixaBank (177,7 millones); Novagalicia (147,2 millones); Bankia (106 millones); y BBVA (104,6 millones). Entre las entidades financieras extranjeras se encuentran Deutsche Bank, que reclama 127,7 millones; Commerzbank, 95,9 millones; HSBC, 70,6 millones; Rabobank, 50 millones; Citibank, 23,1 millones; DN Bank, 15,5 millones; Bank of Tokio Mitsubishi, dos millones. El informe también incluye a BNP como comisario de dos emisiones de bonos, en 2011 y 2012, con una deuda, respectivamente, de 168 y 162 millones. Y a Lloyds, con 37,2 millones.

Un gran día

Pescanova informó ayer que había finalizado el plazo de entrega de adhesiones al convenio de acreedores “y todos los datos disponibles, en este momento, anticipan un apoyo mayoritario a la propuesta”, con el respaldo del 70% de la masa acreedora. Los resultados oficiales del proceso serán anunciados en los próximos días por el juzgado mercantil (se prevé que mañana) “y con ello se confirmará la salida exitosa del concurso de Pescanova y su filial [en referencia a Pescafina, que también ha logrado evitar la liquidación tras lograr adhesiones a su propuesta de convenio]”.

El grupo gallego señaló en su comunicado que considera “que es un gran día en su historia y el primer paso en una nueva fase en la que continuará como una de las principales multinacionales gallegas y referencia en el sector pesquero a nivel mundial”.

Pescanova destacó “la labor desarrollada por todos los empleados del grupo que han demostrado una gran profesionalidad y dedicación a la compañía, con su capacidad de trabajo y colaboración, en los momentos difíciles que ha vivido”. También agradeció “a sus clientes y proveedores la comprensión” y reconoció “el apoyo recibido de las entidades financieras, los accionistas, la Xunta de Galicia y demás instituciones públicas, así como al comité de empresa y a los sindicatos para que todo este proceso fuera posible y para garantizar la viabilidad futura de este gran grupo”.

Socio industrial ¿o financiero?

Los principales bancos españoles acreedores de Pescanova barajan los nombres de posibles socios que vayan a formar parte de la nueva compañía. De acuerdo a fuentes financieras cada entidad ha propuesto más de un nombre y, apuntan, el perfil podría no ser industrial sino financiero.

Durante el periodo en el que los grupos interesados presentaron opciones de propuesta de convenio sobre Pescanova, fondos de inversión trabajaron también en la elaboración de una oferta.

Un grupo liderado por el fondo estadounidense BluCrest, que contaba con el exministro de Defensa Eduardo Serra como cabeza visible, trató de elaborar una propuesta que finalmente no presentó. También la sociedad de capital riesgo KKR se alió en un principio con Damm para realizar una oferta por la multinacional gallega.